Inicio / Acciones y Campañas de la Asociación / Boicot a la “Compra de Cebollas” “NO COMPRES”

Boicot a la “Compra de Cebollas” “NO COMPRES”

65785_338x198_0641208001383523873Boicot a la “Compra de Cebollas”

Para bajar los Aumentos “Descontrolados y Especuladores” en los precios.

BOICOT: Como forma de evitar el abuso que se esta cometiendo contra los consumidores argentinos, las Asociaciones de Defensa al Consumidor sugieren un BOICOT contra EL AUMENTO DE DESCONTROLADOS Y ESPECULADORES

11193392_10207394555208907_3930143721002586674_n Ya probado el boicot cuando fue el aumento: del pescado, de la carne este año y del tomate el año pasado.

Volvemos a sugerir que, NADA DE COMPRA DE CEBOLLAS

” 0 ” (CERO COMPRA). NADA.

boicot_portadaMOTIVOS: Las asociaciones de consumidores deben alertar, educar y proteger a los consumidores.

El precio dio un primer salto en julio de $ 20 a $ 30 y ahora registró otro más hasta llegar en algunos casos a superar los $ 40 por kilo.

En la Argentina, vivimos sufriendo las graves consecuencias que producen los irracionales aumentos de precios, que tienen consecuencias nefastas en los sectores de medios y bajos recursos. Nuestro país sufre de formaciones de precio producido por grandes conglomerados.

El mercado de ALIMENTOS, es restringido y sensible a las estaciones y el clima. Lo que ayuda a su acaparamiento y especulación. SI uno observa las cebollas que se venden están todas brotadas, porque fueron guardadas para especular el precio.

Solo mediante acciones solidarias de los consumidores, lograremos alcanzar un crecimiento sostenible de la economía y del empleo, así como una progresión del nivel de vida en nuestro país.

Los argentinos, sufrimos todos los días abusos en los precios que pagamos por los productos y servicios que consumimos. El carnicero, sube la carne, después viene el pollo, el pescado, los fideos, la papa, hasta llegar al perejil. Siempre existe un motivo: lluvias, commodities, suba de salarios, impuestos, mayor demanda, cuellos de botella, y otros.

Los abusos en la fijación de los precios, impacta directo en la transferencia de recursos de la clase media y baja, con escaso poder de fijar sus salarios o sus ingresos sin son cuentapropistas.

Cada argentino esta expuesto a sufrir todos los días, las pequeñas luchas, que trata de sobrellevar solo. Trata de buscar el mejor precio, llama por teléfono para cotizar, camina en busca de las ofertas, restringe la compra de productos que pueda suplantar, pasa gran parte de su tiempo en esta batalla personal.

Lo que cada argentino debe cambiar es la forma de dar esta batalla contra la inflación, las batallas personales por su tamaño difícilmente puedan incidir en los costos de las Empresas o en la forma de instrumentar sus políticas el Gobierno.

Sin embargo, las Asociaciones de Defensa del Consumidor, encolumnadas bajo una misión específica, podrán dar batalla junto a millones de consumidores.

La propuesta es hacer un boicot, que tenga resultados.

Para esto se necesita identificar a grandes formadores de precios, empresas cuyo producto es indispensable e insustituible, hacen que el Gobierno difícilmente pueda imponer restricciones, porque sufriría los problemas de suministro. Aprovechando esta posición dominante, logran poder ser primeras en la cadena de formación de precios, por lo que obtienen la mayor ganancia, que se produce hasta que la escalada general de precios que ellos mismas producen, les neutraliza la ganancia, por lo que van una y otra vez, apropiándose en forma permanente de una ganancia que no responde a sus costos o eficiencia, sino solo a su voluntad.

Estas empresas en general funcionan mediante la cartelización de sus políticas de precios.

 

“USEMOS TODO NUESTRO PODER DE COMPRA CONTRA UNA EMPRESA, PARA QUE ESTO SIRVA DE DISUACIÓN PARA TODAS LAS OTRAS”

__________________________________

18/08/15  Por Mario N. Vadillo

Fuente: Protectora, Asociación de Defensa del Consumidor

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

Precios esenciales en Mendoza

A 48 hs. de su comienzo, estimamos de acuerdo a nuestros revelamientos que hubo un …