Inicio / Noticias / Bancos Tarjetas Seguros / Sepa las 15 recomendaciones para evitar ser víctima de una salidera bancaria

Sepa las 15 recomendaciones para evitar ser víctima de una salidera bancaria

Uno de los principales dilemas que enfrentan y deben resolver, casi siempre de apuro, quienes poseen cuentas bancarias o cajas de seguridad es qué medidas preventivas deben tomar, a la hora de retirar dinero de una entidad financiera.

Sea mucho o poco, el temor está siempre presente. Y es que pese a los avances tecnológicos en la materia, los usuarios no siempre están dispuestos a afrontar el pago de comisiones muy elevadas para asegurarse el traslado “virtual” de los fondos de su cuenta a otro banco.

De acuerdo al Régimen de Transparencia que publica el Banco Central, una transferencia tiene una comisión máxima del 0,65%, con un tope de $2.000. Una cifra que, a priori, invita a correr el riesgo, sin medir en muchos casos las consecuencias .

Este punto es abordado por Eduardo Berrozpe, Secretario de Prensa de la Asociación Bancaria, para quien “entre otras medidas, se tendrían que modificar los costos de transferencias, para evitar que la gente tenga que circular por la calle con sumas importantes de dinero”.

¿Cuándo comenzó este fenómeno en nuestro país?
La propia Policía Federal señala que este tipo de delitos se inició a principios de la década del ’80, cuando al amparo de un tipo de cambio extremadamente bajo, ingresó al país una gran cantidad de motos de alta cilindrada que, por sus propias, características se convirtieron en vehículos prácticamente inalcanzables para cualquier móvil policial.

Dicha circunstancia fue advertida por algunos delincuentes que, rápidamente, crearon bandas de “salideras bancarias”.

De acuerdo a ZonaBancos.com, quienes cometen estos tipos de ilícitos se conforman en grupos que oscilan entre 3 y 5 delincuentes, que se organizan de la siguiente manera:

  • El “sacador” o “marcador”: una persona que por su aspecto físico, vestimenta y pulcritud, no despierta sospechas en el interior de los bancos.

    Su “modus operandi” consiste en aparentar que está completando algún formulario , cuando en realidad se dedica a observar desde un punto estratégico las ventanillas de pago. En muchas ocasiones, puede actuar con la complicidad de un empleado infiel de la entidad.

    Una vez seleccionada la víctima, avisa mediante un teléfono celular (si bien están prohibidos, muchas veces son usados a escondidas) o bien saliendo de la entidad prácticamente detrás de la persona. Suele apuntar a sus compañeros el lugar donde ha guardado el dinero.

  • Los “motochorros”. Actúan en pareja y su tarea consiste en seguir a la víctima, por lo general en moto, apoyados por algún automóvil chico o mediano, con características ligeras.

    En determinado momento y no muy lejos de la sucursal, los motociclistas abordan a su víctima y la sorprenden con tal velocidad, que antes de que intente alguna reacción, ya se han dado a la fuga.

  • “Personal de apoyo”. Este accionar es observado desde el automóvil por otros dos integrantes de la banda, que sólo realizan tareas de apoyo y ocasionalmente actúan en caso de algún imprevisto.

Ante este cuadro de situación, la pregunta que se plantea es qué se puede hacer para evitar ser víctimas de este tipo de delito.

Las principales recomendaciones para superarlo son las siguientes:

