Inicio / Acciones y Campañas de la Asociación / Pueden cobrarme una deuda de Falabella? Qué pasa con los pagos cuando un negocio cierra?

Pueden cobrarme una deuda de Falabella? Qué pasa con los pagos cuando un negocio cierra?

Falabella confirmó que cierra en el Mendoza Plaza Shopping - Diario El Sol. Mendoza, Argentina.

Ex clientes de la empresa chilena indicaron haber recibido llamadas e intimaciones de pago. ¿Qué pueden cobrarte y cómo responder?

En junio del año pasado Falabella anunció que dejaba definitivamente el país y que le había vendido su cartera de clientes al banco Columbia. A la fecha, ex clientes de la firma chilena continúan recibiendo cargos por renovaciones de tarjetas que no tienen o llamadas intimidatorias para cobrar deudas que desconocían.

Al respecto, la presidenta de la ONG de Protectora, Romina Ríos, explicó que “es legal la venta (por cesión, fusión, etc.) de los clientes de una empresa a otra”, pero que se debe notificar correspondientemente al consumidor para que este sepa quién tiene ahora su cuenta.

Una vez que se ha cumplido con la notificación el usuario puede decidir si desea o no continuar con la nueva empresa. “El problema surge justamente con el tema de las deudas (reales o no) que pretenden cobrar, y allí es donde el consumidor puede defenderse”, advirtió la especialista.

El acoso, los llamados, los mensajes y otros instrumentos que se utilizan para tratar de cobrar dichas supuestas obligaciones no son legales; por el contrario, el titular de las cuentas debería enviar cartas documento, e iniciar el cobro ejecutivo en sede judicial.

“En caso de que se hayan realizado esos pasos (haber recibido una carta documento, y el inicio del cobro ejecutivo), hay que corroborar que no sean deudas prescriptas, esto quiere decir que el consumidor no tendría la obligación legal de pagar, porque a la empresa se le agotó el tiempo de reclamar el pago. La prescripción opera a los 3 años para deudas por tarjetas de crédito, contando desde que se dejó de pagar”, agregó Ríos.

Finalmente, explicó que en el caso de Falabella, incluso, a veces se generan deudas por saldos impagos, por refinanciaciones, y “el más común”, por los gastos de renovación de una tarjeta que el consumidor nunca recibió y tampoco usó. “No le notificaron en el resumen de la tarjeta, y por ende puede solicitar su anulación”, cerró.

¿HAY QUE PAGAR LAS DEUDAS QUE SE CONTRAJERON CON FALABELLA?

En principio hay que dejar en claro que las llamadas intimidatorias, los mensajes de texto, y las cartas (no documento) que se reciben, incluso a los puestos de trabajo de los presuntos deudores, no generan obligaciones legales, son simples maniobras de oficinas de cobranzas, ya sea en este caso, como en otros (sucedió algo similar con el cierre de C&A).

Luego, hay que tener en cuenta que las obligaciones hay que pagarlas para evitar una calificación crediticia negativa, pero solo cuando estas se hayan contraído realmente (no es legal que una tarjeta de crédito que no fue solicitada genere deudas), y quien reclame lo haga por métodos legales (no llamadas al celular o mensajes de texto), y cuando previamente se haya brindado al supuesto acreedor toda la información del caso.

En resumen, no hay que contestar llamadas intimidatorias, y hay que ignorar los reclamos que no se realicen mediante instrumentos legales.

Fuente: Diario Los Andes, por Barbara del Pópolo

20/01/2022

Sobre Romina Rios Agüero

Revisa También

Cuánto aumentarían la luz y el gas si retiran los subsidios nacionales

Expertos aseguran que las tarifas de los servicios públicos están mal. Este único acuerdo general …