Inicio / Noticias / Bancos Tarjetas Seguros / Tarjetas de crédito y la Supercard

Tarjetas de crédito y la Supercard

20130630-184657.jpg

Todo lo que hay que saber acerca del nuevo plástico promocionado por el Gobierno, en relación a los ya existentes

Según registros del Banco central hay en la Argentina alrededor de 40 millones de Tarjetas de Crédito entre las bancarias y las no bancarias. La coincidencia con la cantidad de habitantes no indica (como sería deseable) que cada ciudadano mayor de edad o cada grupo familiar posea una, sino que una porción de los titulares de las tarjetas de crédito poseen más de una.

Las tarjetas son hace tiempo una estrategia de las consumidores y los grupos familiares para hacer rendir el presupuesto y para comprar productos o servicios en varias cuotas que viabilizan consumos de otro modo inviables. Es por ello que su alcance universal y sobre todo su efectiva regulación para evitar abusos son políticas necesarias aunque muchas veces ausentes por parte del estado.

El alcance de las tarjetas de crédito se estima en torno a un 52 % según un trabajo elaborado por el Centro de Investigación sobre Crédito y Consumo (CICC) del Estudio Paredes.

El estudio detectó también que los segmentos de bajos ingresos tienen una relación afectiva con la tarjeta, mientras que los usuarios de altos ingresos mantienen una relación más racional con las tarjetas’, asegura Enrique Paredes, titular del estudio que realizó la investigación.

El 58,9% de los habitantes con más de un plástico, utiliza la TC que más le conviene según la ocasión (por ejemplo, aprovecha los descuentos o las cuotas sin interés), el 30,2% usa una TC más que otra sin ver las conveniencias (actúa por hábito o vínculo emocional) y un 10,9% aplica la primera que encuentra y una u otra marca le es indistinta.

El 99% de los ABC1 (los más adinerados) tiene al menos una TC, porcentaje que va disminuyendo hasta llegar a un 10,5% en el sector de menores recursos, el D2E.

Volviendo al tema de la regulación del estado, además de la existencia de regulación específica (con bastante poco uso y difusión) se sabe desde hace algunos meses la vocación de crear una tarjeta para compras sobre todo en supermercados con mejores condiciones a las existentes.

La posible experiencia fue bautizada como TARJETA SUPERCARD

y respecto de ello, me llega una interesante opinión al respecto de un reconocido defensor de los consumidores (Héctor Polino) que quiero compartir con ustedes:

‘Si las comisiones que cobran los bancos se consideran altas, y efectivamente lo son, todo sería mucho más simple y beneficioso para los consumidores, si el Poder Ejecutivo Nacional enviara al Congreso un proyecto modificando las leyes Nº 25.065, y 26.010, que regulan el funcionamiento y las comisiones que cobran los bancos a los supermercados y comercios.

De esa manera, todas las tarjetas que hoy operan en el mercado podrían continuar operando sin necesidad de tener que imprimir la nueva tarjeta y distribuirla luego entre los consumidores de todo el país. Las comisiones que pagan los supermercados y negocios a las bancos de hasta un 3% en las tarjetas de crédito, y de hasta 1,5% en las de débito surgen de la ley de tarjetas vigente. Modificando tan sólo el artículo 15, de la ley Nº 26.010, se bajarían las comisiones en las tarjetas de crédito al 1%, y en las de débito al 0,50%. De manera simple se resolvería el problema; de lo contrario, todo el sistema se complicará innecesariamente.

Además, si el Banco Central hiciera cumplir las leyes de tarjetas de crédito vigentes, los bancos no podrían continuar cobrando las tasas usurarias que llegan en muchos casos al 65% anual ‘Costo Financiero Total (CFT)’.

Por otra parte, resulta inentendible que por un lado el gobierno señale que la inflación del año 2012 fue del 10,5% anual, y por otro lado, considera ‘revolucionaria’, la tasa de interés del 22% para las compras financiadas con tarjetas. Si las cifras del INDEC fueran ciertas, las tasas de interés del 22% entonces serían usurarias.

Pero además, en realidad los bancos tampoco les cobran el 3% a las grandes cadenas de supermercados. Porque luego les reintegran el 2%, por la publicidad que estos hacen a los bancos. Las comisiones que realmente les cobran son del 1%.Los que sí pagan el 3% son los supermercados chinos, los comercios minoristas, zapaterías, librerías, restaurantes, heladerías, etc.

Si el gobierno nacional realmente quiere quitar rentabilidad a los bancos, debería comenzar por aprobar de una buena vez, una ley que modifique la ley de entidades financieras de la época de la dictadura militar, que produjo la más brutal concentración, desnacionalización, y extranjerización del sistema bancario de nuestro país.

Y, debería continuar por modificar las absurdas circulares del Banco Central, que desnaturalizan los propósitos solidarios establecidos en la ley Nº 25.782/03, de mi autoría, que permite la recreación de las cajas de crédito cooperativas que con tanto éxito funcionaron en el pasado’.

1/7/13 Fuente: Diario Popular

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

Prorrogan el Ahora 12 y Ahora 18: vuelven las 3 y 6 cuotas sin interés en calzado y vestimenta

  La Secretaría de Comercio Interior oficializó la prórroga hasta el próximo 31 de diciembre. …