  1. Si se debe retirar dinero de una entidad, no se debe divulgar la información . Tampoco los días y horarios en que se va a realizar la operación, ni el lugar donde se hará.
  2. Es fundamental evitar las rutinas , es decir, no retirar siempre un día determinado en un mismo horario cada semana.
  3. Ir acompañado . Es recomendable que alguien de su absoluta confianza lo acompañe a retirar el dinero, preferentemente una persona de sexo masculino.
  4. Conviene hacer las operaciones en las casas matrices de los bancos y no en sucursales alejadas para realizar el retiro.
  5. Prestar atención a la presencia de motos  ocupadas en las cercanías de la sucursal o a vehículos en idénticas circunstancias.
  6. Observar con detalle el comportamiento de otros “clientes” dentro de la sucursal. En caso de notar algo extraño, notificar al personal de seguridad.
  7. No avisar de antemano al banco que se va a retirar dinero. Si en la entidad le indican que debe volver al día siguiente porque no tienen disponibilidad, se debe exigir que algún funcionario deje constancia por escrito de esta negativa . Por lo general, las entidades evitan quedar y es muy probable que, ante este reclamo, entreguen el efectivo.
  8. No utilizar el lugar que algunas sucursales tienen destinado para que clientes cuenten dinero en efectivo . Suele suceder que el ingreso a estos recintos sirve para ser marcados automáticamente, por más que el monto a retirar sea mínimo.
  9. Al guardar el dinero, es recomendable dividirlo entre varias personas, de manera que si es víctima de un robo, no perderá la totalidad.
  10. Si se está solo, es preferible distribuir el dinero en bolsillos, maletines y otros lugares.
  11. Al salir del banco, observar bien el panorama para detectar movimientos raros o personas que ya haya visto antes de entrar.
  12. En caso de utilizar un taxi , evitar ascender a uno en la puerta de la entidad donde se realizó la operación ni en lugares cercanos a la misma.
  13. Al momento de alejarse del banco, observar si está siendo seguido por alguien.
  14. Tener pensado y diagramado de antemano el camino de vuelta.  Al llegar a una esquina, es conveniente avanzar en sentido contrario al tránsito , porque dificulta la tarea de una moto de ir en contramano.
  15. En caso de sumas elevadas, evaluar la contratación de custodios o el alquiler de un transporte de caudales.

Si la extracción corresponde a un depósito a la vista (Caja de ahorro o Cuenta Corriente), debe ser reintegrado por el banco en el momento que es solicitado, según lo establecido por el derecho bancario y las normas del BCRA (Banco Central de la República Argentina).

Consultado Gustavo Giraldez, Director de ZonaBancos.com, sostuvo que “en caso que surja algún inconveniente de este tipo, no hay que dudar en denunciar antes las distintas asociaciones de Defensa del Consumidor e incluso ante la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias”.

¿Cómo funciona hoy la seguridad?
Las medidas mínimas de seguridad que exige el BCRA cubren sólo las cuestiones básicas y están reglamentadas en la Circular “A” 3390.

Asimismo, ordena la colocación de una garita en el sector de cajas , la presencia de un policía en horario bancario, circuito cerrado de televisión que monitoree los principales sectores (cajas, tesoro y cajeros automáticos), y un sistema de alarma que dispare una señal de alerta en la central de Policía y en el BCRA.

Pero la propia normativa, vigente desde diciembre de 2001, expresa que “queda a criterio de cada entidad financiera la adopción de recaudos extra”. En concreto, la seguridad depende de cada banco.

Más allá de estas cuestiones, y como respuesta a otra modalidad delictiva que estaba en auge, y que era lisa y llanamente asaltar sucursales, se decidió reducir el monto de dinero que debían tener las cajas de atención al público y la instalación de cajas fuertes fijas debajo de las de atención a clientes.

Precisamente, uno de sus principales capítulos se refiere al máximo de dinero que puede disponer cada caja, que no podrá exceder los $5.000, extensibles a $25.000 en el caso de las casas matrices.

Con esta decisión, los bancos dejaron de ser un objeto de deseo por lo magro del botín a repartir, pero dio lugar a otros tipos de delitos, en particular las salideras. Por lo tanto, el riesgo se trasladó a la calle, donde estos ilícitos aumentaron año tras año.

Según los últimos datos que maneja la Comisión de Seguridad Interior, en los primeros seis meses de este año hubo unos 5.000. Nada menos que 883 hechos por mes, 208 por semana y 42 por día hábil bancario.

Las jurisdicciones más afectadas son la Ciudad de Buenos Aires, diversos puntos del Gran Buenos Aires, Rosario, Córdoba y Mendoza.

La avanzada en la Provincia de Buenos Aires y dos municipios
Ante los hechos que se registraron recientemente, fueron varias las iniciativas que se elaboraron para enfrentar esta modalidad.

Entre las medidas acordadas por el Ministerio de Seguridad bonaerense y las entidades, se destaca la instalación de inhibidores y bloqueadores de teléfonos celulares dentro de las sucursales. Vea la nota: ” Ricardo Casal: se instalarán inhibidores de celulares en los bancos “.

