Inicio / Noticias / Alimentos / Consumo: crónica de una argentina en las góndolas de Londres

Consumo: crónica de una argentina en las góndolas de Londres

LONDRES.- Es la sexta ciudad con mayor costo de vida del mundo, según el semanario The Economist. En sus zonas céntricas, un monoambiente no baja de 900 libras al mes (unos $ 18.144 al tipo de cambio del 9 de febrero) y un viaje en subte en la zona céntrica roza los $ 58. Sin embargo, los supermercados en Londres son más económicos que en Buenos Aires.

LA NACION comparó los precios de 23 alimentos en cadenas similares de ambas ciudades y la canasta que se confecciona resulta 72% más cara en los retailersporteños. El dato no es menor si se tiene en cuenta que el salario mínimo promedio en Inglaterra es unas tres veces mayor que en la Argentina.

Los contrastes se dan incluso en los alimentos básicos de Precios Cuidados. El pan de mesa lacteado, por caso, figura a $ 23,85 en el plan oficial, un 136,6% más que en la capital inglesa, donde se consigue a $ 10,08. Similares anomalías presentan el arroz largo fino y fideos, cuyos precios ($ 9,31 y $ 8,80) son un 120% y 118,4% más altos que en Londres, donde se venden a $ 4,23 y $ 4,03, respectivamente.

La grieta se profundiza en los productos enlatados. La lata de atún al natural se consigue a $ 14,11 en la ciudad europea, pero está valuada en $ 35,71 en el programa de Precios Cuidados, 2,5 veces más. El choclo amarillo en granos, en tanto, cotiza $ 18,21 en el plan oficial de precios, frente a los $ 7,06 que cobran del otro lado del Atlántico.

Harina y azúcar, dos de los pocos productos que hace un año y medio todavía se encontraban a mejor precio en los supermercados porteños, hoy están más caros. El kilo de harina se consigue a $ 7,99 en Precios Cuidados, un 32% más que en Londres, donde se vende a $ 6,05. En la misma línea, el kilo de azúcar figura a $ 13,66 en el listado oficial versus los $ 12,90 que cuesta en Londres.

Las diferencias también se ven en la góndola de lácteos. El litro de leche entera no baja de $ 18,94 en los supermercados porteños, un 18,9% más que en una cadena londinense ($ 15,93). Algo similar ocurre con la manteca: el pan de 200 gramos es un 40,4% más caro en Buenos Aires ($ 30,85) que en Londres ($ 21,97). El kilo de mozzarella de marca blanca ronda los $ 130 en Buenos Aires, un 87,5% más que los $ 69,35 que pagaría un inglés. La diferencia trepa al 252,3% en quesos premium, como el brie Président, cuyo kilo vale $ 639,20 en los supermercados locales, más del triple que en Londres, donde cuesta $ 181,44.

En el rubro cereales, los clásicos copos de maíz azucarados de reconocida marca se venden a $ 117,24 por kilo en los supermercados locales, un 63,4% más; mientras las opciones con chocolate son un 121,5% más caros en Buenos Aires que en Londres ($ 218,34 versus $ 98,58).

Algunas frutas, como la manzana roja y la banana, cuestan $ 55 y $ 26,90 por kilo en Buenos Aires, un 81,9% y 85,3% más que en la ciudad europea, donde se consiguen a $ 30,24 y $ 14,52, respectivamente. El kilo de zanahoria, en tanto, cuesta $ 19,90 en Buenos Aires, casi el doble de lo que valdría en Londres ($ 10,08), mientras que el kilo de cebolla cuesta un 17,7% más ($ 15,90 versus $ 13,51). Por otro lado, el pack de huevos de seis unidades, que se consigue a $ 14,11 en Londres, no baja de $ 22,99 en Buenos Aires.

En cuanto a las bebidas, el pack de Coca-Cola de cuatro unidades (1,5 litros) es un 68,7% más caro en una cadena porteña que en una similar de Londres: $ 126,50 versus $ 75. El dato cobra relevancia si se tiene en cuenta que la Argentina es el mayor consumidor per cápita de gaseosas del mundo, según Euromonitor International.

Fuera de los supermercados, un testigo clave de la distorsión es el combo Big Mac. La tradicional hamburguesa con papas fritas y gaseosa mediana cuesta $ 90,52 en un McDonald’s londinense, mientras en Buenos Aires su valor es de $ 115, un 27% más.

Las razones

Los motivos que explican las diferencias de precios entre ambas ciudades son complejos. “El costo logístico de una cadena de supermercado local ronda los 40 puntos. Eso, más Ingresos Brutos, IVA, impuestos bancarios, cargas sociales y RT suma, aproximadamente, 50 puntos, que terminan repercutiendo en el precio”, expone Daniel Vardé, socio a cargo de Retail en Deloitte. Ese “costo argentino”, dice, amplía la brecha de precios no sólo en relación con Londres, sino también con España o los Estados Unidos. “El costo argentino es de los más altos del mundo”, remata.

En la misma línea, el economista y autor Martín Tetaz señala la presión tributaria como factor fundamental de la grieta de precios. “Es escandalosa y hace una gran diferencia porque, en muchos casos, se juntan Ingresos Brutos con IVA e impuestos internos”, ilustra. Otro motivo, apunta, es la apertura económica de Europa, que incentiva la competencia y permite que se impongan en góndola productos más baratos. Agrega, como tercera causa, la política depricing de los supermercados argentinos: “Genera subsidios cruzados, porque aumenta el precio contado sin promoción para poder bajar 30% los días que hay descuentos, u ofrecer la segunda unidad al 80% off“.

Nivelar los precios locales con los del exterior, plantea Vardé, demandaría un acuerdo serio entre productores, puntos de venta y Gobierno, del que nazca una canasta básica de 300 o 400 productos.

En tanto, la carne es de los pocos productos que se mantienen más económicos en los supermercados porteños. En Londres, el kilo de carne vacuna no baja de $ 161,28, mientras que, en Buenos Aires, cortes como la falda se consiguen a $ 49,90. Lo mismo ocurre con la carne de cerdo -$ 69,96 el kilo en Londres contra $ 49,90 en una cadena porteña- y, en menor medida, con el pollo ($ 40,12 versus $ 34,90).

 

http://www.lanacion.com.ar/1984610-consumo-cronica-de-una-argentina-en-las-gondolas-de-londres

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

Según la Procuración, un afectado individual puede iniciar un juicio colectivo de consumo

Un dictamen de la Procuración General de La Nación avanzó en la democratización de los …