Inicio / Consumo Sustentable / SOLO EN OCHO PROVINCIAS REPARTEN LAMPARAS DE BAJO CONSUMO

SOLO EN OCHO PROVINCIAS REPARTEN LAMPARAS DE BAJO CONSUMO

Enmarcado en el nuevo programa de uso racional eléctrico, presentado el 22 de diciembre pasado, el reemplazo de lámparas incandescentes por focos de mejor rendimiento fue, junto a la regulación de temperatura en aires acondicionados y el cambio de huso horario, la apuesta más fuerte del Gobierno para intentar morigerar la curva ascendente del consumo eléctrico hogareño.

Hoy, a más de un semestre de su inicio, se repartieron en todo el país poco más de 2.400.000 lámparas, menos de la mitad de lo pretendido por el Ministerio de Planificación, que pensaba llegar a fines de 2008 con entre 5 y 6 millones entregadas.

Pero el dato más llamativo que se desprende de un sondeo nacional al que accedió El Cronista es que, a la fecha, sólo ocho de las veintitrés provincias argentinas que se comprometieron con la política de ahorro iniciaron el reparto.

Del total de focos, el 82% (1.965.000) corresponde a material distribuido en Buenos Aires (1.800.000); Córdoba (126 mil) y Santa Fe (40 mil), donde se concentran más de 70% de los usuarios de energía eléctrica, alcanzando el 83% del consumo nacional.

En el reparto, le siguieron Mendoza (38 mil); Entre Ríos (30 mil); Tucumán y Salta (31 mil cada una) y Río Negro (25 mil). Los otros 16 estados del Interior, aún se preparan para empezar.

“Hubo falta de organización. Las eléctricas no dan abasto con su personal para llevar las lámparas, además, en zonas marginales tienen que entregar más de dos (lo que establece el decreto 140) porque sino no los dejan salir”, explicó el vocero de una distribuidora del interior.

Otras fuentes, en cambio, aseguran que el retraso en las entregas es forzado por dos motivos: no hay lámparas suficientes y los envíos desde Buenos Aires al interior se realizan de manera muy esporádica, aunque el mercado estime ventas promedio superiores a 2007, como consecuencia del mayor acercamiento del público al producto.

En esferas oficiales, en tanto, los números que realmente pesan son los de Capital Federal, Gran Buenos Aires y La Plata, distritos que consumen el 48% de la electricidad nacional.

A esas zonas se destinó el principal esfuerzo, aunque todavía hay partidos de alta densidad poblacional, como La Matanza, donde se repartieron alrededor de 100 mil lámparas, lo que equivale a sólo un 5% de los usuarios.

Actualmente, y según la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica (Adeera), el 33% de la demanda nacional es residencial, y del total de energía consumida en hogares, el 32% se debe a la iluminación artificial.

En la Secretaría comandada por Daniel Cameron aseguran que alcanzarán la meta de un 7% de ahorro nacional recién en 2010, cuando deberían estar entregadas 20 millones más de lámparas.

Por el momento, la reducción del gasto hogareño no se refleja en la estadística oficial: según Cammesa, en comparación con 2007, en lo que va del año el consumo eléctrico domiciliario creció un 5%.

Ventas en ascenso

Las prospecciones de la industria luminotécnica son más auspiciosas que el año pasado: según informaron a este diario desde las principales marcas que comercializan focos bajo consumo importados (en su gran mayoría de China), las ventas esperadas para 2008 se estiman en algo más de 25 millones, 10 más que en 2007.

Sobre

Revisa También

El Rally y el daño a nuestro patrimonio

Es hora de reflexionar, evaluar perjuicios y tomar medidas para evitar los impactos negativos de …