Inicio / Formularios de reclamo / Discapacidad e Infancia / Formulario de Reclamos: por Daños causados por Juguetes

Formulario de Reclamos: por Daños causados por Juguetes



Cada día es más frecuente que compremos juguetes para regalar y se produzca una desgracia a los niños que juegan con ellos.

Estas desgracias pueden ocurrir por la falta de precaución e incumplimiento de la Ley.  Fabricación de productos con mala calidad o toxicidad de los materiales, problemas en el diseño de partes móviles, partes que sean cortantes,  facilidad de romperse y principalmente falta de advertencias, rotulado, carteles e instrucciones para prevenir en la compra los peligros que presuponen.

No obstante Ud. dispone de derechos

A que los juguetes que compre, normalmente usados, no presenten peligro alguno para los niños.

Sea un juguete nacional o importado, debe contener las instrucciones o manual de uso, junto con un adecuado asesoramiento por parte del vendedor que prevenga cualquier tipo de uso incorrecto que provoque daños a los niños que lo van a usar.

Si esto no ha pasado Ud. tiene derecho a reclamar. Para lo mismo lo puede hacer:
____________________________________________
PASO 1: REALIZAR RECLAMO ANTE EL VENDEDOR, DISTRIBUIDOR, FABRICANTE Y/O IMPORTADOR
  • POR TELEFONO: PIDIENDO EL NUMERO DE RECLAMO
  • POR INTERNET: TAMBIEN ANOTANDO EL NUMERO DE RECLAMO
  • POR CARTA DOCUMENTO
  • POR NOTA FIRMADA, SOLICITANDO SU CONSTANCIA DE RECEPCION

*** NUNCA DEJAR LOS ORIGINALES, PRESENTAR SOLO FOTOCOPIAS ***

───────────────────────────────────────────────

Al VENDEDOR, DISTRIBUIDOR, FABRICANTE Y/O IMPORTADOR

S                      /                        D:

JUAN PEREZ, DNI Nº ……, con domicilio en xxxx,   localidad: xxx, Provincia de xxxx, Teléfono Nº xxx, Email xxx@xxxxx,  se presenta ante Uds.,  a fin de reclamar lo siguiente:

Hechos:   Que vengo a reclamar los daños causados por el juguete cuyos datos de la operación comercial figuran en la documentación que acompaño.

Lo mismo se fundamenta en el art. 42 de la C.N., el art. 4, 5, 6, concordantes de la Ley 24.240 y Ley de Lealtad Comercial 22.802, en conjunción con las siguientes normativas: Resolución SCT N° 91/2004, Resolución 438/2001, Resolución ex-SICyM N° 851/1998, MERCOSUR /GMC/ RES Nº 54/92, Resolución  ex-SCeI N° 208/1993.

La existencia del daño resulta del vicio o riesgo de la cosa o de la prestación del servicio, por lo que lo hace responsable en virtud del art. 1, 2, 5, 6, 7  40 y ccs. de la Ley 24.240 que tienen su base en el art. 42 de la C.N.,  en consecuencia proceda en forma urgente a reparar e indemnizarme.

Prueba:

Documental: agregar copia de factura, remito, recibo o comprobante que se tenga de la operación Certificados y gastos médicos, recetas y gastos farmacéuticos, o cualquier documentación que permita analizar el reclamo.

Petición:

Prueba:
Documental: agregar copia de factura, recibo o comprobante que se tenga de la relación de consumo.
Agregar toda la documentación que sirva como prueba de la determinación de los daños y su cuantía (por ejemplo presupuestos, facturas de gastos, certificados médicos, recetas, tickets, fotos, etc.)
Los proveedores deberán acompañar toda la documentación que obre en su poder y que resulte necesaria y suficiente para resolver la cuestión planteada (art. 53 LDC).

Petición:

1. Solicito que en forma inmediata y urgente se repare los daños causados que ascienden al monto de $ XXXX (Pesos XXXX), todo ello sin perjuicio de las acciones de daños y perjuicios que correspondan

2. Daño Directo: dado el menoscabo sufrido, conforme lo he expresado solicitaré en caso de rechazo se indemnice con el máximo valor dispuesto por el art. 40 Bis. Ley 24.240 en el Organismo Gubernamental de Defensa al Consumidor.

3. Sanciones:  dado el menoscabo sufrido, conforme lo he expresado solicitaré en caso de rechazo le sea aplicada la multa prevista en el art. 47 inc. B), Ley 24.240 y/o cualquier otra sanción que correspondiere, en su máxima graduación, por el  el carácter de reincidente, la cuantía de los beneficios indebidamente obtenidos, su proyección económica, el peligro de su generalización para todos los usuarios, y la repercusión de estas infracciones  atento la posición en el mercado (conf. art. 49 de la ley 24.240) en el Organismo Gubernamental de Defensa al Consumidor.

Firma:

xxxxxxxx

───────────────────────────────────────────────

PASO 2:  DENUNCIA A DEFENSA DEL CONSUMIDOR.

Para el caso que no le se ha satisfecho su reclamo o no sea plenamente satisfactorio, porque no se la abono intereses por la demora en la devolución de su dinero, o los daños y perjuicios ocasionado por la demora o por los trastornos ocasionados Ud. deberá concurrir a formular la denuncia al Organismo Gubernamental de Defensa del Consumidor.

MODELO DE DENUNCIA : x triplicado.

───────────────────────────────────────────────

Organismo Gubernamental de Defensa al Consumidor

S                                            /                                        D :

JUAN PEREZ, DNI Nº ……, con domicilio en xxxx,   localidad: xxx , Provincia de xxx, Teléfono Nº xxx, Email xxx@xxxxx,  se presenta ante Uds.,   a fin de denunciar lo siguiente:

Denunciada: Empresa  (RAZON SOCIAL ) ,  CUIT Nº XXX, con domicilio en  XXX , localidad XXX; Provincia de XXX, Telefóno Nº xxx.

