Inicio / Notas de Prensa a Protectora / PAMI: más de 100 abuelos mendocinos están sin internación domiciliaria y su condición es grave

PAMI: más de 100 abuelos mendocinos están sin internación domiciliaria y su condición es grave

Desde el 1 de marzo, el instituto de Servicios Médicos Ambulatorios (SEMA), el único prestador de PAMI que brinda el servicio médico ambulatorio, no recibe a los nuevos pacientes que requieren la internación domiciliaria. De esta manera son entre 100 y 150 los abuelos que no pueden acceder a la atención médica en el entorno familiar y que, por su condición crónica sumado a la avanzada edad e invalidez, la situación incide negativamente en su derecho a morir con dignidad. En otros casos, el problema es mucho más grave porque los pacientes que aún no están en la fase terminal corren riesgo de vida por la exposición de infecciones dentro del mismo centro sanitario.

Cuando estos 150 pacientes dejan de ser un número y son reconocidos con nombre y apellido, el tema cobra dimensiones sociales y familiares que se vuelven desesperantes, como el caso de Oscar Marino González de 75 años, enfermo del mal de Parkinson.

Hace dos semanas que nadie lo viene a ver, está postrado y se le está produciendo una infección en las vías urinarias. Permanentemente le estamos sacando la mucosidad, pero no somos médicos ni enfermeros“, contó Daniel González, su hijo en diálogo con El Sol.

González indicó que intentaron internarlo en el Hospital Central pero no lo recibieron y ya no saben dónde recurrir para que su padre no fallezca por no recibir los cuidados necesarios.

El médico me dijo `dejálo así, dejálo que se muera´, yo quería golpearlo ¿Cómo nos pueden afirmar que lo abandonemos de esta forma? Mañana vamos a ir al PAMI y no me voy a ir sin una respuesta“, denunció.

Otra historia similar es el de la señora María Soria (80), quien además de sufrir un cáncer de mama avanzado tuvo un Accidente Cerebro Vascular.

“Están dejando morir a mi mamá. Ella hoy no se quiso levantar de la cama. He hablado con todo el mundo para que vengan los médicos a atenderla, pero me responden que el problema está en Buenos Aires, que no se soluciona con el PAMI de acá“, dijo Claudia Bustos.

Por su parte, Orlando Vera (75) contó el calvario que vive en carne propia al ser un enfermo de EPOC avanzado y no poder ir por sus propios medios a una consulta médica.

Hace mucho tiempo que no puedo salir de mi casa. No puedo caminar por la insuficiencia respiratoria, necesito un respirador permanente porque me quedo sin aire y no puedo hacer nada“, contó con gran impotencia.

El cuadro de Orlando no sólo es delicado por la EPOC, sino por las consecuencias que le trajo la dolencia en otros órganos del cuerpo, además del sistema respiratorio.

Necesito asistencia médica porque tengo problemas en el corazón y en los riñones, no es solamente la dificultad respiratoria. Lo único que me dio el PAMI fue un respirador“, concluyó.

Los distintos casos, algunos planteados hasta aquí, llegaron a la Organización Civil de Defensa al Consumidor Protectora que formalizará un amparo colectivo en la Justicia Federal.

José Luis Ramón, abogado e integrante de la ong, anticipó que presentarán una acción colectiva “por todas las víctimas que quedan rehenes del sistema de PAMI”.

“La gente no tiene elección, si la obra social no le abona al privado es un problema entre dos partes, por el cual los pacientes no deberían verse afectados de existir otras opciones”, indicó.

 

La explicación del PAMI

Desde el ámbito de la obra social indicaron que no se realizaron pagos a la prestadora porque se resolvió auditar algunas facturaciones del año pasado. Pero el trámite se dilató y más ahora, frente a la salida de Carlos Regazzoni, producida hace apenas una semana.

Si bien desde el SEMA se aclaró que siguen atendiendo a los 2.000 abuelos que están dentro del sistema, el PAMI contrajo una abultada deuda desde noviembre que, de no pagarla, estos pacientes tendrán que ser absorbidos por el sistema público de la provincia, generando un problema sanitario muy grave a escala local.

