Inicio / Noticias / Bancos Tarjetas Seguros / La letra chica de los seguros de automotores

La letra chica de los seguros de automotores

En el 2012, la ONG Consumidores Financieros inició 122 acciones colectivas contra las mayores compañías de seguros del país, principalmente, por seguros de automotores. Los reclamos de la Asociación. Las cláusulas abusivas que más se repiten.

 

De acuerdo a las investigaciones realizadas por Consumidores Financieros Asociación Civil para su Defensa, la mayoría de las empresas aseguradoras de autos incurren en abusos, fundamentalmente, a partir de la inclusión de tres cláusulas: la cláusula 80-20, la cláusula de parentesco y la cláusula de robo con aparición.

Para verificar si su compañía de seguros está entre las empresas demandadas por la Asociación, acceda a nuestro Registro de Acciones Colectivas, escriba “Consumidores Financieros” en el campo “actora” y el nombre de su compañía en el campo que dice “demandada” [acceder al Registro de Acciones Colectivas].

Reintegros sólo para casos fatales

La comúnmente llamada “cláusula 80-20” establece que habrá “destrucción total” del automotor cuando el valor del vehículo dañado no supere el 20% del precio de venta de ese modelo al contado en plaza. Es decir, que las compañías de seguros consideran que el destrozo debe alcanzar al 80% del automotor para poder reclamar por el todo.

Consumidores Financieros demandó a diversas compañías por la abusividad de esta cláusula. Por un lado, solicitó al juez que declare la nulidad de las cláusulas que establecen que la destrucción total de un automotor debe ser merituada según el valor de tasación de los restos del vehículo siniestrado. Pidió que se indique que el concepto de “destrucción total” deberá evaluarse considerando únicamente el costo de las reparaciones del vehículo siniestrado y que se reformulen las pólizas ya contratadas. Por otro lado, la asociación reclamó que en los casos en los que la aseguradora no haya pagado la indemnización del valor completo del vehículo por valer los restos más del 20% del aquél, se reintegre el monto de las reparaciones realizadas o, en el caso de que el cliente haya vendido las piezas no dañadas, se le pague la diferencia entre lo que obtuvo por la venta y lo que valía el automotor antes del siniestro. Además, pidió que se contemple en la condena una suma por daño punitivo no inferior al doble de cada reintegro que corresponda afrontar a la empresa.

¿Indemnización sin beneficiarios?

El segundo tipo de cláusulas abusivas por la que la ONG inició otro buen número de acciones colectivas es la “cláusula de parentesco”. En ella se establece que el asegurador no indemnizará ni al cónyuge, ni a los parientes, ni a cualquier persona que viva con el asegurado. De modo que si el asegurado llegara a tener un accidente de auto y fallece, sus seres queridos no podrían cobrar un centavo. Entonces, ¿quién se queda con los beneficios del servicio contratado?, se pregunta la ONG.

La Asociación reclamó que se pague una suma de dinero a los miembros excluidos de la cobertura indemnizatoria -o familiares si hubo fallecimiento- por la cláusula en cuestión. A los fines de integrar el monto de las indemnizaciones requeridas, consideró  que el valor vida asciende a la suma de 800 mil pesos, monto que servirá de índice para determinar la precisa extensión del daño sufrido por cada víctima excluida de cobertura. Además la ONG pidió que se contemple una suma por daño punitivo que no deberá ser inferior al doble de cada reintegro que le hubiera correspondido a las víctimas excluidas.

Indemnización por robo no cubre daños

Por último, la “cláusula de robo con aparición” es aquélla que figura dentro de las condiciones generales de la póliza “contra terceros completo” y cuya existencia, dice la asociación actora, no es informada a los consumidores en forma previa  a la contratación.

La cláusula afecta la cobertura contra «robo o hurto”, en el sentido que agrega que sólo cubrirá el robo o hurto si el vehículo no aparece dentro de un determinado plazo. Si éste aparece, la empresa sólo indemnizaría el robo parcial que se compruebe: radio, ruedas, etc.-. En cambio, el seguro no cubriría los deterioros que el auto pudiera presentar como consecuencia del robo –abolladuras, rayones, daños en la pintura- , salvo que estos riesgos se hallen cubiertos por referencia expresa en la póliza, siendo en este caso mucho más elevada la prima.

Aquí Consumidores Financieros reclamó que se anulen las cláusulas de las pólizas de seguros contra terceros que neutralicen, modifiquen y limiten el riesgo asegurado de robo y/o hurto, permitiendo que la aseguradora no abone los daños sufridos por el vehículo en el caso que  éste fuera hallado. También pidió que se reintegre a los clientes que hayan sufrido siniestros de robo y/o hurto y cuyos vehículos asegurados hayan reaparecido, debiendo costear ellos las reparaciones de los daños sufridos por los vehículos robados, por los últimos diez años. Y por último solicitó que  se le imponga a la demandada el pago de una indemnización, no inferior a diez veces el monto de cada reintegro que corresponda afrontar, en concepto de daño punitivo con el fin de castigar su ilegal conducta, y una multa civil por los restantes clientes de la demandada por el engaño y  riesgo económico al que fueron expuestos.

Sobre

Revisa También

Prorrogan el Ahora 12 y Ahora 18: vuelven las 3 y 6 cuotas sin interés en calzado y vestimenta

  La Secretaría de Comercio Interior oficializó la prórroga hasta el próximo 31 de diciembre. …