Hechos:

Que ante el daño ocurrido a causa del juguete que comercializa la denunciada, mi parte realizo un  reclamo de resarcimiento.

La denunciada se encuentra en infracción por no haber respondido al reclamo en tiempo y forma, no haber resarcido el daño causado y por las infracciones a la normativa específica de comercialización de juguetes.

Prueba:

Documental: agregar copia de factura, recibo o comprobante que se tenga de la relación de consumo.
Agregar toda la documentación que sirva como prueba de la determinación de los daños y su cuantía (por ejemplo presupuestos, facturas de gastos, certificados médicos, recetas, tickets, fotos, etc.)
Constancia: de haber hecho el reclamo previo (si fue necesario).
Los proveedores deberán acompañar toda la documentación que obre en su poder y que resulte necesaria y suficiente para resolver la cuestión planteada (art. 53 LDC).

Petición:

1. Solicito que se declare la infracción al art.  5, 40 ,  y ccs. de la Ley 24.240 que tienen su base en el art. 42 de la C.N, proveyendo a que en forma inmediata y urgente se repare los daños causados que ascienden al monto de $ XXXX (Pesos XXXX), todo ello sin perjuicio de las acciones de daños y perjuicios que correspondan.

2. Daño Directo, dado el Daño sufrido, los gastos que se han generado, la pérdida de tiempo en hacer efectivo este reclamo para evitar que los daños “bagatela” queden sin reparación y “en abstracto”, y hacer operativos mis derechos de consumidor , conforme lo he expresado solicito se indemnice con el máximo valor dispuesto por el art. 40 Bis. Ley 24.240.

3. Sanciones: por la conducta asumida por la denunciada, solicito que a la misma le sea aplicada la multa prevista en el art. 47 inc. B), Ley 24.240 y/o cualquier otra sanción que correspondiere, en su máxima graduación, por el  el carácter de reincidente, la cuantía de los beneficios indebidamente obtenidos, su proyección económica, el peligro de su generalización para todos los usuarios, y la repercusión de estas infracciones  atento la posición en el mercado (conf. art. 49 de la ley 24.240)

Firma:

xxxxxx

───────────────────────────────────────────────

PASO 3: VIA JUDICIAL

En el caso que la audiencia de conciliación fuera dispuesta a una fecha remota, que prolongue el trámite innecesariamente en el tiempo, se puede reclamar judicialmente, sin necesidad de agotar la vía administrativa, o recurrir en forma previa.

Para iniciar una Acción Judicial, requerirá un abogado que la asesore y patrocine.

Todas las acciones por defensa al consumidor gozan de gratuidad art. 53 LDC, por lo que no se abonará ninguna tasa o gasto para su inicio.

Multa. En caso de verse obligado a litigar judicialmente para poder reclamar el cumplimiento de las obligaciones legales Ud. podrá también reclamar una  multa (sanción punitiva) que deberán pagar a su favorEsta multa puede ser establecida entre los $ 100 y $ 5.000.000 (Art. 47 inc. b) y 52 bis ley 24.240, dependiendo  del carácter de reincidente, la cuantía de los beneficios indebidamente obtenidos, su proyección económica, el peligro de su generalización para todos los usuarios, y la repercusión de estas infracciones  atento la posición en el mercado.

───────────────────────────────────────────────

INDEMNIZACION:

El art. 40 bis de la LDC dispone que todos los daños y perjuicios que tenga el consumidor, serán indemnizados hasta un monto de casí $ 10.300 (pesos diez mil trecientos). En la vía administrativa, sin necesidad de ir a juicio. En el caso de ir a juicio, dicha suma se tomará a cuenta de lo que disponga como indemnización el Juez.

ARTICULO 40 bis: Daño directo. Es todo perjuicio o menoscabo al derecho del usuario o consumidor, susceptible de apreciación pecuniaria, ocasionado de manera inmediata sobre sus bienes o sobre su persona, como consecuencia de la acción u omisión del proveedor de bienes o del prestador de servicios.  La autoridad de aplicación podrá determinar la existencia de daño directo al usuario o consumidor resultante de la infracción del proveedor o del prestador de servicios y obligar a éste a resarcirlo, hasta un valor máximo de CINCO (5) Canastas Básicas Total para el Hogar 3, que publica el Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina (INDEC).

El acto administrativo de la autoridad de aplicación será apelable por el proveedor en los términos del artículo 45 de la presente ley, y, una vez firme, respecto del daño directo que determine constituirá título ejecutivo a favor del consumidor. Las sumas que el proveedor pague al consumidor en concepto de daño directo determinado en sede administrativa serán deducibles de otras indemnizaciones que por el mismo concepto pudieren corresponderle a éste por acciones eventualmente incoadas en sede judicial.

_________________________________________

 LEGISLACION APLICABLE:

Constitución de la Nación Argentina

Art. 42º.- Los consumidores y usuarios de bienes y servicios tienen derecho, en la relación de consumo, a la protección de su salud, seguridad e intereses económicos; a una información adecuada y veraz; a la libertad de elección, y a condiciones de trato equitativo y digno.
Las autoridades proveerán a la protección de esos derechos, a la educación para el consumo, a la defensa de la competencia contra toda forma de distorsión de los mercados, al control de los monopolios naturales y legales, al de la calidad y eficiencia de los servicios públicos, y a la constitución de asociaciones de consumidores y de usuarios.
La legislación establecerá procedimientos eficaces para la prevención y solución de conflictos, y los marcos regulatorios de los servicios públicos de competencia nacional, previendo la necesaria participación de las asociaciones de consumidores y usuarios y de las provincias interesadas, en los organismos de control.

