Inicio / Noticias / Bancos Tarjetas Seguros / La Ley que rije los Bancos

La Ley que rije los Bancos

LA OBLIGACIÓN DE LOS BANCOS DE INFORMAR DE MODO INTEGRO A LOS USUARIOS (artículo 36to.)

Sin dudas, se trata de una previsión normativa destinada, básicamente, a tutelar a los usuarios del servicio bancario, a nivel crediticio y financiero para el consumo, pues le impone, a los Bancos y demás entidades financieras, la obligación de informar de modo absoluto e integral sobre las condiciones del servicio, y los efectos económicos del mismo, con detalle, por ejemplo, de:

Por Mario N. Vadillo

• El costo financiero total o el total de intereses a pagar.

• El precio al contado.

•La tasa de interés efectiva anual.

• La cantidad de cuotas del crédito.

• E sistema de amortización de capital y cancelación de los intereses.

• Los gastos extras, seguros o adicionales, si los hubiere.

Lo que establece, esta disposición normativa sancionada el 12/3/08, apunta a que, los usuarios, de servicios bancarios:

 • Sean integralmente resguardados en su derecho a la información, de forma absoluta y completa, de modo tal que cuenten con información suficiente que les permita optar o elegir con libertad y sin margen de error sobre si le resulta conveniente realizar la operación de consumo

Sean protegidos en sus derechos e intereses patrimoniales, pues se harán parte de una relación de consumo de carácter financiero, conociendo los alcances de la misma, y la repercusión económica que ella tendrá. • La seguridad jurídica de la relación de consumo, pues el usuario conoce los efectos de la misma. •

Conozcan los efectos de la relación de consumo, lo que garantiza su derecho de defensa, esto en orden a que, el usuario, puede exigir que el proveedor cumpla estrictamente las condiciones establecidas, y hacer valer sus derechos, si las pautas contractuales son comunicadas de modo claro, sencillo, veraz, absoluto e integro. • Puedan determinar con plena conciencia de sus actos, si les conviene ser parte de la relación de consumo.

 INCLUSIÓN EN LAS RELACIONES DE CONSUMO ENTRE LOS USUARIOS Y LOS BANCOS, DE LA PROHIBICIÓN QUE, EL BANCO, PUEDA ACCIONAR CONTRA EL USUARIO EN UNA EXTRAÑA JURISDICCIÓN PARA ESTE (artículo 36to.):

 El régimen que incorpora la norma sancionada, que tiene por fin determinar que el usuario de un servicio crediticio y financiero solo puede ser demandado por la entidad prestadora en la jurisdicción donde tiene denunciado su domicilio real, es sin dudas una salida inteligente que ha sido considerada con el objeto de resguardar los derechos e intereses del usuario.

El hecho que el usuario sólo pueda ser accionado judicialmente por el prestador del servicio crediticio o financiero para el consumo, en la jurisdicción judicial que corresponde a su domicilio real (por ejemplo, si una persona toma un crédito en la sucursal Mar del Plata del Banco Terobo, y si denuncia en el contrato tener domicilio real, en la Ciudad de Córdoba, sólo puede ser demandado por el Banco en esa jurisdicción judicial), es decir al lugar en el cual vive o reside, protege, por ejemplo:

• El derecho de defensa del usuario, ya que éste: o Puede defenderse bajo las normas procesales que corresponden a su jurisdicción judicial, las cuales en principio conoce mas que las de extraña jurisdicción, o Puede acceder mas fácilmente a los estrados judiciales que en caso que se trate de una acción iniciada en otra jurisdicción judicial, o Puede acceder a la defensa de sus derechos con menores costos que los que irrogaría una defensa en un lugar distante, que corresponda a extraña jurisdicción judicial.-

 • El derecho patrimonial y a los intereses económicos del usuario, en cuanto los costos de la defensa judicial serán, por lo menos en teoría, menores que en otra jurisdicción.

• El acceso a sede judicial del usuario, lo que puede verse afectado en extraña jurisdicción.

• Que el usuario pueda accionar en defensa de sus derechos de modo real, pues ante una acción judicial que se entable en extraña jurisdicción por una suma de dinero relativamente baja, el usuario, ante los gastos que se podrían originar en caso que litigue en esa jurisdicción, podría renunciar a su derecho de defensa, y abonar la suma reclamada por el prestador, sin perjuicio que la misma sea ilegitima, y no se corresponda con la acreencia de este.

