Homo Sacer

11147012_10207817393579602_7586624026689885592_n“La esencia de la soberanía del Estado moderno, radica en la posibilidad de incluir o excluir del dominio de los derechos a categorías de personas, individuos de “valor menor”, vidas vaciadas de todo valor, menor”, vidas vaciadas de todo valor, apartadas de la jurisdicción humana.”

La tragedia de la sociedad de consumo en el momento actual pasa por excluir a las personas que se encuentran en situaciones de grave exclusión social, debido a la concentración empresaria, falta de control gubernamental, una apatía de la justicia en dar un enfoque moderno en los reclamos colectivos y dar castigo real a la corrupción.

En el antiguo Derecho Romano existía una figura, el HOMO SACER, que simplemente, un hombre borrado de la sociedad y privado de todos sus derechos civiles. En la actualidad, pasa a encarnar la tragedia de las políticas sociales propias del siglo XXI, políticas que se basan precisamente en la posibilidad de borrar sin penalización alguna a aquellas personas que entran en una determinada categoría inscrita como homo sacer, hombres situados en los márgenes de lo social.

Lo que estas categorías de personas tienen en común es su consideración de inapropiadas para el nuevo orden social. Es decir, individuos cuyas vidas no merecen ser defendidas. Personas expropiadas de sus derechos y, en consecuencia, de su estatuto de ciudadanos.

En consecuencia, el estatuto de ciudadano de pleno derecho pasa a ser nuestro caballo de batalla frente al estigma de las categorías que eliminan la esencia de las diferencias reduciendo a los individuos a una nada, a un vacío. Seres humanos arrojados al montón de los desechos de la sociedad de consumo, comunidades perdidas, actos de aniquilación y destrucción de los sujetos… Homo sacer.

──────────────────────────────────

07/09/15 Por Mario N. Vadillo

Fuente: Protectora, Asociación de Defensa del Consumidor

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

Precios esenciales en Mendoza

A 48 hs. de su comienzo, estimamos de acuerdo a nuestros revelamientos que hubo un …