Ley Nº 24.240 – DEFENSA DEL CONSUMIDOR

ARTICULO 4º – Información. El proveedor está obligado a suministrar al consumidor en forma cierta, clara y detallada todo lo relacionado con las características esenciales de los bienes y servicios que provee, y las condiciones de su comercialización.

La información debe ser siempre gratuita para el consumidor y proporcionada con claridad necesaria que permita su comprensión.

ARTICULO 5º – Protección al Consumidor. Las cosas y servicios deben ser suministrados o prestados en forma tal que, utilizados en condiciones previsibles o normales de uso, no presenten peligro alguno para la salud o integridad física de los consumidores o usuarios.

ARTICULO 6º – Cosas y Servicios Riesgosos. Las cosas y servicios, incluidos los servicios públicos domiciliarios, cuya utilización pueda suponer un riesgo para la salud o la integridad física de los consumidores o usuarios, deben comercializarse observando los mecanismos, instrucciones y normas establecidas o razonables para garantizar la seguridad de los mismos.

En tales casos debe entregarse un manual en idioma nacional sobre el uso, la instalación y mantenimiento de la cosa o servicio de que se trate y brindarle adecuado asesoramiento. Igual obligación regirá en todos los casos en que se trate de artículos importados, siendo los sujetos anunciados en el artículo 4 responsables del contenido de la traducción.

Normativa Especifica de Protección al Consumidor de Juguetes

En el marco de las mencionadas leyes y a los fines de garantizar la seguridad en los  juguetes que se comercializan y así proteger a los niños contra los riesgos derivados de los mismos, el Poder Ejecutivo Nacional ha establecido requisitos mínimos que deben revestir y un riguroso proceso obligatorio de Certificación de estos productos en el cual se verifica el cumplimiento de las citadas exigencias.

Resolución  ex-SCeI N° 208/1993.

Esta norma, dictada por la ex – Secretaría de Comercio e Inversiones (cuyas funciones fueron heredadas por la actual Secretaría de Coordinación Técnica) establece que solo podrán comercializare en el mercado interno los productos que cumplan el reglamento establecido por la Resolución MECOSUR GMC N° 54/ 1992.

¿Que establece este reglamento? Se denomina juguete a todo producto destinado a ser utilizado con fines de juego por niños de edad inferior a los 14 años (art.1°). El artículo 2° establece un listado de productos que no se consideran juguetes y por lo tanto están exentos del cumplimiento de los requisitos exigidos por la norma. Ellos son:

  • Ø Adornos de Navidad;
  • Ø Modelos reducidos, construidos detalladamente a escala para coleccionistas adultos;
  • Ø Equipos destinados a la utilización colectiva en terrenos de juego;
  • Ø Equipos deportivos;
  • Ø Equipos náuticos destinados a su utilización en aguas profundas;
  • Ø Muñecas folklóricas y decorativas y otros artículos similares para coleccionistas adultos;
  • Ø Juguetes “profesionales” instalados en lugares públicos;
  • Ø Rompecabezas de más de 500 piezas o sin modelo, destinados a especialistas;
  • Ø Armas de aire comprimido;
  • Ø Fuegos artificiales, incluidos los fulminantes de percusión;
  • Ø Hondas;
  • Ø Juegos de dardos con puntas metálicas;
  • Ø Hornos eléctricos, planchas u otros productos funcionales alimentados por una tensión nominal superior a 24 voltios;
  • Ø Productos que contengan elementos caloríficos cuya utilización requiera la vigilancia de un adulto en un marco pedagógico;
  • Ø Vehículos con motores de combustión;
  • Ø Máquinas de vapor de juguete;
  • Ø Bicicletas diseñadas para hacer deporte o para desplazarse por la vía pública;
  • Ø Juegos de video que se puedan conectar a un monitor de video, alimentados por una tensión nominal superior a 24 voltios;
  • Ø Chupetes de puericultura;
  • Ø Imitaciones fieles de armas de fuego reales;
  • Ø Joyas de fantasías destinadas a los niños.

La resolución MERCOSUR establece que la expresión comercialización se aplicará a toda transferencia de estos productos, sea onerosa o sea gratuita (art.5°). Es razonable que éste término se aplique a ambos tipos de transferencia ya que si el fin de todo el sistema es la protección del público infantil de posibles riegos, sería incoherente garantizar su protección solo a quienes adquieran los productos en forma onerosa.

La norma prevé también la obligación de colocar en forma visible, legible e indeleble sobre el juguete o sobre el embalaje el nombre y/o razón social y/o la marca, así como la dirección del fabricante o su representante autorizado dentro del MERCOSUR. Para el caso de juguetes de tamaño reducido así como el de juguetes compuestos por elementos de tamaño reducido, estas indicaciones podrán ir colocadas sobre el embalaje en una etiqueta o en un folleto, caso en los cuales deberá advertirse al consumidor la utilidad de conservarlas. Estas indicaciones podrán abreviarse pero solo en la medida en que siga siendo posible identificar al fabricante o responsable de la comercialización o importador en el ámbito del MERCOSUR.

En el artículo 3° se determina el cumplimiento de las exigencias esenciales de seguridad y las advertencias e indicaciones de las prevenciones de empleo contenidas  en sus Anexos II y III. Así, los usuarios de juguetes y las terceras personas deberán quedar protegidos, en circunstancias normales de uso o razonablemente previsibles de tales juguetes, contra los riesgos para la salud y las lesiones corporales, debido a la concepción, construcción o la composición del producto, así como también de los riesgos inherentes al uso del mismo y que no pueden eliminarse sin alterar su función o privarle de sus propiedades esenciales. El grado de riesgo presente en el uso de un juguete debe estar en proporción con la capacidad de los usuarios y, en su caso, de las personas que lo cuidan para hacer frente a dicho riesgo. Es el caso de los juguetes que por sus funciones, dimensiones y caracteres, se destinen al uso de niños menores a 36 meses. Para respetar este principio se debe especificar, siempre que sea necesario, la edad mínima de los usuarios de los juguetes y/o la necesidad de que se usen bajo la vigilancia de un adulto. Las etiquetas y/o embalajes que los contienen, así como las instrucciones que lo acompañen, deben alertar, de forma eficaz y completa a los usuarios y/ cuidadores acerca de los riesgos que pueden entrañar su uso y la forma de evitarlos.