 

Permalink: http://www.elsol.com.ar/nota/298403

Desde el 1 de marzo, el instituto de Servicios Médicos Ambulatorios (SEMA), el único prestador de PAMI que brinda el servicio médico ambulatorio, no recibe a los nuevos pacientes que requieren la internación domiciliaria. De esta manera son entre 100 y 150 los abuelos que no pueden acceder a la atención médica en el entorno familiar y que, por su condición crónica sumado a la avanzada edad e invalidez, la situación incide negativamente en su derecho a morir con dignidad. En otros casos, el problema es mucho más grave porque los pacientes que aún no están en la fase terminal corren riesgo de vida por la exposición de infecciones dentro del mismo centro sanitario.

Cuando estos 150 pacientes dejan de ser un número y son reconocidos con nombre y apellido, el tema cobra dimensiones sociales y familiares que se vuelven desesperantes, como el caso de Oscar Marino González de 75 años, enfermo del mal de Parkinson.

Hace dos semanas que nadie lo viene a ver, está postrado y se le está produciendo una infección en las vías urinarias. Permanentemente le estamos sacando la mucosidad, pero no somos médicos ni enfermeros“, contó Daniel González, su hijo en diálogo con El Sol.

González indicó que intentaron internarlo en el Hospital Central pero no lo recibieron y ya no saben dónde recurrir para que su padre no fallezca por no recibir los cuidados necesarios.

El médico me dijo `dejálo así, dejálo que se muera´, yo quería golpearlo ¿Cómo nos pueden afirmar que lo abandonemos de esta forma? Mañana vamos a ir al PAMI y no me voy a ir sin una respuesta“, denunció.

Otra historia similar es el de la señora María Soria (80), quien además de sufrir un cáncer de mama avanzado tuvo un Accidente Cerebro Vascular.

“Están dejando morir a mi mamá. Ella hoy no se quiso levantar de la cama. He hablado con todo el mundo para que vengan los médicos a atenderla, pero me responden que el problema está en Buenos Aires, que no se soluciona con el PAMI de acá“, dijo Claudia Bustos.

Por su parte, Orlando Vera (75) contó el calvario que vive en carne propia al ser un enfermo de EPOC avanzado y no poder ir por sus propios medios a una consulta médica.

Hace mucho tiempo que no puedo salir de mi casa. No puedo caminar por la insuficiencia respiratoria, necesito un respirador permanente porque me quedo sin aire y no puedo hacer nada“, contó con gran impotencia.

El cuadro de Orlando no sólo es delicado por la EPOC, sino por las consecuencias que le trajo la dolencia en otros órganos del cuerpo, además del sistema respiratorio.

Necesito asistencia médica porque tengo problemas en el corazón y en los riñones, no es solamente la dificultad respiratoria. Lo único que me dio el PAMI fue un respirador“, concluyó.

Los distintos casos, algunos planteados hasta aquí, llegaron a la Organización Civil de Defensa al Consumidor Protectora que formalizará un amparo colectivo en la Justicia Federal.

José Luis Ramón, abogado e integrante de la ong, anticipó que presentarán una acción colectiva “por todas las víctimas que quedan rehenes del sistema de PAMI”.

“La gente no tiene elección, si la obra social no le abona al privado es un problema entre dos partes, por el cual los pacientes no deberían verse afectados de existir otras opciones”, indicó.

 

La explicación del PAMI

Desde el ámbito de la obra social indicaron que no se realizaron pagos a la prestadora porque se resolvió auditar algunas facturaciones del año pasado. Pero el trámite se dilató y más ahora, frente a la salida de Carlos Regazzoni, producida hace apenas una semana.

Si bien desde el SEMA se aclaró que siguen atendiendo a los 2.000 abuelos que están dentro del sistema, el PAMI contrajo una abultada deuda desde noviembre que, de no pagarla, estos pacientes tendrán que ser absorbidos por el sistema público de la provincia, generando un problema sanitario muy grave a escala local.

Permalink: http://www.elsol.com.ar/nota/298403

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

Exigen que el boleto vuelva a ser el comprobante para pasajeros de omnibus

Es debido a los conflictos a bordo de los colectivos. La ONG Protectora, representada por …