Inicio / Defensa de la Competencia / Advierten sobre el fin de las farmacias de barrio

Advierten sobre el fin de las farmacias de barrio

4d2f1e4974977_565_319!La farmacia de barrio reemplazada por la farmacia del supermercado o del shopping no sólo es un fenómeno socio-económico que se percibe durante la última década; sino que se trata de una realidad sustentada en cifras concretas.

De acuerdo con lo que informó el portal de la Asociación de Defensa del Consumidor Protectora, el crecimiento de los grandes capitales, la concentración empresaria y la mayor difusión del modelo anglosajón son los nuevos componentes del mercado de farmacias que acorralan al mostrador independiente.

En el país, a partir del relevamiento informativo de las cámaras más importantes, durante 2009 se cerraron 40 farmacias chicas o de barrio por mes. Las mismas, en la misma lógica de los almacenes, fueron asfixiadas por el actual sistema de financiamiento del sector.

«Según International Market Survey (IMS), el 86 por ciento de la producción de remedios se distribuye por droguerías, y tres de ellas son propiedad de los principales laboratorios que comercializan más del 60 por ciento de los remedios de distribución mayorista. Otro punto en contra tiene que ver con nuevos hábitos de los consumidores, que también compran artículos relacionados con la salud en quioscos y supermercados», de acuerdo con lo que recuperó el portal a partir deEl Cronista Comercial.

El fenómeno no se circunscribe a la Argentina sino que también es extensivo a otros países de Latinoamérica.

En Brasil se evidencia, por ejemplo, un enfrentamiento fuerte entre farmacias tradicionales contra supermercados por el control del mercado de medicamentos.

Los supermercados operan alrededor de 63 mil farmacias, y buscan profundizar su participación en el mercado.

Según el grupo de la industria farmacéutica Abrafarma, existen 10 grandes actores en el sector, de los cuales siete son cadenas de farmacias y el resto son boticas operadas por grandes supermercados. La farmacia independiente está, en este panorama, en franca decadencia.

Abrafarma estimó que, a fines de junio, los cinco mayores grupos farmacéuticos tenían un 30 por ciento del mercado local, lo que dejaba espacio para una mayor consolidación. Las mismas empresas abarcaban un 22 por ciento del total de ventas hace dos años.

Las cadenas de supermercados, encabezadas por el líder en la industria, Grupo Pao de Acúcar, ven la expansión en farmacias como una forma de capturar algo de ese dinero y lograr un crecimiento de dos dígitos en los próximos años, según Credit Suisse. Las farmacias en supermercados en Brasil, al igual que las cadenas en Estados Unidos, venden de todo, desde medicamentos con y sin receta hasta bebidas, barras de cereales y productos de belleza, lo que hace más fácil para minoristas tradicionales transferir sus estrategias y conocimientos en ese sector.

Otro país donde las farmacias independientes están complicadas es México, donde una nueva ley de medicamentos prohíbe vender antibiótico sin recetas, por la resistencia bacteriana que genera.

En el país azteca, la economía viene a los tumbos, y la crisis pone en riesgo a la farmacia independiente. En este sentido, el secretario general de la Unión Nacional de Empresarios de Farmacias, Anselmo García, advirtió que están en riesgo “unos 280 mil empleos de micro farmacias por la falta de recursos económicos de la población para adquirir medicamentos”.

En tanto, en Paraguay la cosa no es muy distinta. Allí, la Cámara de Farmacias del Paraguay (CAFAPAR) asegura que el mostrador chico “está en agonía”, y pide medidas de protección al gobierno desde hace un tiempo. Beatriz Svetliza, presidenta de CAFAPAR señaló que los principales problemas del sector son la falta de reglas claras en el mercado farmacéutico (que perjudica a las pequeñas y medianas farmacias), y reclaman a la aprobación de una ley de defensa de la competencia y a una reorganización geográfica de acuerdo a la densidad poblacional.

«Aunque el mercado no aumentó, aparecen cada vez más farmacias, pero mal distribuidas. Estamos pidiendo una reorganización geográfica de las farmacias, porque en los barrios populares tienen que caminar 40 cuadras para encontrar una, pero en los residenciales o cerca de hospitales hay un hacinamiento», indicó Svetliza.

En este sentido, la distribución de las farmacias es una de las grandes demandas. Se estima que en el Paraguay existen unas 3.000 farmacias, de las cuales el 60 por ciento se encuentra en Asunción y el área metropolitana.

El nuevo escenario obligó a algunas farmacias independientes a buscar estrategias comerciales y evitar que las arrasen. Surgieron así los consorcios de farmacias, que permiten a sus miembros operar bajo un nombre común para la compra de mayores volúmenes a precios reducidos, tal como lo hacen las grandes cadenas.

“Una unidad pequeña de negocio tiene el mismo de derecho de permanecer en el mercado, pero está en desigualdad de condiciones; no se puede competir con precios y descuentos que hacen las grandes cadenas”, sostiene la química farmacéutica María Laura Guaragna, de acuerdo con lo que se recuperó del portal del organismo defensor del consumidor Protectora.

 

Fuente: http://www.mdzol.com/nota/495975-advierten-sobre-el-fin-de-las-farmacias-de-barrio/

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

Impuesto Rosa: en Córdoba las mujeres pagan mas que los hombres.

Miembros de la Asociación Protectora en Córdoba, investigaron sobre el llamado impuesto “rosa”, y  llegaron …