Inicio / Economía y finanzas / Los supermercados demoran el lanzamiento de la tarjeta de compra

Los supermercados demoran el lanzamiento de la tarjeta de compra

20130330-085625.jpg

Las cadenas de supermercados todavía no están listas para implementar la Supercard, la tarjeta de crédito propia de los comercios. En las compañías piensan más en una negociación con los bancos para achicar las comisiones existentes que en una Supercard de aplicación inminente. Aunque se especulaba con la idea de un lanzamiento para el próximo lunes 1° de abril, esa posibilidad no fue confirmada por ninguna cadena.

» No es tan rápido ni tan sencillo tener una tarjeta de crédito que funcione en todas las cadenas”, detallaron en una compañía, que pidió no ser identificada a la espera de poder consensuar esa posición con las otras empresas. “Hay un tema de procesamiento de datos, de conocimiento de la capacidad de pago de los clientes que no se alcanza a realizar de la noche a la mañana ”, agregó otro ejecutivo del sector.

La Supercard fue pensada como una herramienta de negociación con el sistema bancario. Se la ideó como un “producto propio” para competir con los plásticos bancarios. Mientras que el sistema financiero cobra un 3% de comisión, los supermercados quieren que ese arancel sea del 1%.

Antes de ayer, Juan Vasco Martínez, director de la Asociación de Supermercadistas Unidos (ASU), había dado la Supercard como un hecho inminente, pero señalando que “estamos dispuestos a escuchar una oferta de ellos”, en referencia a los bancos. Es que algunas cadenas creen más factible negociar con las entidades financieras antes que avanzar con la Supercard.

Tal como informó Clarín, los súper no se habían comunicado con los bancos para pedir una rebaja de las comisiones hasta ayer. Según creen en el sector , esa conversación será “inminente” y ahora se está buscando un encuentro entre la ASU y los bancos.

Las palabras de Vasco Martínez sobre la Supercard fueron consideradas como “algo excesivas” por algunos supermercadistas en conversaciones privadas.

Clarín trató de hablar con el representante de las cadenas, pero no atendió ninguno de sus teléfonos.

“Vamos a suponer que la Supercard arranca con la base de datos ya existentes de clientes de tarjetas de crédito de Carrefour, Coto y Jumbo.

No creo que lleguen a dos millones de clientes. Del otro lado, hay 27 millones de tarjetas de crédito”, analizaban desde el sector bancario, como un tanteo previo a una negociación.

Según informaron a las asociaciones de consumidores, para obtener la Supercard se necesitaría el DNI, un recibo de un servicio público y otro de sueldo. Esto dejaría afuera a los trabajadores informales, que son más de 4 millones, según datos del Indec. En el caso de que la pidan amas de casa en cuyos hogares la titularidad del servicio público figure a nombre de otra persona (su esposo, pareja, hijos u otros familiares), también habría inconvenientes.

Los supermercados no quisieron hacer comentarios en público sobre la Supercard. La única defensora de la idea sigue siendo Colombo, asesora de Moreno en estas cuestiones.

“Esta tarjeta no es magia. Esto es una revolución ” opinó. La Supercard se emitiría con un límite de compras de $ 3.000 y crédito por $ 1.000.

Si pasan de pagar comisiones del 3% a comisiones del 1%, los supermercados obtendrían ahorros que les “permitirán absorber eventuales aumentos que podría llegar a autorizar la secretaria de Comercio a partir de la segunda quincena de abril a los proveedores, pero que no se traducirán en precios aumentados a los consumidores”, manifestó Colombo.

28/3/13 Fuente: Diario Clarín

20130330-085619.jpg

Sobre

Revisa También

Los mendocinos, entre los que más compran online

Un ranking sobre ventas online en el país, puso a los mendocinos entre los más consumistas del comercio electrónico, detrás de …