Asimismo se establecen otros requisitos de seguridad de importancia entre los cuales se destacan los siguientes:

  • Ø Los juguetes deben tener una adecuada resistencia mecánica y estabilidad suficiente;
  • Ø El contacto con los bordes no debe presentar riesgos de lesiones corporales;
  • Ø Los juguetes destinados a niños menores de 3 años deben tener un tamaño tal que impidan ser tragados y/o inhalados;
  • Ø Todos deben estar hechos con materiales que no se quemen con una llama o chispa y que no sean inflamables;
  • Ø No debe existir peligro de asfixia;
  • Ø La tensión eléctrica de aquellos que funcionen con electricidad no podrá exceder de 24 voltios y ninguna pieza del juguete llevará más de 24 voltios.;
  • Ø No deberán contener sustancias o preparados peligrosos con arreglo a las legislaciones nacionales pertinentes en cantidades que puedan perjudicar a la salud de los niños que los utilicen.

Resolución ex-SICyM N° 851/1998

Esta norma, dictada por la ex-Secretaría de Industria, Comercio y Minería el 11 de Diciembre de 1998, establece primeramente que todos los productos denominados juguetes, que se encuentren alcanzados por la Resolución 208/1993, anteriormente comentada, solo podrán comercializarse, o transferirse en forma gratuita, en el país, si acreditan el cumplimiento de los requisitos y rotulado de seguridad establecidos por la citada norma legal, mediante un certificado de producto por sistema de marca de conformidad, otorgado por una entidad certificadora acreditada.

Asimismo, en su articulado, el cual es oportuno aclarar que reviste cierta complejidad técnica, establece los procedimientos a realizar por parte de los fabricantes o importadores de juguetes para verificar el cumplimiento de los requisitos de seguridad mencionados y eventualmente otorgar el correspondiente certificado. Determina los tipos de ensayos a que serán sometidos los juguetes a comercializar, plazos, procedimientos y presentaciones a realizar ante la Dirección Nacional de Comercio Interior, al mismo tiempo que regula los eventuales organismos de certificación intervinientes.

A su vez, instituye en cabeza de los fabricantes, importadores, distribuidores y comercializadores de los productos, la responsabilidad del cumplimiento de estos procedimientos.

Finalmente en su  Anexo I, adopta los criterios del International Council for Children´s Play, para exigir la inclusión de las advertencias e indicaciones de uso relacionadas con la edad de los niños a quienes están destinados, así como la tipificación de los ensayos requeridos por las normas aplicables.

De esta manera, con la puesta en vigencia de esta norma, tanto el consumidor o potencial adquiriente de un “juguete”, como así también la autoridad de contralor, podrían constatar el cumplimiento de los requisitos de seguridad establecidos por la legislación vigente, con la simple constatación de la emisión de un certificado de seguridad correspondiente, que acredite el cumplimiento de los mismos. El sistema presupone que es el Organismo de Certificación – reconocido por autoridad competente conforme a la ley – quien ha realizado un exhaustivo análisis del producto, verificando su seguridad, previo a la emisión del certificado correspondiente.

Resolución SCT N° 91/2004

Dictada por la Secretaría de Coordinación Técnica del Ministerio de Economía y Producción, establece los requisitos esenciales de seguridad que deben cumplir las bicicletas de uso infantil, para poder ser comercializadas en el territorio nacional, a las cuales define como aquellas cuya altura máxima del sillín se encuentre comprendida entre 435 mm y 635 mm.

Por su parte, al igual que para los juguetes en general, determina que estos requisitos solo podrán acreditarse mediante un certificado emitido por un Organismo de Certificación, reconocido por autoridad competente, el cual será el responsable de realizar previamente los procedimientos y ensayos correspondientes para verificar el cumplimiento de los mismos.

Los usuarios de las bicicletas de uso infantil, así como los terceros, deberán estar protegidos en el uso normal o razonablemente previsible de las mismas contra riesgos para la salud o lesiones corporales inherentes a su diseño o su uso.

En el caso de los riesgos para la salud o lesiones corporales inherentes al uso, estos principios generales se refieren a los riesgos que no pueden ser eliminados modificando el diseño de las bicicletas, sin alterar sus funciones o privarlas de sus propiedades esenciales.

Las etiquetas y embalajes de las bicicletas así como las instrucciones que los acompañan, deben alertar en forma eficaz y completa a los usuarios y a sus responsables acerca de los riesgos derivados de su uso y la forma de evitarlos.

Las bicicletas y sus partes así como sus fijaciones en el caso de las bicicletas de uso infantil desmontables, deberán tener la resistencia mecánica y en su caso la estabilidad suficiente para soportar las tensiones debidas al uso, sin roturas o deformaciones que puedan causar lesiones.

Los bordes accesibles, salientes y fijaciones deben ser diseñados y construidos de manera que el contacto con ellos no presente riesgos de lesiones para el niño.

Las bicicletas deberán ser diseñadas y construidas de forma que se reduzcan al mínimo los riesgos de lesiones provocadas por el movimiento de sus partes.

Deberán tener un sistema de freno que esté relacionado con la energía cinética desarrollada por las mismas. Ese sistema deberá ser de fácil utilización por sus usuarios sin peligro de caída o lesiones para los mismos o para terceros.

