Inicio / Acciones y Campañas de la Asociación / Mala Praxis: Falta Seguridad del Paciente.

Mala Praxis: Falta Seguridad del Paciente.

55e3588cbfac7_565_319!Guadalupe Codes tiene nueve años, va al Colegio Argentino de Dorrego y hace tres años le diagnosticaron leucemia. Después de varios meses de tratamiento, primero en el hospital Español y después en la medicina prepaga Asistir, salió adelante y retomó su vida normal.

Hace unos días tuvo una recaída y los médicos aconsejaron retomar la quimioterapia. Sus familiares aseguran que ayer la nena entró caminando al nosocomio de la calle San Martín de Godoy Cruz cuando fue a recibir el tratamiento pero denuncian que el médico se confundió y le colocó una droga intravenosa en la médula.

Estos casos son sólo un ínfimo porcentaje de estos errores graves que se informan a la sociedad.

Se culpabiliza a los individuos y no al sistema cuando se cometen errores es uno de los temas más controvertidos y complejos en el campo de la seguridad del paciente. Se debe culpar y sancionar a aquellos individuos que cometen continuamente errores por violar normas o por actuar con absoluto desprecio por las posibles consecuencias de sus descuidos, a quienes ignoran permanentemente las buenas prácticas de seguridad o aquellos que se presentan a trabajar intoxicados…

Pero.. También se debe ver las graves fallas que presentan las Instituciones Médicas.

En general las instituciones de la salud, están priorizando la productividad  y eficiencia y no, la seguridad. El personal, se encuentra sobrecargado de pacientes, los jefes piden que se trabaje más rápido, lo que indefectiblemente trae la comisión de errores.

Existe numeroso médicos residentes que realizan extenuantes jornadas laborales, donde se lo exige en conocimientos y vigor que carece para la misma. No escapa que el trabajo de guardia y las emergencia, son un trabajo pesado y estresante que en general lo realizan los que tienen menor experiencia, sujetos a producir mayores errores.

El error humano, no son una elección de conducta, sino una falta de la institución de saber manejarlos mediante cambios en los procesos, procedimientos, entrenamiento, diseño, supervisión, ambiente y condiciones de trabajo que minimicen la posibilidad de equivocarse.

También el personal, tácitamente, se le autoriza a conductas de riesgo, a menudo la norma en trabajos de grupo, son consideradas como «la forma en la que hacemos las cosas acá», cuando debe ser resuelta priorizando «la forma que se hace seguro acá».

Y, se ve también en el personal que toma «conductas temerarias», dado que no siguen los protocolos, no hacen caso a las alarmas, pedidos de pacientes, e incluso usan drogas o alcohol en el trabajo. Por lo que la institución tolera estas faltas, para evitar los problemas derivados de tomar sanciones laborales, con su costo económico.

A fin de evitar que sigan causando daño a la sociedad con numerosos errores médicos, más que buscar castigar esto, se debe buscar solucionar los problemas que acarrean las instituciones médicas, en falta de personal capacitado, sobrecarga de pacientes, buscar productividad  a cambio de no priorizar la seguridad y, un total interés en descubrir y no ocultar las malas prácticas médicas.

 

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

Precios esenciales en Mendoza

A 48 hs. de su comienzo, estimamos de acuerdo a nuestros revelamientos que hubo un …