Inicio / Contratos / Plan de ahorro, para comprar o invertir

Plan de ahorro, para comprar o invertir

imageParte 1

La compra de un vehículo se puede hacer para adquirir un bien de uso o para invertir en algo tangible. Muchos no cuentan con todo el dinero, pero sí pueden separar algo mes a mes.

Los planes de ahorro previo para la adquisición de un automóvil se han convertido en una buena opción para aquellos que tienen en mira la compra a largo plazo o sólo como una inversión. Lo que hay que tener presente al momento de entrar en este tipo de planes no es la cuota que se está publicitando, generalmente accesible, sino la lectura y comprensión del contrato que durará varios años. Caso contrario nos veremos inmersos en situaciones complejas que no fueron tenidas en cuenta al decidir firmar. Las partes involucradas en estos contratos son el vendedor del automóvil, el administrador, el fabricante y el comprador. El vendedor del plan es quien tiene que brindar toda la información de manera clara, precisa y suficiente para poder evaluar con tranquilidad la operación de acuerdo al artículo 4 de la ley de Defensa del Consumidor. No hay que firmar un contrato pensando que se termina la promoción de esa semana o cualquier otra. Es una contratación a largo plazo que requiere tiempo de reflexión y, en algunos casos, asesoramiento de un profesional. El administrador es quien se encarga de armar los grupos de personas que participarán del plan. Los miembros serán el doble del número de cuotas. Esta persona será la encargada de realizar los sorteos y las adjudicaciones y tendrá responsabilidad, al igual que el vendedor y el fabricante, en el caso de incumplimientos. El fabricante será quien provea el vehículo en el tiempo y forma pactados. Un punto muy importante, a tener en cuenta, es que el contrato tiene que estar aprobado por la Inspección General de Justicia. Para asegurarse de ello, es conveniente comunicarse con el Organismo para verificar que esto ha sido así. En el contrato deben figurar todos los datos del vehículo, plazos de entrega y demás especificaciones que debe contener cualquier documento de venta de un automóvil de acuerdo al art. 10 de la Ley de Defensa del Consumidor. Además, deben figurar todos los detalles sobre cuota pura, gastos administrativos, seguros, plazos de pagos, tasas de interés y cualquier otro costo adicional para que el comprador pueda evaluar libremente la contratación en virtud de lo establecido en el artículo 36 de la Ley de Defensa del Consumidor. Por último, es importante saber que en este tipo de planes el vehículo se adquiere por sorteo o licitación y que para poder retirar el vehículo se deberá firmar un contrato de prenda que será inscripto en el Registro de la propiedad automotor hasta el pago total de las cuotas y gastos pactados. En el supuesto que el administrador, el vendedor y/o el fabricante incumplan cualquiera de sus obligaciones se puede solicitar una indemnización por los daños y perjuicios de acuerdo a lo establecido por la Ley 24.240 de Defensa del Consumidor y demás normativa legal vigente.

Parte 2

La adquisición de un automotor mediante un plan de ahorro previo se realiza con la firma de un contrato. Las partes involucradas en la operación serán el vendedor, el administrador, el fabricante y el comprador.

La cantidad de cuotas que se pacten pueden variar pero generalmente llegan hasta 86 y los grupos se forman con el doble de miembros, es decir si son 86 cuotas serán 172 personas.

La forma de adjudicación puede ser por sorteo o licitación: 1) Por sorteo es cuando una persona es elegida por azar. El administrador del grupo realiza frente a un escribano público, quien dará fe de la transparencia del acto, un sorteo del que participarán todos aquellos adherentes que no hayan sido adjudicatarios anteriores. Este acto puede ser presenciado por cualquiera de las personas interesadas. En caso de salir sorteado, se le enviará un aviso a la persona para que informe si desea aceptar la adjudicación o no dentro de un plazo determinado y abone las sumas que se hayan pactado.

2) Licitación es cuando un miembro del grupo pretende ser adjudicatario del vehículo en un determinado momento y realiza un ofrecimiento de dinero. En caso de ser la mejor oferta se le informará mediante una carta documento en la que se le dirá el plazo que tiene para pagar la suma ofrecida más los importes pactados.