Tarjeta de Crédito.

Si al recibir el resumen de la tarjeta de crédito aparecen gastos desconocidos, tiene un plazo de treinta días para impugnarlos. En ese lapso no se debe abonar el cargo en cuestión hasta que el banco investigue el origen del mismo. Aún teniendo deuda con el banco emisor se puede dar de baja la tarjeta de crédito. Los cargos: “gasto por diferir pago”, “gastos por gestión de cobranza”, “gastos por reserva de fondos” no corresponden sino han sido pactados previamente en el contrato. La llegada del resumen de la tarjeta de crédito, suele deparar sorpresas desagradables, cargos por servicios no solicitados ( gestión de cobranzas, reserva de fondos, etc.), intereses abusivos, facturaciones incorrectas, etc, son fuente permanente de reclamos de los usuarios de este servicio. La mayoría de las veces, el consumidor recurre a pedir explicaciones al banco o entidad financiera emisora, encontrándose con respuestas vagas y poco claras, sin una indicación precisa, de cómo hacer para defenderse de estos abusos. Esta situación muchas veces nos trae como consecuencia que paguemos algo que no correspondía, o que decidamos no abonar y por no cumplir con los requisitos legales, quedemos en mora, lo que seguramente nos traerá aparejado mayores complicaciones en un futuro. En consecuencia, tengamos en cuenta los pasos que a continuación se indica para defendernos de los abusos.

1. EFECTUAR LA IMPUGNACION DEL RESUMEN DE LA TARJETA

Para el consumidor la impugnación del resumen emitido por el banco tiene mucha importancia, ya que si, no impugna u observa el resumen se convierte en definitivo (no puede ser discutido ante el banco y debe pagarse el saldo resultante); sin perjuicio de una revisión judicial. Si bien puede ser revisado el saldo en un juicio, si no se impugnó se presume que se encuentra aceptado el saldo por el silencio del titular, aunque admite prueba en contrario.

2. Tiempo para impugnar el resumen

El titular puede impugnar el resumen dentro de los treinta (30) días de recibido.

3. Quienes estan autorizados para impugnar

El titular de la tarjeta de crédito, o sea, quien figura como contratante ante el banco. También pueden impugnar aquellos que posean adicionales o beneficiarios de extensiones. Son aquellos que están autorizados por el titular para realizar operaciones con la tarjeta de crédito, a quien el banco le entrega un instrumento (plástico) de idénticas características que al titular.

4. Requisitos de la impugnación

La ley impone el deber al impugnante de: 1. El deber de indicar claramente el defecto o error atribuido al resumen. Así, deberá detallar y señalar claramente los cargos y/o operaciones que objeta siempre dentro de los treinta (30) días de recibido. Téngase en cuenta que la impugnación genérica e indeterminada puede ser no tomada en cuenta. 2. Tiene él deber de aportar toda la documentación necesaria que permita analizar el reclamo. En caso de no saber que documentación acompañar consultar con el banco.

5. Forma de la impugnación

La ley dice “por nota simple girada al emisor”. Se debe entender: 1. Tiene que ser por escrito. 2. En dos copias, una para el banco, y la otra para el titular. 3. Firmada por el impugnante, sin que requiera la presentación por él mismo al banco, ni certificación de la firma. El banco no esta autorizado a rechazar la nota si no es llevada personalmente por el titular, pero sí podrá solicitar que se ratifique la impugnación por el titular. 4. En caso de que el emisor sea de un lugar alejado de la residencia del consumidor, se podrá remitir la nota por carta certificada con aviso de retorno.

6. Tramite de impugnación

El articulo 27 de la Ley de Tarjetas de Crédito establece que: llevada la nota ante el banco, tiene siete (7) día para “acusar recibo” de las observaciones formuladas. Puede ser de dos formas: una por sello y firma colocada en la nota o una nota enviada al impugnante. Se recomienda llevar las dos notas y que en el mismo momento que la reciba conste en la copia firma de quien la recibió y el sello del banco. Después de que el banco “acusa recibo” corren quince (15) días para responder el reclamo y sesenta (60) días para el caso que hubiere impugnado consumos realizados en el exterior.

