Inicio / Defensa de la Competencia / La estafa de MacStation y MaximSoft, distribuidores de Mac y Apple en la Argentina. Sobreprecios y falta de respeto al cliente

La estafa de MacStation y MaximSoft, distribuidores de Mac y Apple en la Argentina. Sobreprecios y falta de respeto al cliente

imageLos distribuidores oficiales de Mac en la Argentina deberán rendir cuentas algún día por los sobreprecios insoportables que aplican a los productos de la gama.

¿Cómo está estructurada la venta de estos productos en nuestro país? Muy sencillo : en forma de un monopolio agresivo y violento de parte de los dueños de las tiendas MacStation y Max

imsoft. La primera está localizada en Av. Córdoba 456, mientras que la tienda de Maxim atiende al público en la calle Ayacucho al 1184, en el barrio porteño de Recoleta.

No obstante las diferencias en cuanto a la disposición de los locales, los precios de los productos en ambos casos son exactamente los mismos, y los abusos son un problema diario con el que deben lidiar los consumidores de la marca Mac, que como no podía ser de otra manera, son rehenes del monopolio que hábilmente y con impunidad han construído los dueños de estas franquicias.

Porque el problema no se trata ya de los precios locales, sobredimensionados hasta lo insoportable si se los compara con los precios que exhiben los mismos productos en los Estados Unidos de América, Europa Occidental o incluso Chile.

Una faceta oculta y deleznable está dada por el maltrato que los consumidores sufren de parte de los equipos de venta de ambas tiendas, MacStation y Maximsoft.

La situación más ridícula que los clientes regulares deben sufrir es el abono de productos que ni siquiera están en stock. Es decir, la única manera de adquirir determinados ordenadores, equipos o insumos es señarlos hasta que los responsables de los locales los encarguen desde Estados Unidos… con el lógico sobreprecio que se aplica en nuestra bastardeada argentina. Los reclamos no tienen lugar, y tampoco es buen negocio “pelearse” -en definitiva, reclamar por el derecho de cada uno como consumidor- pues no hay otros sitios en el país en donde comprar Apple y Mac. Guste o no, hay que morir en el maltrato de los vendedores de estas cadenas.

La Argentina no cuenta con una defensa eficiente del consumidor ante situaciones como esta. En nuestro país, los monopolios y oligopolios totales están a la orden del día y Mac no es la excepción. Al día de hoy, ningún consumidor medianamente inteligente no entiende cómo en la Argentina no existe competencia real entre los proveedores de la popular marca americana.

Tampoco se comprende la escasa cantidad de franquicias otorgadas, y, revisando la operatoria tanto de MacStation como de MaximSoft, salta a la vista que las prácticas desleales son idénticas. El consumidor siente que, por más que visite locales diferentes, el dueño del negocio es siempre el mismo. Pero, más que hablar, corresponde comparar precios de los productos en la Argentina y en Estados Unidos. Pongamos por caso, los siguientes : * iPod U2, 30GB de capacidad. Precio en Estados Unidos : US$279. Precio en la Argentina : ARG$2,000. Sencillamente, ridículo. MacStation y MaximSoft se llevan una ganancia de más de ARG$1,000 por unidad. Es decir, más de un 100%. Inadmisible es poco. El consumidor está en presencia de una verdadera mafia. * iPod Nano, 2GB de capacidad. Precio en EE. UU. : US$150. Precio en la Argentina : ARG$1,000. Nuevamente, más del 100% de ganancia para las delincuenciales tiendas de Mac en nuestro país. * Hablando de equipos, MacPro con dos procesadores Xion. Precio en EE. UU. : US$2,500. Precio en la Argentina : US$3,840. El margen de ganancia más inverosímil en el mercado informático argentino, más de US$1,500. * MacBook Pro, notebook de Mac, la más económica de la serie. Precio en EE. UU. : US$2,000. Precio en la Argentina : ARG$11,000 o US$3,548. Otra vez, una ganancia ridícula en dólares para MacStation y MaximStore de US$1,500 por unidad. Los ejemplos hablan por sí solos, y los argumentos a favor de las tiendas argentinas de Mac son, simplemente, inexistentes. MacStation y Maxim no pueden arguir cargas impositivas ni costos laborales, ya que los márgenes de ganancias que manejan no son, en ningún caso, menores al 100% y son increíbles incluso si se computan en dólares estadounidenses. Aún cuando la justificación para su política de precios fuera una carga impositiva excesivamente pesada por parte de la AFIP, los números son del todo increíbles.

Y, cabe destacar, los precios en la República de Chile para idénticos productos no varían demasiado con respecto a los americanos. Un agravante para aquellos que lean el presente artículo con ojos críticos pero corporativos para con los impresentables distribuidores de Mac en nuestra gran nación.

Un pequeño pero contundente informe que habla del atraso tecnológico que sufre y seguirá sufriendo el país, a manos de los especuladores de siempre, aunque en rubros diferentes a los que suele analizar la sociedad.

Probablemente sea un esfuerzo inútil, pero El Ojo Digital se ha encargado de remitir este reporte a las autoridades de Mac en Estados Unidos. Quizás sirva a modo de pequeña contribución para que la casa matriz de esta popular marca de ordenadores y productos MP3 analice su política de distribución de licencias y franquicias en esta zona olvidada del mundo tecnológico.

¿Cómo puede defenderse el consumidor?

En una gran mayoría de casos, se puede recurrir a importadores y otros comercios que ofrecen el servicio de importar equipos desde sus países de origen. Esta alternativa logra reducir sensiblemente el precio respecto de los observados en la “mafia de Mac” en las calles de Buenos Aires.

La alternativa de recurrir a algún amigo que vaya de viaje también es digna de estudiarse. Pero el problema principal lo tienen aquellos que trabajan diariamente en sus respectivos estudios con tecnología Mac, y que no pueden darse el lujo de esperar. Lamentablemente, es gracias a este mercado que los impresentables dueños de MacStation y MaximSoft sobreviven en su mecanismo de estafa recurrente. Un envío masivo de emails con quejas y reclamos a los formularios de contacto de Apple en Cupertino, California, localizados en la URL :http://www.apple.com/pr/contacts.html -copiar y pegar en su navegador-, bien podría hacer la diferencia. Nuestra recomendación es escribir un email a Steve Dowling -Director corporativo, cuyo link a su email figura en la sección derecha superior de la página de contactos-, con copia a Christina Caballero, responsable de Apple para América Latina. El incluir a la señorita Caballero permitirá escribir la carta en idioma español. A fin de cuentas, lo necesario es, sencillamente, un comportamiento activo de parte del consumidor. El Ojo Digital Internet y Tecnología

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

En Chile hacen Boicot a los Supermercados

En Chile, los usuarios hacen boicot a los Supermercados, por haber participado de una maniobra …