Inicio / Notas de Prensa a Protectora / Alquilar y sufrir

Alquilar y sufrir

El titular de la Cámara Inmobiliaria de Mendoza, Roberto Irrera, considera con esta iniciativa los que pagan menos alquiler ahora terminarán pagando mucho más . En tanto que  desde  ONG Protectora, Mario Vadillo  afirma  que esta ley  no llega a tomar del todo la problemática real que sufre el inquilino    

 

Cerca de 6,5 millones de argentinos viven en casas o departamentos alquilados. Sin una normativa clara al respecto, en la mayoría de los casos deben pagar aumentos muy superiores al de la inflación cuando tienen que renovar el contrato o la cuota del alquiler, entre otros problemas.

 

El proyecto que se aprobó en noviembre del año pasado en el Senado para modificar el Código Civil y Comercial y regular el precio de los alquileres, ahora se discute en Diputados, donde el oficialismo plantea modificaciones al proyecto original. El proyecto fue redactado por una serie de organizaciones que forman parte del Frente de Inquilinos Nacional e impulsado por senadores del Frente para la Victoria.

 

Entre los puntos clave que plantea la iniciativa, figuran ampliar de dos a tres años el plazo mínimo de los contratos de alquiler y que las subas semestrales que comenzaron a aplicar las inmobiliarias el último año, pasen a ser anuales. Además, establece que los aumentos sean medidos en base a índices inflacionarios, de esta manera, prevé una “actualización” de los valores anuales de los alquileres, según un índice ponderado que elaborará el INDEC en base a la evolución de los Índices de Precios al Consumidor (IPC) y el Coeficiente de Variación Salarial (CVS), promediados en partes iguales.

 

Por su parte, el oficialismo plantea que los aumentos sean anuales, pero sólo para los alquileres que no superen las 840 unidades UVA que es la medida que se usa para los créditos hipotecarios, esto equivale a $15.657. En tanto, también proponen dejar el plazo mínimo de contrato en dos años, y no llevarlo a tres como aprobaron los senadores.

 

 

Ante el avance del proyecto, dialogamos con el presidente de la Cámara Inmobiliaria de Mendoza, José  Roberto Irrera, quien opinó al respecto: “El lunes pasado nos reunimos en la Cámara Inmobiliaria para tratar este tema, porque la realidad de Buenos Aires no es la de las provincias. La provincia puede adherirse o no, lo que diferiría entre Buenos Aires y nosotros con la ley es el tema de la indexación por contrato que habría que derogar, la Ley de Convertibilidad, y la Ley de Emergencia Locativa que deberían derogarla para que realmente se aplique lo que ellos establecen”.

 

Actualmente, según los inmobiliarios, en nuestra provincia el 60% de las propiedades destinadas a alquilar son administradas por inmobiliarias, el restante 40% por sus propios dueños. Por ello, Irrera considera que el cambio en la modalidad del aumento, va a traer más problemas para los propietarios que realicen los aumentos de manera personal, “van a hacer cualquier incremento”. “Es más honesto lo que se está aplicando hoy, que realmente llevarlo por lo que ellos piensan. Sinceramente porque conforme a esos índices, los que pagan menos alquiler van a terminar pagando más que los que pagan más ahora”, señaló y agregó: “Nosotros veníamos haciendo un ajuste del 25% al 30% al año y si tomas en cuenta lo que fue la inflación desde el año pasado y hasta enero de este año, fue más del 40%”.

 

Sin embargo, no se descarta que algunos contratos han  tenido actualizaciones cercanas al 50%. Por ello, ante estos casos, señala que todos aquellos que deseen asesorarse y denunciar abusos lo pueden hacer en el Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios.

