Inicio / Consumo Sustentable / USARAN FONDOS DE CASTIGOS PARA CAMBIAR LAMPARAS DE BAJO CONSUMO

USARAN FONDOS DE CASTIGOS PARA CAMBIAR LAMPARAS DE BAJO CONSUMO

A pesar de que, como adelantó El Cronista Comercial la semana pasada, el reemplazo de lámparas no completó aún ni la mitad del objetivo planteado para este año (entre 5 y 6 millones entregadas), el Gobierno avanza en la compra del segundo embarque de luminarias bajo consumo importadas.

A través de la resolución 420, publicada días antes del reciente aumento de tarifas, la Secretaría de Energía depositó en Cammesa –empresa que administra el mercado mayorista eléctrico– la responsabilidad de adquirir “entre 15 y 20 millones de unidades” de lámparas fluorescentes bajo consumo.

El dinero para costearlas saldría, indirectamente, del bolsillo de aquellos usuarios que no lograron consumir menos energía y padecieron los castigos del Programa de Uso Racional de la Energía Eléctrica (Puree).

“El gasto que demande la presente medida será afrontado por los fondos recaudados a través de la aplicación de incentivos y cargos adicionales por excedentes de consumo”, señala la resolución.

Pero uno de los problemas radica en que esos fondos no están aún poder de Cammesa: hasta poco antes del aumento tarifario, las distribuidoras nacionales (Edenor, Edesur y Edelap) retenían la diferencia económica entre lo recaudado por premios y castigos como compensación por el retraso en el ajuste, dinero que debían devolver una vez que saliera la Revisión Tarifaria Integral (RTI).

“Todavía no nos manifestaron ni formal ni informalmente la necesidad de que depositemos esos montos”, aseguraron fuentes de las distribuidoras, sector que compró casi 2 millones de lámparas con fondos de su propia caja que todavía no fueron devueltos por el Gobierno.

Además, en el hipotético caso de que el Estado exigiera el reintegro del “préstamo”, no está claro cuál sería la ingeniería de la devolución, ya que las empresas no están en condiciones de devolver en un solo pago lo que se les otorgó en carácter de compensación por mayores costos.

Expertos que intervinieron en la adquisición de las luminarias a principios de año explicaron a este diario que “la plata de los castigos no va alcanzar para comprar tanta cantidad”.

Es que ni el valor de las luminarias ni la recaudación actual del Puree facilitan la operación. En enero, el precio por unidad para el recambio fue de $ 6,90; en cambio hoy, el encarecimiento de los fletes para la importación llevaron las lámparas a más de $ 9. Es decir que, para cubrir el total asignado a Cammesa se necesitarían cerca de $ 180 millones, mucho más de lo que se obtiene en promedio por las penalidades, que a julio pasado computaban, en dinero, $ 34,5 millones ($ 15 millones menos que en julio de 2007).

¿De dónde provendrá entonces el resto del financiamiento? Según pudo saber El Cronista, en diferentes despachos contemplan la posibilidad de reasignar partidas del presupuesto para cubrir la diferencia, considerando además que la deuda que Cammesa mantiene con los generadores –ya asciende a U$S 14 mil millones–, no le da margen de maniobra para utilizar fondos propios para otro fin que no sea cubrir ese rojo.

Sobre

Revisa También

El Rally y el daño a nuestro patrimonio

Es hora de reflexionar, evaluar perjuicios y tomar medidas para evitar los impactos negativos de …