Por último establece que las leyendas de advertencia deben ser consignadas en el idioma oficial del país de destino, las palabras deberán resultar legibles en letras mayúsculas, en caracteres no inferiores a 2 mm. Las bicicletas de uso infantil, o sus embalajes, deberán exhibir la siguiente advertencia: ¡ATENCION! No utilizar en la vía publica sin la supervisión de un adulto.

Análogamente  a lo explicado respecto a los juguetes en general, la exigencia de certificación de las bicicletas de uso infantil, persigue la finalidad de facilitar la acreditación de la seguridad del producto tanto por parte del consumidor como de la autoridad de contralor.

Resolución 438/2001

Esta norma, dictada con fecha 30/04/2001, por el Ministerio de Salud, si bien no se enmarca – a diferencia de las anteriores – en las leyes específicas de protección al consumidor, forma parte del sistema que tiende a proteger al infante consumidor de juguetes.

Primeramente encuadra ciertos componentes químicos – ésteres de ácido ftálico – que pueden resultar nocivos para la salud de los niños-, para luego prohibir  la fabricación, importación, exportación, comercialización o entrega a titulo gratuito, artículos de puericultura y juguetes de material flexible, que sean o deban ser fabricados con estos compuestos, cuando sean destinados a ser llevados a la boca por niños menores de tres años.

¿Qué debe corroborar consumidor de estos productos para el resguardo de su salud y seguridad al momento de adquirir un juguete?

Es esperable que en la generalidad de los casos, el consumidor medio desconozca la normativa aplicable, los aspectos técnicos y la documentación que debe acompañar a un producto determinado, pero puede y debe, previo a la adquisición de los mismos constatar lleven alguno de los siguientes sellos:

Estos sellos – uno u otro – deberán  ser exhibidos en cada una de las unidades de los productos alcanzados por el régimen de seguridad, e implican que el mismo ha sido sometido a las pruebas correspondientes para acreditar que cumple con las exigencias reglamentarias (Resolución SCT 197/2004)

Sin perjuicio de esto, el consumidor podrá exigir al comerciante que le muestre la documentación que acredite la correcta certificación y respalde todo el procedimiento.

Adicionalmente el consumidor puede consultar en el sitio web www.consumidor.gov.ar, de la Subsecretaría de Defensa del Consumidor donde encontrarán detallada la normativa aplicable, los organismos de certificación y laboratorios habilitados y los canales de comunicación existentes con las autoridades competentes en la materia.

Consideración Final

El conjunto de normas explicadas, en tanto exige el cumplimiento de requisitos de seguridad mínimos y establece procedimientos de certificación de seguridad obligatorios, constituye la forma a través de la cual, el estado se aboca a orientar a los sujetos intervinientes en el mercado de juguetes, ya sea como productores, comercializadores, importadores y/o distribuidores, a asegurar ciertas “seguridades mínimas” en sus productos.

Estas exigencias tienen un efecto positivo sobre el mercado interno en dos niveles:

a) se promueve la protección de los consumidores y usuarios de juguetes, garantizando su seguridad y salubridad.

b) los productores locales, al tiempo que son impulsados a mejorar los estándares de su producción, se ven protegidos frente a la competencia desleal de fabricantes nacionales y extranjeros que ofrecen productos a precios que responden a estructuras de costos que reflejan insumos impropios en términos de seguridad.

MERCOSUR /GMC/ RES Nº 54/92

VISTO: el Artículo 13 del Tratado de Asunción, el Artículo 10 de la Decisión Nº 4/91 del Consejo Mercado Común, y la Recomendación Nº18 del Subgrupo de Trabajo Nº 3

CONSIDERANDO:

Que se debe armonizar las exigencias esenciales de seguridad en juguetes para su comercialización, teniendo en cuenta que están destinados a ser usados por niños;

Que resulta necesario asegurar en los países del MERCOSUR una protección eficaz del consumidor, en este caso los niños, contra los riesgos derivados de juguetes que no cumplan con la presente Resolución;

Que resulta necesario que el fabricante, importador o responsable de la comercialización garantice la conformidad del producto con las exigencias esenciales de seguridad;

Que también deben proporcionarse advertencias o una indicación de las precauciones de empleo en el caso de determinadas categorías de juegos particularmente peligrosos o destinados a niños pequeños.

EL GRUPO MERCADO COMUN

RESUELVE:

Artículo 1º.- La presente resolución se aplicar a los juguetes. Se entender por juguete aquel producto destinado a ser utilizado con fines de juego por niños de edad inferior a los 14 años.

Artículo 2º.-Los productos enumerados en el Anexo I no se considerarán como juguetes a efectos de la presente Resolución.

Artículo 3º.-Los juguetes sólo podrán comercializarse si cumplen las exigencias esenciales de seguridad y las advertencias e indicaciones de las prevenciones de empleo establecidas en los Anexos II y III de la presente Resolución, teniendo en cuenta la seguridad y/o la salud de los usuarios o de terceros, cuando se utilicen para su destino normal o su uso previsible,

considerando el comportamiento habitual de los niños.

Artículo 4º.-El fabricante o el importador o el responsable de la comercialización en los Estados Partes deber presentar , cuando se lo requiera, la descripción de los medios independientes para los que garantice la conformidad del producto con los requisitos establecidos en esta Resolución y su certificación.

Artículo 5º.-A los efectos de la presente Resolución, la expresión comercialización se refiere a la venta y a la distribución gratuita, y comprende tanto los productos de fabricación local como los importados.

Artículo 6º.-Los Estados Partes adoptarán las medidas necesarias a fin de verificar el cumplimiento de la presente Resolución.

