Inicio / Consumo Sustentable / EL PAPEL DE ENVOLVER FRENTE A LAS ENFERMEDADES ACTUALES

EL PAPEL DE ENVOLVER FRENTE A LAS ENFERMEDADES ACTUALES

La OMS cataloga a México como uno de los países con «mayor riesgo de seguir incrementando su tasa de pacientes con diabetes, enfermedades del corazón y cáncer». Conozca cómo puede ayudar la industria del packaging a enfrentar estos problemas.

Al margen de las diversas acciones que puedan llevarse a cabo para solucionar dichas problemáticas, la evolución de los envases y empaques que se utilizan para los medicamentos que ayudan a combatir estas enfermedades, así como los envases y empaques que utiliza la industria alimenticia, pueden convertirse en un elemento clave para solventar el problema.

En principio: diabetes, enfermedades del corazón y cáncer son las tres principales causas de muerte en México; es decir, son graves problemas de salud pública, que tienen su origen básicamente en los hábitos que ha venido arrastrando la población en el país que tiende a concentrarse en zonas urbanas.

Así, la vida actual sigue un modelo de vida sedentario y un consumo en el que prevalecen dietas con bajo contenido nutricional y grandes cantidades de grasas, lo que dispara problemas como obesidad y sobrepeso, factores que inciden directamente en los males crónico degenerativos.

Según el secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, los mexicanos están muriéndose de enfermedades crónicas degenerativas, o estas los están dejando ciegos, amputados o ligados a una máquina para diálisis.

Apoyar nuevos hábitos de consumo

Si tres de cada 10 mexicanos tiene hipertensión; siete de cada 10 presentan obesidad y de 10 a 12 millones son diabéticos, se puede hablar de un problema más que grave, el tema es ¿cómo aportar para solucionarlo?, ¿cómo puede ayudar un empaque y/o un envase?

Datos de la Asociación Mexicana de Envase y Embalaje (AMEE) señalan que en México en los consumidores influyen de manera notable factores culturales, sociales, personales y psicológicos, siendo los factores culturales los que ejercen mayor influencia.

Así pues empaques y envases con referencias culturales tienen un mayor impacto, independientemente del mercado al que pertenezcan.

Por ejemplo, de acuerdo con la Mtra. Ma. Dolores Vidales, Profesora e Investigadora de la UAM-Azcapotzalco las exigencias de los consumidores de la tercera edad ha conducido a la necesaria modificación de los diseños de envases, volviéndose ergonómicos, más ligeros y con etiquetados eficaces.

“Un envase mal diseñado para la tercera edad puede traer consigo consecuencias fatales. Se deben considerar las enfermedades físicas que los consumidores del medicamento pudieran presentar. Por ejemplo, los problemas de la vista o deficiencias en el aparato locomotor, lo cual hace complicado el acceso al producto o lo que es peor una ingestión equivocada en la dosificación del medicamento. De igual manera, se busca que los envases sean a la vez de resistentes, ligeros para un mejor manejo.

“La elaboración de los envases además de atender los puntos antes mencionados, también deben estar atentos a los niveles de calidad en la adquisición de los materiales con los que fabricarán los envases. En este sentido, la industria farmacéutica se ha dado a la tarea de desarrollar un escrutinio minucioso para saber la naturaleza exacta del material para el envasado. En los sondeos más serios los envases se someten a varias pruebas para asegurar su condición aséptica. Las materias primas para el envase, en este caso son extremadamente cuidadas para evitar que entren en contacto con agentes contaminantes”, explica la la Mtra. Ma. Dolores Vidales.

El empaque en la industria farmacéutica

Mario Rubio, Project Manager y Consultor de InfoAmericas señala que el empaque es una parte esencial de la industria farmacéutica y tiene alcance en la manera como los medicamentos se distribuyen, transportan, exhiben y en última instancia, cómo se venden a los consumidores.

