Inicio / Discapacidad e Infancia / Consejos para salir de viaje con chicos

Consejos para salir de viaje con chicos

20120130-082539.jpg

Cuando llega esta época del año, muchas familias con chicos piensan dos veces antes de elegir el lugar para veranear. La duración de los trayectos y la complejidad que pueden sentir durante el viaje suelen ser las variables a tener en cuenta.

Si bien es real que los más pequeños suelen padecer los viajes, sobre todo cuando tienen que pasar varias horas dentro de un vehículo, hay algunas precauciones que se pueden tomar para disfrutar sin que sufran los niños ni padezcan los padres.

Informados y alertas
Un buen primer paso es consultar siempre con el pediatra cómo organizarse según el tipo de travesía. El sugerirá las características que debe tener el botiquín de mano, las comidas y los elementos necesarios que se deben llevar. Quienes viajen en ómnibus, trenes o aviones deben conocer con suficiente anticipación los requerimientos y las facilidades que otorgan las compañías de transporte para quienes viajan con chicos.

El equipaje Llevar lo necesario para los adultos y lo imprescindible para el bebe. No olvidar que en algún momento hay que cargar, además, con el carrito del bebe, la cuna o la criatura en brazos. Llevar un moisés portátil o rebatible que se pueda desplegar en espacios reducidos y cuyo transporte no sea dificultoso puede ser una idea acertada.

Horarios y tiempo de sueño: No siempre se puede elegir a qué hora realizar el viaje, pero es importante que el bebe pueda descansar en sus horarios habituales, aun estando en pleno trayecto.

Botiquín: Además de lo que indique el pediatra, es aconsejable llevar siempre algodón, termómetro, agua oxigenada, analgésico, protector solar, repelentes y pomadas para picaduras de insectos.

Mamadera: Se recomienda llevar varios juegos (suelen extraviarse o caerse a superficies sucias y sin posibilidad de esterilizarlos correctamente).

Elementos para el aseo
Llevar varias mudas de ropa y no olvidar los elementos para la higiene personal del bebe: toallas, pañales, colonia, cremas, esponjas, jabones, gasas esterilizadas, pañuelos descartables y desinfectantes.

Comidas
Tener en cuenta la duración del itinerario y, según el medio de locomoción, la posibilidad de realizar paradas, decidir los horarios de comida y qué tipo de alimentos darle. Se recomienda que los chicos no coman en exceso: los viajes suelen causarles mareos que pueden provocar vómitos o diarrea. Es aconsejable contar con alguna heladera de viaje para transportar bebidas frescas y frutas. Ante la necesidad de comprar alimentos en ruta, observar la higiene del lugar y la fecha de vencimiento de los productos envasados.

Si el viaje es en auto
Bebes y niños pequeños deben viajar en el asiento trasero. Los menores de un año deben utilizar butacas especiales. Estas se colocan en sentido contrario a la dirección del vehículo (para proteger al niño en caso de un movimiento fuerte hacia adelante) y se ajustan con los cinturones de seguridad del auto.

En caso de los niños de uno a cuatro años, deben ir sentados en la silla de seguridad que se adiciona al vehículo destinada para tal fin. También se ajusta con los cinturones de seguridad del auto y se los puede ubicar mirando hacia adelante.

Asegurarse que las puertas estén bien cerradas y no olvidar activar la traba para niños.Llevar las ventanillas cerradas para impedir que los chicos saquen las manos o se asomen.

No dejar objetos sueltos dentro del vehículo que puedan causar un golpe.

Hay que viajar en las horas de más calor. Los niños y bebes no deben recibir el sol directamente.

En caso de que los chicos sufran de mareos o náuseas, consultar con el pediatra si es necesario medicar o cuál es la mejor forma de prevenir esos malestares.

Es importante realizar varias paradas para que la criatura pueda cambiar el aire. Si ya camina, aprovechar para visitar algún espacio público o darle recreo para su distracción.

Acompañar el viaje con música infantil ayuda a que los chicos se entretengan, según investigó La Nación.

Si el viaje es en transporte público…

Repasar las medidas de seguridad exigidas por las compañías. Averiguar si el menor ocupa asiento o debe viajar en la falda de un adulto.

En general, se admite el kit básico para atención del bebe, incluida una cuna portátil. Pero no todas las empresas permiten lo mismo ni idéntica cantidad de bultos en cabina. Casi siempre hay que reservar esta comodidad con anticipación.

Consultar si la compañía de transporte cuenta con servicio de cocina que permita calentar mamaderas o comidas especiales. Esto debe ser avisado en el momento de comprar el pasaje.

Es importante saber qué posibilidades existen de higienizar y cambiar al bebe en un ámbito adecuado.

Verificar la existencia de paradas en ruta y la duración total del trayecto.
Si el viaje es al exterior, repasar los nuevos requisitos para viajar con chicos al exterior.

29/1/12 Fuente: On24

Sobre

Revisa También

PROTECTORA ADC: Consejos sobre Compras en Juguetes para el Día del Niño

Muchos padres preocupados, por las publicidades de los canales infantiles, donde bombardean a sus hijos …