Artículo 7º.-El nombre y/o razón social y/o la marca, así como la dirección del fabricante o de su representante autorizado dentro del MERCOSUR, deber ir colocado, por regla general, de forma visible, legible e indeleble sobre el juguete o sobre el embalaje. En el caso del juguete de tamaño reducido, así como el de juguetes compuestos por elementos de tamaño reducido, estas indicaciones podrán, asimismo, ir colocadas sobre el embalaje en una etiqueta o en un folleto. Cuando dichas indicaciones no vayan colocadas sobre el juguete, deber llamarse la atención del consumidor sobre la utilidad de conservarlas.

Artículo 8º.-Las indicaciones contempladas en el artículo anterior podrán abreviarse en la medida en que permitan identificar al fabricante o responsable de la comercialización o importador en el MERCOSUR

Artículo 9º.-Las advertencias, indicaciones y precauciones de empleo establecidas en el Anexo III, o algunas de ellas, así como la información contemplada en los artículos 7 y 8, estar n redactadas en el idioma nacional del país de destino.

Artículo 10º.-Los Estados Partes no podrán denegar, prohibir, ni restringir la comercialización en su territorio ni la importación de los juguetes procedentes de los demás Estados Partes que cumplan las disposiciones referidas a seguridad, establecidas en la presente Resolución.

Artículo 11º.-Toda decisión tomada en la aplicación de la presente Resolución y que impliquen una restricción en la comercialización de un juguete deber estar motivada en términos precisos. Ser notificada al interesado, con la mayor brevedad posible, con indicación de las vías de recurso disponible con arreglo a la legislación vigente en dicho Estado Partes y de los plazos para la interposición de los recursos.

Artículo 12º.-Lo establecido en la presente Resolución no se aplicar obligatoriamente a los juguetes destinados a la exportación a terceros países.

Artículo 13º.-Los organismos competentes de los Estados Partes adoptarán las medidas pertinentes a efectos de dar cumplimiento a lo dispuesto precedentemente.

Artículo 14º.-La presente Resolución entrar en vigencia el 31/12/93.

 

ANEXO I

PRODUCTOS QUE NO SE CONSIDERAN JUGUETES A LOS EFECTOS DE LA

PRESENTE RESOLUCION.

1. Adornos de Navidad.

2. Modelos reducidos, construidos detalladamente a escala para coleccionistas adultos.

3. Equipos destinados a la utilización colectiva en terrenos de juego.

4. Equipos deportivos.

5. Equipos náuticos destinados a su utilización en aguas profundas.

6. Muñecas folklóricas y decorativas y otros artículos similares para coleccionistas adultos.

7. Juguetes “profesionales” instalados en lugares públicos.

8. Rompecabezas de más de 500 piezas o sin modelo, destinados a especialistas.

9. Armas de aire comprimido.

10. Fuegos artificiales, incluidos los fulminantes de percusión (1).

11. Hondas.

12. Juegos de dardos con puntas metálicas.

13. Hornos eléctricos, planchas u otros productos funcionales alimentados por una tensión nominal superior a 24 voltios.

14. Productos que contengan elementos caloríficos cuya utilización requiera la vigilancia de un adulto en un marco pedagógico.

15. Vehículos con motores de combustión

16. Máquinas de vapor de juguete.

17. Bicicletas diseñadas para hacer deporte o para desplazarse por la vía pública.

18. Juegos de video que se puedan conectar a un monitor de video, alimentados por una tensión nominal superior a 24 voltios.

19. Chupetes de puericultura.

20. Imitaciones fieles de armas de fuego reales.

21. Joyas de fantasías destinadas a los niños.

(1) A excepción de los fulminantes especialmente para juguetes de percusión, sin perjuicio de las disposiciones más severas ya existentes en los Estados parte.

ANEXO II

EXIGENCIAS ESENCIALES DE SEGURIDAD DE LOS JUGUETES

1.PRINCIPIOS GENERALES

1. De conformidad con lo dispuesto en el Artículo 3º de la presente Resolución, los usuarios de juguetes y las terceras personas deberán quedar protegidos, en circunstancias de uso normal o razonablemente previsible de tales juguetes, contra los riesgos para la salud y las lesiones corporales. Se trata de riesgos:

a) debidos a la concepción, construcción o la composición del juguete,

b) inherentes al uso del juguete y que no pueden eliminarse modificando la construcción o composición de éste sin alterar su función o privarle de sus propiedades esenciales.

2.a) El grado de riesgo presente en el uso de un juguete debe estar en proporción con la capacidad de los usuarios y, en su caso, de las personas que los cuidan para hacer frente a dicho riesgo. Este es el caso especialmente de los juguetes que, por sus funciones, dimensiones y características, se destinen al uso de niños menores de 36 meses.

b) Para respetar este principio, se debe especificar siempre que sea necesario la edad mínima de los usuarios de los juguetes y/o la necesidad de que se usen solamente bajo la vigilancia de un adulto.

3. Las etiquetas y/o embalajes de los juguetes, así como las instrucciones que los acompañen, deben alertar, de forma eficaz y completa a los usuarios y/o a sus cuidadores acerca de los riesgos que puede entrañar su uso y de la forma de evitarlos.