Asimismo, se propuso controlar que los motociclistas no viajen con acompañantes en las zonas bancarias ; la posibilidad de que las llamadas al 911 puedan ser usadas como elemento de prueba para la justicia y la ampliación del cuadro de filmación de las cámaras.

Otro punto en el que hubo coincidencia es que las sucursales adecuen su arquitectura para resguardar el retiro de depósitos.

Según expresó el ministro de Seguridad, Ricardo Casal, la implementación de las medidas no requiere la sanción de leyes sino que se llegue a un acuerdo, ya que son de rápida ejecución.

En Tigre se anunció que se instalarán cámaras de seguridad extra , mientras que en Avellaneda le tomarán las huellas a cada una de las personas que ingresen a las entidades

En el primer distrito, un decreto firmado por el intendente Sergio Massa obliga a las 42 sucursales bancarias que hay en esa zona a colocar tres cámaras de seguridad extra en cada local. Las mismas serán colocadas una en la puerta y otras dos en las inmediaciones.

Mientras que cada una de las 37 sucursales bancarias que se encuentran en el municipio del sudeste de Gran Buenos Aires tendrá que colocar en sus puertas un sistema informático de identificación , por el cual se tomará huella digital, foto, día y horario de ingreso de cada una de las personas que ingrese al lugar.

La opinión del sindicato bancario

Desde la Asociación Bancaria, Berrozpe, dudó de que estas iniciativas sean suficientes.

Oportunamente recordó que “en 2007 también se acordaron varias disposiciones para mejorar la seguridad en los bancos, pero muchos no la cumplieron, como la altura de los vidrios de las cajas y que éstas no sean accesibles a todo el público”.

Para el representante gremial, el problema es estructural y es necesario un cambio de la seguridad en los bancos a nivel nacional.

“Existe una gran cantidad de medidas a tener en cuenta porque se trata de un tema muy complejo. Lo más importante es poner el acento en aquellos cambios que ayuden a evitar los problemas, no a tener que identificar a los culpables después de que ha tenido lugar un hecho delictivo”, aseguró.

“Además de medidas vinculadas a las características edilicias y tributarias, es fundamental la capacitación del personal bancario, como así también la no tercerización del personal de seguridad y limpieza”, agregó.

“Otro de los puntos importantes es que se deben coordinar las acciones entre los organismos, y tanto los agentes de policía como la seguridad privada y el personal de limpieza deben tener salarios dignos y capacitación”, sostuvo Berrozpe.

“A los bancarios, las situaciones de robo desde luego que les genera miedo, pero también se debería establecer una clara distinción entre las responsabilidades de las entidades y las de los empleados”, concluyó el gremialista.

Los proyectos de ley que buscan reforzar la seguridad

El Diputado Gerardo Milman, del GEN presentó un proyecto que se refiere a la cuestión, fundamentándolo en que en los últimos tiempos se volvió más habitual este tipo de modalidad delictiva. ( Vea el texto del proyecto ).

Entre los principales puntos, prevé la instalación de elementos de atesoramiento transitorio en cajas de atención al público, más allá de otras medidas de seguridad en las mismas y un circuito cerrado de televisión.

Para Milman, la legislación vigente no contempla ninguna medida de seguridad como por ejemplo aquellas que sólo permiten el encuentro entre el personal de la entidad y el usuario e impidan la observación de terceros.

En el orden de la Ciudad de Buenos Aires, el legislador Daniel Amoroso también hizo su aporte, basado en la creación de “zonas de privacidad” frente a las cajas de los bancos,  a fin de reducir el riesgo de que los clientes sean “marcados” y puedan convertirse en víctimas de esta modalidad delictiva.

La iniciativa busca que en el sector de las cajas se disponga una estructura que impida al resto de las personas y a las demás personas que se encuentren en la sucursal “ver los movimientos de quien se encuentra frente al cajero ” para que “nadie más pueda saber si está retirando una gran cantidad de dinero o simplemente está pagando una factura”.

16/08/2010 Fuente: Iprofesional

Sobre

Revisa También

No hace falta llevar los comprobantes de pago del Seguro Automotor Obligatorio

  No es obligatorio que los automovilistas lleven el comprobante de pago del seguro, SIEMPRE …