Inicio / Economía y finanzas / Las marcas van por el consumidor 2020

Las marcas van por el consumidor 2020

20121209-193116.jpg

Indentikit de los compradores del futuro: Cómo deberá adaptarse el retailer a los nuevos estilos de vida, preferencias y definiciones de valor del consumidor. El papel que jugarán las redes sociales.

El alza del consumo es moneda corriente y el motor de crecimiento económico en los principales países del mundo. Y la Argentina -aunque con matices diferentes-, también vive un proceso atravesado por la suba de la demanda.
A pesar del ruido político permanente y la mochila inflacionaria con la que debió cargar en todo el 2010, el consumidor argentino sigue de cerca el actual “boom” consumista. Fanático de los descuentos y beneficios; cazador de ofertas y oportunidades; fiel a las primeras marcas pese a todo; la foto del comprador local es fácil de identificar pero, ¿cómo será la historia de aquí a 10 años?

Un estudio de la consultora Deloitte arriesga un acercamiento al tema en el reciente informe “Consumidor 2020: leyendo las señales”. Si bien el documento pone el foco en los países centrales, las tendencias que allí se presentan tendrán rebote en Argentina y Latinoamérica. Más informados, atentos a los cambios, demandantes; los compradores del futuro buscarán productos locales, saludables y valorarán la producción sustentable. Éstas son algunas de las puntas que marca el informe, que también advierte sobre el papel que jugarán las redes sociales en la comunicación del producto antes de servirse en las góndolas: “cambiarán las temáticas de las cuales hablarán los consumidores, cómo las hablarán y cómo las empresas se comunicarán con sus clientes”.

“El consumidor 2020 cuenta con mucha más información, distingue mejor y elige. Deja de lado la atracción por la primera marca, y reclama acompañar el producto con algo nuevo, por eso la opinión del cliente va a tener un peso importante”, describió Daniel Vardé, socio a cargo de las prácticas de Consumo Masivo y Transporte para Argentina y Latco de Deloitte. Otra de las notas salientes del paper refiere a los cambios en la forma de producción y conservación de los alimentos, y el reemplazo del “delivery por la comida saludable”. “Las grandes compañías invertirán en biotecnología y gradualmente cambiarán las fórmulas de todos los alimentos por opciones más sanas. Algo ya estamos viendo con la desaparición de las ‘grasas trans’ o los productos como Vidacol que ganarán espacio a otros dañinos a la salud como los quesos y fiambres”, apuntó Vardé.

CONSUMO 2.0

Las redes sociales cumplirán (y ya cumplen hoy) un rol fundamental como canal abierto en el marketing de la empresa, y es un espacio a conquistar por muchas compañías tradicionales que aún ponen reparos a la hora de subirse al fenómeno. “El vínculo con el consumidor será distinto, mucho más individual y casi personalizado. Es el cliente el que habla de la marca y no la empresa la que habla de sí misma”, imaginó Ariel Secondo, director de Mec Consultores, consultado sobre el tema.

Los consumidores, armados de nuevas herramientas de comunicación, tendrán más poder, demandarán información, y aguardarán recompensas. Conectado y opinando, vivirán una comunicación más direccionada hacia sí mismos, lo que generará cambios en el negocio de la publicidad y la comunicación de las empresas. “Las empresas se manejan con mucha cautela respecto a la utilización masiva de las redes sociales pero se trata de una tendencia imparable en el futuro.

De hecho, ya existe un impacto real en los consumidores, que se irá acelerando. Son recursos que tiene el cliente y el temor está basado en lo impredecible que pueden resultar los comentarios”, interpretó Secondo, sobre la participación activa de las marcas en los soportes digitales online. “Al cambiar el consumidor, las marcas tienen que adaptarse a los nuevos esquemas de comunicación que el consumidor le propone. La gente buscará referenciarse en valores que expresan. Las redes sociales imponen un nuevo régimen con el que las empresas tendrán que aprender a vivir, un nuevo mundo Las marcas van por el consumidor 2020 El “consumidor 2020” valorará la producción sustentable. 12 donde los consumidores tienen un rol exigente”, opinó Marcelo Díaz, gerente de Marketing de Paladini, una primera firma que deberá ponerse al corriente de los cambios tecnológicos. La marca rosarina, líder en el segmento de fiambres y embutidos, y una de las marcas con mejor imagen en del ranking de preferencias de los argentinos, ya trabaja en la puesta a punto de un esquema de comunicación vía redes sociales. “Las empresas tienen que analizar su participación activa en las redes sociales porque hoy por más que no quieran, están igual”.

CORTAR POR LO SANO

Dentro de una década, habrá que “pensar en verde” para llenar el changuito del súper. Es que la oferta de las grandes empresas de consumo se reestructurará en función a un nuevo estilo de vida más “natural”, y según el informe de Deloitte, los consumidores buscarán productos locales y saludables y pondrán el acento en la producción sustentable. “En cuanto a la producción del producto, de aquí a 10 años, las empresas habrán tomado nota de los problemas de salud actuales, como las enfermedades cardiovasculares. Es por eso que las grandes compañías invertirán en biotecnología y gradualmente cambiarán las fórmulas de todos los alimentos por opciones más saludables”, explicó Vardé al repasar algunas de las principales conclusiones del estudio.

Para el analista de Deloitte, “se vienen cambios en la forma de producción y conservación de los alimentos, tomarán vuelo los productos orgánicos” y las empresas prestarán más atención a la fase de obtención del proceso productivo. Secondo, de Mec Consultores, coincidió con el estudio en señalar que “existirá la necesidad de generar un patrón de consumo más sustentable y responsable”. En Paladini prefieren poner entre comillas el pronóstico y ven una tendencia alimenticia más cercana “al equilibrio”. “Lo que hay que identificar de cara al futuro, no es que llegará una era de productos light sino que es de esperar un consumo atravesado por la moderación. Es decir, cualquier producto en su justa medida, está bien consumirlo”, opinó Díaz, quien confió que la empresa no descuida la evolución del consumo a nivel global, sino que al contrario realiza monitoreos periódicos.

NACE UN NUEVO CLIENTE

El informe de Deloitte ofrece puntas para entender cómo debería pararse el retailer en un contexto atravesado por la tecnología. “Deberán mover las piezas para que el consumidor pueda comprar sin tener que ir a la tienda. La primera señal que ya estamos viendo en este sentido, está relacionada con el impacto producido por la irrupción de los smartphones en el mundo de los negocios”, apuntó Vardé. Pero un cliente más rodeado de información y vinculado con sus pares, exigirá siempre más. “Es probable que las empresas empiecen a generar una suerte de transversalidad en cuanto a los valores de los consumidores. Tratarán de representar y reflejar experiencias, usufructuando la tecnología para establecer un puente con el consumidor, atraídos por determinadas causas”, analizó Secondo. “La gente se preocupa en el producto pero en el futuro los consumidores le van a pedir a las marcas una calidad también en la elaboración. Ya no se conformarán con que el jamón o la mortadela sean ricos sino que además no contaminen el medio ambiente”, opinó el gerente de Marketing de Paladini.

Fuente: Ariel Echecury
Artículo publicado el 21 de abril de 2011 en el sitio web http://www.puntobiz.com.ar/

Sobre

Revisa También

Los mendocinos, entre los que más compran online

Un ranking sobre ventas online en el país, puso a los mendocinos entre los más consumistas del comercio electrónico, detrás de …