2. RIESGOS PARTICULARES

1. PROPIEDADES FISICAS Y MECANICAS

a) Los juguetes y sus partes, así como sus fijaciones en el caso de juguetes desmontables, deberán tener la resistencia mecánica, y en su caso, la estabilidad suficiente para soportar las tensiones debidas al uso sin roturas o deformaciones que puedan causar heridas.

b) Los bordes accesibles, salientes, cuerdas, cables y fijaciones de los juguetes deben diseñarse y construirse de manera que el contacto con ellos no presente riesgos de lesiones corporales.

c) Los juguetes deberán concebirse y fabricarse de forma que se reduzcan al mínimo los riesgos de heridas que puedan ser provocadas por el movimiento de sus partes.

d) Los juguetes, sus componentes y las partes de los mismos que pudieran separarse de los juguetes manifiestamente destinados a niños de edad inferior a 36 meses, deberán ser de dimensiones suficientes para que no puedan ser tragados y/o inhalados.

e) Los juguetes, sus partes y los embalajes en que se presenten para su venta al por menor no deberán presentar riesgo de estrangulamiento o asfixia.

f) Los juguetes ideados para su uso en el agua o que pueda llevar un niño por el agua deberán concebirse y fabricarse de forma que se reduzcan al mínimo, en la medida de lo posible, y habida cuenta del uso al que se destinen los juguetes, los riesgos de hundimiento del juguete y de pérdida de apoyo para el niño.

g) Los juguetes en los que se pueda entrar y que constituyan por tanto un espacio cerrado deberán tener un sistema de salida fácil de abrir desde el interior por cualquier ocupante.

h) Los juguetes que confieran movilidad a sus usuarios deberán, en la medida de lo posible, llevar incorporado un sistema de freno adaptado al tipo de juguete y que esté en relación con la energía cinética desarrollada por el mismo. Dicho sistema deberá ser de fácil utilización por sus usuarios, sin peligro de proyección o de heridas para los mismos ni para terceros.

i) La forma y la composición de construcción de los proyectiles al ser lanzados por un juguete ideado a tal efecto, deberán ser tales que el riesgo de heridas para el usuario del juguete o para terceros no sea desmesurado, habida cuenta del tipo de juguete.

j) Los juguetes que contengan elementos que produzcan calor deberán construirse de tal forma que: – la temperatura máxima que alcance cualquier superficie accesible no pueda provocar quemaduras al tocarlas, – los líquidos, vapores y gases que se encuentren en el interior de los juguetes no alcancen temperaturas o presiones cuyo escape, salvo por motivos indispensables para el buen funcionamiento del juguete, pueda provocar quemaduras u otros daños físicos.

2. INFLAMABILIDAD

a) Los juguetes no deben constituir un peligroso elemento inflamable en el medio ambiente del niño. Por tanto, deben estar hechos con materiales que:

1.- no se quemen al quedar expuestos a una llama o chispa u otra fuente potencial de fuego,

2.- que no sean fácilmente inflamables (la llama se apaga tan pronto como se retiren del foco del fuego),

3.- que, si arden, lo hagan lentamente y con poca velocidad de propagación de La llama,

4.- que cualquiera que sea la composición química del juguete, hayan sufrido un tratamiento tendiente a retrasar el proceso de combustión.

Los materiales combustibles no deberán entrañar riesgo alguno de que a partir de ellos se pueda extender el fuego a los demás materiales usados en el juguete.

b) Los juguetes que, por razón del uso a que se destinen contengan sustancias o preparados peligrosos, en particular, los materiales y equipos para experimentos químicos, modelismo, modelado plástico o cerámico, esmaltado, fotografía u otras actividades similares, no deben contener como tales sustancias o preparados que puedan llegar a ser inflamables como consecuencia de la pérdida de componentes volátiles no inflamables.

c) Los juguetes no deberán ser explosivos o contener elementos o sustancias que puedan explotar, en caso de utilización o de uso según lo previsto en el artículo 3º de esta Resolución. La presente disposición no se aplicará a los fulminantes concebidos para juguetes de percusión mencionados en el punto 10 del Anexo I y en la nota relativa a dicho punto.

d) Los juguetes y en particular los juegos y juguetes de química, no deberán contener como tales sustancias o preparados

– que al mezclarse puedan explotar:

* por reacción química o calentamiento,

* al mezclarse con sustancias oxidantes;

– que contengan componentes volátiles inflamables en el aire, que

puedan formar mezclas vapor/aire inflamables o explosivas.

3. PROPIEDADES QUIMICAS

1. Los juguetes deberán ser diseñados y fabricados de forma que su ingestión, inhalación, contacto con la piel, las mucosas o los ojos no presenten riesgos para la salud o peligros de heridas, en caso de su utilización o uso normal según el artículo 3º de la presente Resolución. En cualquier caso, deberán cumplir las legislaciones nacionales pertinentes relativas a determinadas sustancias y preparados peligrosos.

2. En particular, para proteger la salud de los niños, la biodisponibilidad diaria resultante del uso de los juguetes no debe exceder de:

0,2 ug de antimonio

0,1 ug de arsénico

25,0 ug de bario

0,6 ug de cadmio

0,3 ug de cromo

0,7 ug de plomo

0,5 ug de mercurio

5,0 ug de selenio

u otros valores fijados para estas y otras sustancias en la legislación sobre la base de la evidencia científica

Se entenderá por biodisponibilidad de dichas sustancias el extracto soluble de importancia toxicológica significativa.

3. Los juguetes no deberán contener sustancias o preparados peligrosos con arreglo a las legislaciones nacionales pertinentes en cantidades que puedan perjudicar a la salud de los niños que los utilicen. En cualquier caso, está estrictamente prohibido incluir en un juguete sustancias o preparados peligrosos si están destinados a ser utilizados como tales durante el juego. Sin embargo, si es indispensable para el funcionamiento de determinados juguetes un número limitado de sustancias y preparados, especialmente materiales y equipo para experimentos químicos, ensamblaje de maquetas, moldeados en plástico o cerámica, esmaltado, fotografía o actividades similares, se admitirán éstas, respetando un límite máximo de concentración que se definirá para cada sustancia o preparado por el Comité Mercosur de Normalización, a condición de que las sustancias o preparados admitidos sean conformes con las normas respecto al etiquetado.