 

Por otro lado, el abogado Mario Vadillo, titular de Asociación Protectora en defensa del Consumidor, también dialogó con El Ciudadano y opinó que “con el tema de las viviendas y el déficit que hay, los inquilinos tienen una gran necesidad de vivienda y carecen de toda posibilidad de negociar, esta ley entonces lo que hace es ponerle un tope a la inmobiliaria”. Sin embargo, aclara que este proyecto adolece de los mismos defectos que tuvieron otras medidas similares, “en el sentido que no terminan con el abuso, porque siempre por parte del gobierno se tiene miedo de que si la ley es muy severa, los propietarios van a retirar los inmuebles de alquiler”, expresó Vadillo.

 

El titular de la ONG manifestó uno de los principales problemas que reclaman los inquilinos en Mendoza tiene que ver con la renovación del contrato. “Porque tiene que enfrentar nuevamente la comisión a la inmobiliaria, gastos de sellado, como también tiene que afrontar actualizaciones de precios que a veces son abusivos. A algunos que han llegado a denunciar en la ONG, que les quieren cobrar un 15% en el primer año y 15% en el segundo, mientras que la inflación de este año según el Gobierno iba a ser menor al 20%”.

 

Otros puntos importantes que establece la ley, señala que los impuestos que gravan la propiedad y las expensas extraordinarias estarán a exclusivo cargo del propietario. Además, sobre el mes de depósito, plantea que se reintegra al momento de entregar la llave, pero actualizado a un valor equivalente al último mes de alquiler. Vadillo manifiesta que “el problema es que pasan tal vez dos períodos y los inquilinos señalan que o no te lo quieren devolver o te lo quieren devolver a valor histórico, y eso es mentira. Te lo tienen que devolver al valor que se lo recibieron”. En tanto que Irrera, explicó: “Hasta la Ley 23.091 que establecía que se debe pagar un mes de depósito por cada año de locación. Pero ahora se cobra un mes de depósito, mes de honorarios y mes de alquiler”.

 

Por último, el proyecto determina que la comisión inmobiliaria no deberán superar al monto equivalente a un mes de alquiler. Al respecto, Vadillo destacó que el “mayor abuso” que se comete con los inquilinos es el pago de la comisión inmobiliaria, “porque es contratada por el propietario para dar un servicio y poner en oferta la propiedad, ese servicio lo contrata para su comodidad y le transfiere todo el costo al inquilino. A la inmobiliaria le conviene porque en definitiva si el inquilino no quiere, no se lo alquila”. Por su parte, Irrera opinó que “lo deberían pagar los dos, dueño e inquilino” porque aclara: “A los dos les estamos cumpliendo un servicio”. Mariela Loncharich.

 

PAGAR UN ALQUILER SE LLEVA HASTA EL 45% DEL SUELDO

 

 

La falta de viviendas y la especulación inmobiliaria lleva al aumento desmedido de los alquileres en Mendoza. Si sumamos los costos tras los tarifazos por los servicios que utiliza más de la mitad de la población trabajadora, se va más de medio sueldo. Además, con lo restante, hay que tener en cuenta los costos para alimentarse y la ropa o el calzado.

 

El monto por una vivienda de una habitación, comedor, baño y cochera, ronda al menos los $5.500, de acuerdo a los portales inmobiliarios. Claro que hay opciones más baratas y otras más caras según el tipo de vivienda y la zona. Por otro lado, según las estadísticas publicadas por el INDEC, un trabajador mendocino del sector privado registrado gana en promedio $16.516 netos. Aunque el salario promedio de Mendoza es ese, hay algunos sectores que tienen ingresos más bajos.

 

Al cruzar ambos números, el número supera  el 30% de la remuneración que se destina a este fin.  El alquiler de un departamento para vivir absorbe entre el 33% y el 45% del sueldo promedio en Mendoza y puede llegar hasta el 75% de un salario promedio si se suman las expensas, si la propiedad en cuestión es más grande o se trata de una casa.

 

http://www.ciudadanodiario.com.ar/nota/2017-5-29-18-23-0-alquilar-y-sufrir

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

La ONG Protectora denunció sobreprecios en el gas en garrafa

La organización no gubernamental Protectora presentó en las direcciones de Defensa del Consumidor y de …