Inicio / Consumo Sustentable / CASA ECOLOGICA: UN OBJETIVO DIFICIL

CASA ECOLOGICA: UN OBJETIVO DIFICIL

PROTECTORA: ASOCIACION DE DEFENSA AL CONSUMIDOR INFORMA

New YORK REGION ( The New York Times ).- Para ilustrar sobre la confusa naturaleza de la edificación verde o ecológica, Lindsay Suter prefiere comenzar con una pregunta: entre una aislación de piedra y una de espuma sintética, ¿cuál de las dos es verde? Por supuesto, la respuesta inmediata será «la piedra es un producto natural», explica sin dudar este arquitecto de Connecticut, profesor en la Facultad de Arquitectura de Yale.

«Pero debe tenerse en cuenta el contexto y la visión global», precisa. Por supuesto, la aislación sintética puede ser un derivado del petróleo, pero la piedra tal vez sea mármol brasileño envejecido en cuyo transporte se utilizó una gran cantidad de combustible. La sintética recompensará la inversión con su desempeño durante años soportando temporadas tórridas y gélidas. ¿Es perfecta? No. ¿Es la piedra perfecta? Tampoco. «Pero en muchos casos éstos son algunos de los tratos que hacemos con el demonio.»

El mundo de la construcción ecológica está repleto de ese tipo de concesiones. En la región al igual que en el resto del país la construcción verde está en auge, pero abunda un desordenado cúmulo de normativas y filosofías capaces de frustrar al propietario más intrépido.

«Se genera, también, una brecha entre los productos, la disponibilidad y el conocimiento necesario, lo que impide usarlos adecuadamente», dice Stephen R. Kellert, profesor de Ecología Social de la Yale School of Forestry & Environmental Studies y socio de Environmental Capital Partners, empresa privada inversora en industrias ecologistas.

Otros expertos les aconsejan a los propietarios que se concentren en lo fundamental, esto es reconocer que un hogar verde es una manera de utilizar menos energía.

«El consumo de energía es lo más importante -comenta Suter-. Lo primero es no desperdiciar energía. Luego decidir las necesidades reales. ¿Una pareja sin hijos realmente necesita una casa de 370 metros cuadrados?», pregunta.

Curt Johnson y su esposa, Nancy, clientes de Suter, utilizaron el programa estatal de descuentos y préstamos de Connecticut para comprar paneles solares de techo y colocaron otros elementos que ayudan a calefaccionar o refrigerar la casa, entre ellos la ubicación especial de las ventanas. Los paneles exteriores son una combinación de concreto y madera diseñados para que duren 50 años. Los toilettes utilizan agua de lluvia almacenada en una cisterna, y es más verde colocar tuberías de polietileno y no de cobre. Elementos como puertas y pisos se compran en corralones de demoliciones. «Todo esto demandó mucho tiempo, energía y horas de insomnio», recordó Nancy Johnson.

No es fácil encontrar hipermercados de materiales que vendan insumos de construcción verdes , por lo que algunos contratistas abrieron el propio.

«La publicidad y el marketing confunden al consumidor», afirma Robert Wisniewski, asesor técnico senior de MaGrann Associates, firma asesora sobre construcción ecológica de Nueva Jersey que trabaja con Rey Montalvo, especialista en utilización de energía, que desea reducir el consumo de su propia casa en un 70 por ciento. Para eso utilizó una aislación reciclada de fibra de algodón y modificó la ubicación de las ventanas. En parte lo hace para que sea más saludable, por lo que instaló un sistema de filtrado de partículas del aire y uno de ventilación que cada tres horas reemplaza el aire de la casa con aire del exterior. También decidió utilizar elementos verdes para sus pisos como bambú.

Como muchos otros, Montalvo descubrió que la industria posee un desconocimiento de las técnicas ecológicas.

«Cuando traté con contratistas para que hicieran el trabajo, la primera sensación fue de frustración ya que terminé enseñándoles cómo hacerlo», afirma.

Es una batalla cuesta arriba no sólo al capacitar subcontratistas, sino también para convencer a los compradores que deben gastar unos miles de dólares más en equipos que optimicen el consumo de la energía.

«Es muy apabullante, no tienen idea de lo que pueden hacer,» comenta Ray Beeler, vicepresidente de su área refiriéndose a los dueños interesados en la ecología.

«Confían en sus arquitectos para que les indiquen las alternativas existentes. Pero muchos de ellos tienen una brecha en su conocimiento. No se trata únicamente de cierto equipamiento o de adoptar el sistema geotermal -afirma-. Más bien es ver la casa como un todo.»

Sobre

Revisa También

El Rally y el daño a nuestro patrimonio

Es hora de reflexionar, evaluar perjuicios y tomar medidas para evitar los impactos negativos de …