Inicio / Acciones y Campañas de la Asociación / Cómo evitar el sobreendeudamiento con tarjeta de crédito

Cómo evitar el sobreendeudamiento con tarjeta de crédito

Respecto del pago de tu resumen, evitá abonar el monto mínimo, porque te incorporarán muchos intereses.

NOTA DE LA VOZ

Hace unos días, escuché la frase: “El objetivo de los bancos es el endeudamiento de la gente, porque de esta forma la tienen cautiva”.

Si nos ponemos a analizarla, suena real. Los grandes intereses tienen el ojo puesto en engancharnos con algo, para que seamos presas fáciles.

Hace unos meses, se conoció que la deuda promedio por el uso de las tarjetas de crédito en Argentina supera los 100 mil pesos por persona.

El principal problema es que no poseemos educación financiera. No conocemos nuestros derechos ni las obligaciones que generaremos con nuestro contrato con el banco.

Nadie nos dice la letra chica, ni nos enseñan a leerla, ni nos detalla qué derechos tenemos a la hora de contratar servicios bancarios o financieros. Nadie nos explica cómo deberíamos utilizar la tarjeta de crédito de forma eficiente.

Se ha fomentado el uso de la tarjeta de crédito y de débito en todas nuestras actividades. Hasta se permite que los menores de edad, con mínimos requisitos, accedan a su propia tarjeta de débito. Pero nos está faltando educación para saber utilizarla bien y que no termine siendo “nuestra horca”.

Por tal motivo, quería dejar algunos consejos, a fin de que podamos utilizar la tarjeta de crédito de modo correcto.

Los bancos tienen por costumbre enviarnos una tarjeta de crédito a nuestro domicilio, sin que la hayamos solicitado. Y al poco tiempo, aun sin haber abierto ese sobre, nos empiezan a cobrar cargos administrativos. Este accionar es completamente ilegal. No pueden generarme cargos por algo que yo no solicité y que no estoy utilizando.

Si te llega a pasar esta situación, urgente reclamá y solicitá que borren esa deuda ficticia e ilegal. Y en caso de que el banco o la tarjeta no atiendan tu pedido, solicitá la intervención de Defensa del Consumidor.

No utilices tu tarjeta de crédito como “un ingreso más”. Tené en cuenta que lo que destines al pago mensual de tu tarjeta de crédito no debe superar el 30 por ciento de tu salario.

Si tenés varias tarjetas de crédito en uso, controlá tus resúmenes y calculá cuánto estás pagando de gastos fijos, cargos administrativos, cargos anuales, IVA, etcétera. Lo recomendable es quedarse con una o dos tarjetas de crédito, para que no se te vaya tanto dinero en gastos.

Controlá también los consumos que tuviste durante el período. Si te aparece algún cargo que es desconocido o ilegal, hacé el reclamo (al banco o a la tarjeta, primero) dentro de los 30 días de haber recibido tu resumen.

Recordá que es tu derecho elegir la forma en que te enviarán los resúmenes, si a tu correo electrónico o a tu domicilio, y en ambos casos deben llegarte con cinco días de anticipación al vencimiento, como mínimo.

Cuando veas un producto de oferta, antes de comprarlo hacete esta pregunta: ¿lo necesito realmente? ¿Qué pasa si no lo compro? Si tu respuesta es “nada”, no lo compres. Debemos tener un consumo responsable con nuestra economía personal y familiar, así como con el cuidado del medio ambiente.

Cuando uses la tarjeta para algún pago o para alguna compra, el comercio debe informarte: el precio de contado, el anticipo (si lo hubiere), la cantidad y el monto de cada una de las cuotas, y el costo financiero total.

Analizá muy bien estos ítems y fijate cuánto te terminará costando ese producto financiado. Recordá que las tasas de financiación están muy elevadas, por lo que ese producto “de oferta” que comprás hoy, si lo decidiste pagar en 12 o en 24 cuotas, probablemente lo terminarás pagando tres o cuatro veces su valor real.

Respecto del pago de tu resumen, evitá abonar el monto mínimo, porque te incorporarán muchos intereses y gastos administrativos, de mantenimiento, etcétera.

Creo que en Argentina la educación en materia de derechos del consumidor, y en este caso en particular, de educación financiera, debiera ser dada en todos los niveles de educación, para formar a ciudadanos y a consumidores responsables.

Necesitamos que el Estado esté presente en la difusión de derechos de usuarios y de consumidores, porque derecho que no se conoce no se puede ejercer ni defender y queda como letra muerta en un papel.

 Abogada, mediadora apoderada en Córdoba Capital de la Asociación Protectora de Defensa del Consumido.

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

Mañana se inauguran las oficinas en Mendoza

Mañana viernes 15 de marzo en el Día Mundial de los Derechos del Consumidor se …