7. Resolución de la impugnación y sus efectos

El emisor puede adoptar: 1. Reconocimiento del reclamo: El banco deberá acreditar, en la facturación siguiente o en la primera oportunidad, cualquier importe indebidamente cobrado en forma tal que se compense con las compras siguientes. En caso que el impugnante no hubiera abonado deberá corregir el error o cargo cuestionado en la siguiente facturación. Si el error fuere imputable (culpable) al emisor, el impugnante podrá recurrir ante los tribunales para iniciar un reclamo por daños y perjuicios, siendo nula cualquier cláusula que pretenda disminuir o anular este derecho.

2. Rechazó del reclamo:

No reconocida la impugnación, el emisor podrá cobrar los importes correspondientes a las operaciones o cargos cuestionados, con los intereses. Primero, todo rechazo debe estar fundado, en casi contrario recurrir a la Dirección de Comercio Interior, ver el párrafo siguiente. Segundo si se rechaza fundadamente y usted aun continua disconforme queda siempre abierta la posibilidad de recurrir a los tribunales, con la ventaja de haber ya desconocido el importe que ha sido impugnado. También es importante que se guarde todas las notas y resúmenes emitidos por el banco y usted por que todo ello sirve como medio de prueba ante los tribunales.

3. Silencio del Banco:

En caso de que el banco no responda la impugnación en tiempo y forma determinada por la ley, el consumidor tiene que tener en cuenta que es una obligación por parte del banco de responder por que así se lo establece la Ley de Tarjetas en su articulo 27 y el articulo 70 del Código de Comercio. Pero puede suceder que no responda ni afirmativa ni negativamente entonces esta omisión del banco será sancionable con las penalidades del articulo 48 de la ley de Tarjeta que establece: “La autoridad de aplicación, según la gravedad de las faltas y la reincidencia en las mismas, o por irregularidades reiteradas, podrá aplicar a las emisoras las siguientes sanciones de apercibimiento: multas hasta veinte (20) veces el importe de la operación en cuestión y cancelación de la autorización para operar.”. En Santa Fe, la autoridad de control es la Dirección de Comercio Interior de la Provincia de Santa Fe, con domicilio en San Martín 3225, teléfonos 0342- 4573788 ó 4572515 ó 4573706.

8. Efectos de la impugnación

Mientras dure el procedimiento de impugnación dispone la Ley de tarjetas, el banco o emisor: a) No podrá impedir ni dificultar de ninguna manera el uso de la Tarjeta de Crédito o de sus adicionales mientras no se supere el límite de compra. b) Podrá exigir el pago del mínimo pactado por los rubros no cuestionados de la liquidación. 9. Ante una respuesta del Banco; opciones: Aceptación de explicaciones. Dadas las explicaciones por el emisor, el titular debe manifestar si le satisfacen o no en el plazo de siete (7) días de recibidas. Vencido el plazo, sin que el titular se expida, se entenderán tácitamente aceptadas las explicaciones. Si el titular observare las explicaciones otorgadas por el emisor, este último deberá resolver la cuestión en forma fundada en el plazo de diez (10) días hábiles, vencidos los cuales quedará expedita la acción judicial para ambas partes. Sin embargo a usted le queda siempre recurrir ante la Autoridad de aplicación de la Ley de Tarjetas y la Ley de Defensa del Consumidor.

RECUERDE QUE:

1- Aun teniendo deuda con el emisor usted puede dar de baja su tarjeta de crédito. Este hecho no extingue la deuda existente. 2- Si al recibir el resumen usted desconoce algún gasto, tiene un período de 30 días para impugnar ese resumen y no pagar la operación cuestionada hasta tanto el banco investigue el origen del cargo. 3- Los contratos de tarjetas de crédito no pueden contener cláusulas que permitan al emisor modificar unilateralmente las condiciones del contrato. 4 – No se puede cobrar cargos, por servicios u otras prestaciones que no se hubiesen convenido, al momento de celebrar el contrato. (seguros de vida, prevención de reserva de fondos, etc.) 5 – La relación contractual queda concluida cuando: a) No se opera la recepción de las Tarjetas de Crédito renovadas por parte del titular. b) El titular comunica su voluntad en cualquier momento por medio fehaciente. Ley 25.065 link http://www.infoleg.gov.ar/infolegInternet/anexos/55000-59999/55556/texact.htm

Sobre

Revisa También

Prorrogan el Ahora 12 y Ahora 18: vuelven las 3 y 6 cuotas sin interés en calzado y vestimenta

  La Secretaría de Comercio Interior oficializó la prórroga hasta el próximo 31 de diciembre. …