Inicio / Economía y finanzas / Comparar precios y “caminar” permite ahorrar más de un 10%

Comparar precios y “caminar” permite ahorrar más de un 10%

20130401-104001.jpg

La idea siempre figuró entre las máximas infalibles del consumidor: quien recorre más negocios y compara precios termina gastando menos dinero.

En los supermercados, en estos tiempos de alta inflación, el principio se cumple a rajatabla. Según verificó Clarín, en una misma zona de Capital, una cadena cobra casi 10% menos que otra por la misma compra de 40 productos básicos. Y si se “camina” por varios súper para adquirir cada artículo donde esté más barato, se puede ahorrar hasta un 15%.

Los datos surgen de un relevamiento hecho el martes y el miércoles en sucursales de Coto, Disco, Carrefour, Vea y Walmart ubicadas en barrios porteños cercanos de clase media: Palermo, Colegiales, Chacarita y Villa Pueyrredón.

Según la información obtenida, Walmart resultó ser el supermercado con los precios más convenientes, con un costo total de $ 505,67 para la canasta completa. Esa cadena mostró los valores más competitivos en lácteos, frutas y verduras, bebidas, tocador y limpieza.
Walmart, por caso, fue la única donde el sachet de leche entera de primera marca se encontró a menos de $ 5: en otras se acercaba más a $ 6. También ofrecía el kilo de queso cremoso La Serenísima a $ 50,75, cuando en la competencia estaba de $ 61,50 a $ 65,20.

Sólo en carnes y productos de almacén -cereales, harinas, infusiones y otros- fue más barato comprar en Vea, que mostró el segundo mejor precio final ($ 518,06). Se destacó, por ejemplo, por vender las galletitas Variedad de 600 gramos a $ 9,99, cuando otros las ofrecían a entre $ 11,80 y $ 12,88. También por tener el frasco grande de café Dolca, que llega a $ 32,79 en un local, a sólo $ 24,99.

Al otro extremo, el súper más caro fue Disco, con un total de $ 558,53. Esta cadena, controlada por la misma empresa que Vea y Jumbo -Cencosud-, tuvo los precios más altos en almacén, lácteos, bebidas y limpieza y tocador.

Carrefour, que publicita tener “el precio más bajo garantizado”, hizo honor a ese compromiso en apenas 2 de los 40 productos relevados. Para el resto, los valores fueron iguales o superiores a los de otros. Esa cadena fue la más cara en frutas y verduras, y la segunda más costosa para la canasta: $ 549,79.

Coto quedó en tercer lugar, con $ 548,61 de gasto para el mismo changuito. Esto es, un 8,5% más que el ticket de Walmart. Si bien Coto fue la segunda más barata en frutas y verduras, estuvo entre las más caras en el resto de los rubros. Sólo en 2 de los 40 ítems registró el precio más bajo: harina de maíz y manzana roja.

Con estos valores, el costo de un mismo changuito varía un 9,5% entre la cadena más cara y la más barata, lo que permite un ahorro de hasta $ 52,86 para una compra de $ 558,53 con sólo cambiar de comercio. Y si el consumidor visitara los cinco locales para llevar de cada uno sólo lo barato, el ahorro ascendería a $ 83: un 15% menos.

Esto ocurre en un escenario de alta inflación que produjo una muy fuerte dispersión de precios. Tal como informó Clarín hace tres semanas, las diferencias de valores entre supermercados cercanos ya promedian el 20% para los mismos productos, y hasta pueden superar el 100% en algunos casos.

Si bien los precios son importantes, hay otros factores cruciales para elegir dónde comprar. En especial, los descuentos con tarjetas -hoy del 10% al 20%- y las ofertas, que en ciertos días y para algunos clientes pueden convertir un local caro en el más barato de todos.

Aun así, según lo relevado, las diferencias de precios pueden hacer que, en un súper caro, esos beneficios sólo rebajen la cuenta al nivel que se consigue en un súper barato sin promociones. Con lo cual, la mejor ecuación es la que conjuga precios bajos con buenos descuentos. Y el peor negocio, comprar en un local de valores altos sin ninguna rebaja.

“Nosotros siempre recomendamos no comprar todo en el súper de siempre, sino recorrer varios, aprovechar las ofertas y llevar sólo lo que esté barato. El tema es que muchos no tienen tiempo, pero cada vez más gente nos cuenta que lo hace y le da buenos resultados”, contó Claudia Collado, titular de Acción del Consumidor (Adelco).

“Conviene comparar precios y usar las promociones. También hacer listas y llegar al local con poco apetito, para evitar gastos compulsivos. Y ayuda cambiar la compra del mes por varias semanales, para detectar más oportunidades y no consumir en exceso al ver la heladera llena”, sumó Mariano Otálora, experto en finanzas personales.

Los beneficios de “caminar” son claros. Si la canasta relevada se adquiere dos veces al mes en el súper más barato, el ahorro respecto del más caro llega a pagar una compra cada cinco meses. Y si cada ítem sólo se paga en el local donde está a menor precio, la “compra gratis” llega en forma trimestral.

31/3/13 Fuente: Diario Clarín

Sobre

Revisa También

Los mendocinos, entre los que más compran online

Un ranking sobre ventas online en el país, puso a los mendocinos entre los más consumistas del comercio electrónico, detrás de …