4. PROPIEDADES ELECTRICAS

a) La tensión eléctrica de los juguetes que funcionen con electricidad no podrá exceder de 24 voltios, y ninguna pieza del juguete llevará más de 24 voltios.

b) Las partes de juguetes en contacto o que puedan entrar en contacto con una fuente de electricidad capaz de provocar una descarga eléctrica, así como los cables u otros conductores por los que se lleve la electricidad a tales partes, deberán estar suficientemente aislados y protegidos mecánicamente para evitar el riesgo de descarga.

c) Los juguetes eléctricos deberán diseñarse y construirse de forma que se garantice que las temperaturas máximas que alcancen todas las superficies directamente accesibles, no provocarán quemaduras al tocarlas.

5.HIGIENE

Los juguetes deberán concebirse y fabricar de manera que satisfagan las condiciones de higiene y limpieza a fin de evitar los riesgos de infección, enfermedad y contacto.

6. RADIACTIVIDAD

Los juguetes no deberán contener elementos o sustancias radiactivas en forma o proporciones que puedan ser perjudiciales para la salud del niño

 

ANEXO III

ADVERTENCIAS E INDICACIONES DE LAS PRECAUCIONES DE EMPLEO

Los juguetes deberán ir acompañados de indicaciones claramente legibles y adecuadas que permitan reducir los riesgos que entrañe su uso, tal y como se especifica en las exigencias esenciales, y en particular:

1. Juguetes no destinados a niños menores de 36 meses

Los juguetes que puedan resultar peligrosos para niños menores de 36 meses llevarán una advertencia, como la inscripción “no es conveniente para niños menores de 36 meses” o “no es conveniente para niños menores de 3 años”, que se completará mediante una indicación concisa, que también podrá figurar en las instrucciones de uso o empleo, por la que se expliquen los riesgos específicos que motiven dicha exclusión. Esta disposición no se aplicará a los juguetes que de forma manifiesta, a causa de sus funciones, dimensiones, características, propiedades o demás elementos evidentes no sean suceptibles de destinarse a niños menores de 36 meses.

2. Toboganes, columpios en suspensión, anillas, trapecios, cuerdas

y juguetes análogos montados sobre soportes.

Estos juguetes irán acompañados de instrucciones de uso o empleo que pongan de relieve la necesidad de efectuar controles y revisiones periódicas de sus partes más importantes (suspensiones, sujetadores, fijaciones al suelo, etc.) y que precisen que, en caso de omisión de dichos controles, el juguete podría presentar riesgos de caídas o vuelco.

Se deberán proporcionar igualmente instrucciones sobre la forma correcta de montarlos, con indicación de las partes que puedan resultar peligrosas en el caso de un montaje incorrecto.

3. Juguetes funcionales

Los juguetes funcionales o su envase llevarán la inscripción “Atención ! Utilicese bajo la vigilancia de adultos”.

Irán, además, acompañados por instrucciones de uso o empleo en las que se mencionen las indicaciones para su funcionamiento, las precauciones que deberá adoptar el usuario, con la indicación de que en caso de omisión de dichas precauciones este se expondría a los riesgos, que se deberán especificar, inherentes al aparato o producto de los que el juguete constituya un modelo a escala reducida o una imitación. También se indicará que el juguete debe mantenerse fuera del alcance de niños de muy corta edad.

Por juguetes funcionales se entenderá aquellos que tengan las mismas funciones que aparatos o instalaciones destinados a adultos y de los cuales constituyen a menudo un modelo a escala reducida.

4. Juguetes que contengan, en tanto que tales, sustancias o preparados peligrosos.

Juguetes químicos

a) Sin perjuicio de la aplicación de las disposiciones previstas por las directivas comunitarias relativas a la clasificación, el envasado y el etiquetado de las sustancias y preparados peligrosos. Las instrucciones de uso o modo de empleo de los juguetes que contengan, en tanto que tales, dichas sustancias o preparados. Se indicará su carácter peligroso, así como las precauciones que deberán adoptar los usuarios con el fin de evitar los riesgos que puedan presentar, riesgos que se habrán de especificar, de forma concisa según sea el tipo de juguete. Se mencionarán también los primeros auxilios que deberán administrarse en caso de accidentes graves provocados por el uso de dichos juguetes. Se indicará asimismo que dichos juguetes han de mantenerse fuera del alcance de niños de muy corta edad.

b) Además de las indicaciones que se citan en la letra a) los juguetes químicos exhibirán en sus envases la inscripción “Atención! Unicamente para niños mayores de (xx) años (1)

Utilicese bajo la vigilancia de adultos.

Se consideran en particular como juguetes químicos: las cajas de experimentos químicos, las cajas de inclusión plástica, los talleres en miniatura de cerámica, esmalte, fotografía y juguetes análogos.

5. Patinetas y patines de ruedas para niños

Si se presentan a la venta como juguetes, llevarán la inscripción “Atención ! Utilicese con equipo de protección.” Además, las instrucciones de uso o empleo recordarán que la utilización del juguete deberá efectuarse con prudencia ya que requiere una gran habilidad, y lejos de la vía pública, con el fin de evitar accidentes, por caídas o colisiones, del usuario y de terceros. También se proporcionarán indicaciones acerca del equipo protector recomendado (cascos, guantes, rodilleras, coderas, etc.)

6. Juguetes náuticos.

Los juguetes náuticos definidos en el punto 2.1f) del Anexo II llevarán la inscripción siguiente:

“Atención ! Utilizar solo en agua donde el niño pueda permanecer

de pie y bajo vigilancia”. (1) Edad a fijar por el fabricante.

 

_________________________________________

NOTA RELACIONADA:

Consejos sobre Seguridad en Juguetes

_________________________________________

FUENTE:

PROTECTORA, Asociación de Defensa del Consumidor

1/8/12 Por Mario N. Vadillo

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

Formulario de Reclamo: Dar de Baja Televisión por Cable o Satélital. Telefonía Celular, Internet, Alarmas, Emergencias Médicas y otras Suscripciones. Con o sin Deuda

Si Ud. se decidió a dar de baja del servicio de TV por Cable o …