Inicio / Consumo Sustentable / FLORECE UN NEGOCIO POR CRISIS Y TRANSITO: VENTA DE BICICLETAS

FLORECE UN NEGOCIO POR CRISIS Y TRANSITO: VENTA DE BICICLETAS

Protectora: Asociación de Defensa al Consumidor informa:

Ambito Financiero: Un paseo en bicicleta hasta hace sólo unos meses era una actividad recreativa, elegida por muchos como una buena práctica para ejercitar el cuerpo. Hoy la tendencia cambió; en las calles hay cada vez más ciclistas que utilizan este vehículo como un económico medio de transporte.

En el microcentro se ven jóvenes ciclistas de entre 18 y 35 años que utilizan sus bicicletas para ir a la facultad y a sus trabajos alivianando de forma notable los gastos en viáticos. Además, el caos de tránsito del microcentro, donde un viaje de 30 minutos puede convertirse en un infierno de más de una hora en auto o en colectivo, es otra de las principales causas que han provocado el aumento de la utilización de bicicletas.

Así lo refleja Fernando Ferreti, titular de la firma Bicicletería Espíndola, quien confiesa: «No nos vemos afectados por la crisis financiera; las ventas fueron muy buenas, con mucha demanda en estos últimos meses». Según estimaciones de los comerciantes, la demanda aumentó más de 20%.

Asimismo, los trabajadores de deliveries, mensajería y cadetería han suplantado las motos por bicicletas. Los negocios de este rubro afirman que en los últimos meses ha crecido la cantidad de clientes que llevan sus viejas bicicletas para realizar un mantenimiento. Sacan a relucir, de entre el polvo, aquella vieja bicicleta que con una mínima inversión servirá para minimizar los gastos en medios de transporte. Oscar Salomón, de la Bicicletería Balcarce, especialista en arreglos y mantenimiento de rodados, comentó que en esta temporada los arreglos «han crecido 25% más que en el primer semestre del año», a pesar de la crisis financiera que golpea la economía de todo el mundo.

Por su parte, ante este nuevo fenómeno, Leonardo Cacciol, de la firma Nodari, afirma que en los últimos meses ha aumentado la demanda de bicicletas para uso laboral. Con la característica de que «50% de los clientes viene en busca de bicicletas económicas o usadas, prefiere modelos sencillos que no llamen la atención por miedo a los robos». Además, comentó que de mitad de año en adelante han sido un «furor» los arreglos básicos y rápidos en biciletas para uso laboral.

Ante la situación de inseguridad que en los últimos meses castiga a la Ciudad de Buenos Aires, surgen con más fuerza las «bicicletas plegables». Rodados portátiles que se pliegan por la mitad a un tamaño muy compacto capaz de caber debajo de un asiento de tren o colectivo. Diego Qbiria, de la firma Canaglia, afirmó: «En este último mes vendimos tres de estos modelos, a oficinistas, por su practicidad». Por su parte, ha surgido una nueva moda entre los trabajadores que han optado por llevar ropa y calzado cómodo para el viaje en una mochila, y luego cambiarla por una vestimenta más elegante apta para el ámbito laboral.

A nivel mundial, el fenómeno de ciclistas no es nuevo, invaden las calles de Europa, incentivados por el aumento en el combustible, por las preocupaciones ecológicas y por la crisis económica. En varias ciudades funcionanprogramas de alquiler, sistemaconocido como «Bicing», el cual se trata de estaciones de préstamo de bicicletas que permiten tomar un rodado en un lugar, usarlo para llegar a un destino y luego dejarlo en otra terminal.

Es común ver en ciudades como París, Amsterdam o Berlín profesionales impecablemente vestidos, movilizándose en sus bicicletas. Nuestro país parece querer imitar esta costumbre.

El primer paso ya se ha dado a través de la promulgación de la Ley 2.586 de transporte público de bicicletas, promovida por el legislador Pablo Faide el año pasado. Aún queda cómo resolver la convivencia armónica entre las bicicletas, el tránsito de la Ciudad y la seguridad para los ciclistas.

La opción parece más que tentadora para el mercado, los costos se reducen notablemente, se mejora la salud y se contamina menos el medio ambiente. Además, «el mantenimiento que se necesita para una bicicleta es ínfimo, como máximo se gastan $ 200 anuales para tener la bicicleta óptima», afirmó Fernando Ferrati. Mientras que el gasto mínimo en transporte público -contemplando el viaje de ida y vuelta, tomando un precio estimado en $ 2 por díaes de $ 528 anuales.

Nota Relacionada en este link http://www.protectora.org.ar/?p=352

Sobre

Revisa También

El Rally y el daño a nuestro patrimonio

Es hora de reflexionar, evaluar perjuicios y tomar medidas para evitar los impactos negativos de …