“Los tipos de empaque se pueden dividir en tres amplias categorías: empaque de cristal, botellas plásticas y empaque flexible, este último puede dividirse más detallado en sachets, blisters, pouches y tubos laminados. Varios tipos de empaque flexible también se utilizan para dispositivos médicos como catéteres, agujas, herramientas quirúrgicas y gasa. La introducción de ingredientes activos altamente especializados así como empaques innovadores de medicamentos creará una dinámica para moverse hacia un mercado maduro, en el cual los jugadores no más fuertes, pero más “adaptables” seguirán siendo competitivos”, explica Rubio.

Las innovaciones en tecnologías de envase para la industria farmacéutica (así como alimenticia) mantienen una evolución hacia mejores y eficientes formas de proteger los productos; dichas innovaciones se concentran en monitoreo de temperatura, identificación y seguimiento de mercancías a través de códigos digitales y electrónicos.

Las innovaciones en tecnologías de envase y embalaje para la industria farmacéutica tienen como principal objetivo ofrecer seguridad tanto al fabricante como al consumidor final, sobre todo en un país como México, donde, según datos de la Comisión de Salud del Senado de la República, la falsificación de medicamentos representa pérdidas de casi 700 millones de dólares anuales para la industria farmacéutica.

Por ejemplo, algunas de las nuevas tendencias que aseguran la integridad de los productos farmacéuticos y alimenticios incluyen nuevos dispositivos que detectan y protegen de cambios de temperatura al producto y el uso de tecnologías para identificación por radio frecuencia (RFID).

En los procesos normales de envío de mercancías, la temperatura ambiente puede variar en forma considerable, dichos cambios pueden ser particularmente dañinos para algunos productos farmacéuticos o de cuidado personal. Las tecnologías y materiales disponibles para regular la temperatura incluyen poliestireno expandido, uretano, esponjas de plástico avanzadas, bolsas con aire, paneles al vacío e incluso contenedores refrigerados.

Dentro de la industria farmacéutica existe un método mucho más inmediato para detectar y visualizar cambios en la temperatura de un producto. Las tintas sensibles a la temperatura en etiquetas o en superficies primarias de empaque pueden proveer confirmación visual de que la integridad del producto no ha sido alterada.

Estas tintas cambian de color, se hacen visibles o invisibles cuando ha ocurrido un cambio en temperatura que pueda dañar al producto. Una vez que las tintas no reversibles cambian de color fuera de los rangos de tolerancia, indican que el producto puede no ser apto para su consumo.

Personal de la tienda de autoservicio o el consumidor podrán detectar si el producto ha sido modificado debido a los cambios de temperatura. Estas tintas especiales pueden ser colocadas directamente en el envase primario para productos alimenticios o farmacéuticos o en alguna de las barras del código de barras estándar.

En este sentido, por ejemplo Pfizer, con el objetivo de combatir la venta de medicinas falsificadas (se estima que los laboratorios farmacéuticos pierden entre 50 y 90 millones de dólares anualmente por esta razón) y cumplir con su responsabilidad social, modificó el empaque de su producto para la disfunción eréctil, realizando una campaña de difusión que incluyó presentaciones a médicos y a medios de comunicación.

Los cambios a la caja son un holograma que califican de infalsificable, tinta en color plata y la introducción del código Braille. Además, incorporó tecnología de reciente lanzamiento en Europa aprobada por la Agencia Europea de Medicamentos (EMEA) y la Secretaría de Salud.

Apoyar al consumidor

Los avances que ha tenido la industria del empaque y embalaje sin duda pueden facilitar a que sectores como el farmacéutico y el alimenticio ofrezcan opciones a los consumidores que por ejemplo sigan un tratamiento en contra de las enfermedades crónico degenerativas.

Asimismo, de acuerdo con José Martínez, director para Latinoamérica del Packaging Machinery Manufacturers Institute (PMMI) los consumidores siguen una tendencia importante, no sólo en México, sino a nivel mundial, en el sentido de adquirir productos naturales, de salud, belleza y cosmética, así como de alimentos.

Este “nuevo consumidor se determina bajo el acrónimo de LOHAS (Lifestyles of Health and Sustainability), es decir un consumidor que va a pedir productos que puedan ser reciclables y amigables al ambiente, pero además que le den salud.

 

Sobre

Revisa También

Protectora te invita a: «Tener o no tener»

Tener o no tener. Y, si probamos en revisar nuestra relación con las cosas, nos …