Una vez que la persona logra la adjudicación por cualquiera de las dos formas tiene que cumplir con los requisitos que se hayan acordado en el contrato para que se le entregue el vehículo previa prenda del mismo. Este punto es importante tenerlo en cuenta al momento de contratar. Muchas veces, quien vende el plan de ahorro no brinda esta información de manera clara, precisa y suficiente incumpliendo con el artículo 4 de la ley de Defensa del Consumidor. Lo que hay que tener presente es que el contrato de prenda, en este caso, se celebra cuando el adjudicatario del automotor le garantiza al acreedor el pago de las cuotas que adeuda con el vehículo que está recibiendo. Este contrato se inscribe en el Registro de la propiedad automotor hasta el pago total de las cuotas y gastos que se acordaron. En el caso que no se abone la totalidad, el acreedor podrá vender el vehículo para poder cobrar la deuda. En el caso que el adjudicatario no cumpla con los requisitos exigidos en el contrato del plan porque no tenía conocimiento de los mismos, en general la carpeta crediticia, y ello motive que el acreedor no acepte entregarle el vehículo, puede solicitar, si se dan todos los presupuestos exigidos por la ley, resolver el contrato con la devolución del dinero pagado más una indemnización por los daños y perjuicios de acuerdo a la normativa legal vigente.

Parte 3

Cuando una persona paga cada una de las cuotas de un plan de ahorro y va comprando un vehículo se encuentra amparado por la Ley de Defensa del Consumidor N° 24.240, atento que se trata de una relación de consumo. A medida que abona las cuotas puede adjudicarse el bien, ya sea por sorteo o licitación, y de esta manera comenzar a utilizar el bien. En ese momento pueden surgir algunas situaciones que no fueron tenidas en cuenta por el comprador cuando se decidió por el plan de ahorro, ya sea porque no le fueron informadas o no se aclararon las cláusulas de contrato o son novedosas.

En efecto, algunas veces, la concesionaria le informa al comprador que para retirar el vehículo tendrá que abonar una suma mayor a la pactada porque el vehículo no está disponible y tienen que cambiar por otro modelo que es de valor superior. En este caso el consumidor debió haber sido debidamente informado de esta posibilidad ya que es un punto importante a tener en cuenta al momento de contratar.

Esto es receptado por el artículo 4 de la Ley de Defensa del Consumidor cuando dispone: “…El proveedor está obligado a suministrar al consumidor en forma cierta, clara y detallada todo lo relacionado con las características esenciales de los bienes y servicios que provee, y las condiciones de su comercialización. La información debe ser siempre… proporcionada con claridad necesaria que permita su comprensión”. También debe tenerse presente que la obligación que tienen todos los proveedores de informar se mantiene a lo largo de toda la contratación, es decir que empieza en la primera conversación y continúa en la post-venta de la unidad. Otra de las situaciones que puede darse es la presentación de la carpeta crediticia que deberá ser aceptada por quien financie la compra. Una vez aprobado el crédito se procederá a la entrega del vehículo. Para ello, el automotor será prendado por la financiera o entidad bancaria, quien será el llamado “acreedor prendario”. Una vez pagadas todas las cuotas del plan, el adquirente tendrá que denunciar la cancelación del precio pactado en el Registro automotor y de esta manera se liberará el vehículo para poder ser comercializado sin ninguna restricción por el comprador. También, se pueden dar incumplimientos de las obligaciones pactadas en el contrato. En el caso de ser el comprador quien no pague las cuotas pactadas o incurra en algún otra situación que sea por su exclusiva responsabilidad deberá esperar a la liquidación de todo el grupo para poder reclamar las sumas que le correspondan. Pero en el supuesto que el incumplimiento sea de alguna de las otras partes del contrato y eso genere su resolución, el comprador puede reclamar en el momento en el que se produzca y no será admisible la “excusa” que el grupo aún no fue liquidado.

En este último caso, el comprador no sólo podrá reclamar que se le devuelvan todas las sumas que pagó hasta ese momento más sus intereses sino que, también, podrá solicitar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos teniendo en cuenta toda la normativa que rige este tipo de contratos.

POR ESTUDIO SILVANA ALONSO DERECHO DEL CONSUMIDOR – DERECHO CIVIL – DERECHO COMERCIAL WWW.ESTUDIOSILVANAALONSO.BLOGSPOT.COM HTTP://WWW.FACEBOOK.COM/ESTUDIOSILVANAALONSO 4371-1007 / 4372-4624

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

En Brasil indemnizan a un consumidor, que se le prohibió ingresar al cine con sus propios alimentos.

A Exibidora Nacional de Filmes Ltda (Cine Multiplex) terá de indenizar o consumidor Anderson Alexandre …