Inicio / Notas de Prensa a Protectora / Inquilinos que paguen Ganancias tendrán que pedir factura

Inquilinos que paguen Ganancias tendrán que pedir factura

Ampliar imagenAlquiler new (01)
Ampliar imagenAlquiler new (02)

Por: Melisa Stopansky

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) abre una posibilidad de ahorro y beneficios a los contribuyentes que paguen ganancias, que alquilen una vivienda para el uso habitacional y que no posean propiedades. Lo que para los locatarios es una ventaja, para los locadores representará la obligación de tener que “blanquear” su actividad. Si bien las inmobiliarias y los propietarios de las casas deben a emitir factura, como en cualquier negocio, en la práctica no lo hacen. El Sol consultó a referentes del sector inmobiliario e impositivo acerca del impacto de la medida.

El anuncio despertó un gran interés en aquellas personas que para acceder a la vivienda pagan una renta mensual. Las consultas llegan a los estudios contables tributarios como al del reconocido profesional Carlos Alberto Schestakow, donde básicamente son los empleadores los que llevan sus inquietudes sobre cómo hacer las retenciones.

Schestakow explicó que indefectiblemente tendrá que darse un “sinceramiento” en el sector inmobiliario para que el que alquila goce del ahorro del 40% de lo que gasta en vivienda.

Tradicionalmente en estas operatorias, el propietario no emite factura, sino que al comienzo de la relación contractual se le hace firmar pagarés al inquilino y al mes cancelado se lo destruye. Sin embargo, es obligatorio extender el comprobante de la operación como en cualquier actividad comercial.

“El propietario debe inscribirse en la AFIP y su categoría quedará establecida en base a la cantidad de propiedades y si además tiene otra actividad. Pero es algo que debe empezar a normalizarse y esta modalidad apunta a eso”, explicó el tributarista.

Los inquilinos empezarán a exigir comprobante de pago porque tendrán un beneficio económico.

“Este sistema va a servir para los contribuyentes en relación de dependencia, que van a poder ahorrar hasta $4.333 mensuales y hasta 51.967 anuales por el pago del alquiler”, subrayó.

Desde el sector inmobiliario la disposición no fue tan bien recibida, ya que consideran que significará un conflicto entre los locadores y los locatarios.

Así lo consideró Miguel Astorga, presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios, quien advirtió que “la medida debería estar orientada a proteger al más débil en esta relación comercial, que es el inquilino, pero en realidad lo que están buscando es que el propietario pague el impuesto”. Y añadió, “en lugar de poner los inspectores para que los locadores paguen los tributos, ponen al inquilino a exigir la factura“.

“En esto vemos el peligro de que se genere un conflicto entre el propietario y el inquilino, que puede derivar o en un aumento del alquiler o en la extinción de la relación contractual”, opinó.

Astorga graficó algunas de las situaciones que se dan en la relación locatario y locador: “Muchas veces hay una sucesión de por medio o el bien no está a nombre de quien alquila y por eso, se da la situación de informalidad que hace difícil que la actividad quede registrada por el AFIP. Creo que es una idea que hay que ver qué resultados dará en el mediando plazo”.

La factura es obligatoria

Mario Vadillo, referente de la Asociación de Defensa al Consumidor Protectora, indicó que a partir de ahora las inmobiliarias tendrán que transparentar el precio del alquiler del inmueble, más el impuesto al valor agregado “que hoy se lo está comiendo el propietario y no lo está trasladando al fisco”.

El abogado explicó a El Sol que tanto la inmobiliaria como el locador tienen la obligación de emitir el comprobante de pago y sino “está la posibilidad de hacer la respectiva denuncia ante el AFIP”.

Por último, Vadillo opinó: “En la medida en que el Gobierno amplíe la base monetaria a otros sectores, van a ir bajando los impuestos al consumo, que son los más injustos“.

Quiénes pueden acceder al beneficio

Con la última modificación del impuesto a las ganancias, el beneficio alcanza a los asalariados solteros que cobren desde $27.934 brutos mensuales y los casados con hijos con ingresos a partir de los 36.953 brutos. Las deducciones se hacen al cabo del cierre del año y tienen un impacto directo en el sueldo de enero del período siguiente a la presentación de la declaración jurada.

En tanto, el formulario para hacer la operatoria podría estar disponible en la página del AFIP en los próximos días.

 

 

Permalink: http://www.elsol.com.ar/nota/294365

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

Exigen que el boleto vuelva a ser el comprobante para pasajeros de omnibus

Es debido a los conflictos a bordo de los colectivos. La ONG Protectora, representada por …