Inicio / Acciones y Campañas de la Asociación / Alimentos - Nutrición / El alfajor de arroz tiene más grasas totales que un alfajor tradicional

El alfajor de arroz tiene más grasas totales que un alfajor tradicional

20120520-203604.jpg

Es el último boom de los kioscos y es muy consumido por quienes buscan cuidarse de las calorías extra. Pero el único beneficio real es que viene en porciones muy pequeñas.

Arroz inflado, un poco de dulce de leche, una mínima cobertura de chocolate; parece una golosina simple, al paso, que no engorda, ideal para dietas o meriendas apuradas. Además, con el agregado de la tradición argentina del alfajor. Sin embargo, según expertos en nutrición no hay que abusar porque sigue siendo una golosina y no tiene las ventajas, por ejemplo, de cualquier fruta, incluso las estigmatizadas como “gordas”, como la banana.

Un informe de la Fundación Daat (“Inteligencia para el tratamiento de la obesidad y la diabetes”) exclusivo para PERFIL mostró las debilidades de la golosina de arroz (cuya marca Chocoarroz”, de Delilight, amenaza con convertirse en un genérico): mostró que estas golosinas tienen más grasas totales por unidad que un alfajor –aunque pesan la mitad– y tienen apenas un poco menos de calorías. El único beneficio que brindan como parte de una dieta es el hecho de que su tamaño es menor. De hecho, un alfajor tradicional pesa entre 45 y 50 gramos, contra los 25 a 30 gramos de un alfajor de arroz.

Viviana Baranchuk, encargada del estudio, remarcó que la principal sorpresa del informe que lideró: “Nos llamó la atención que las grasas saturadas sean iguales a las del alfajor, con prácticamente la misma cantidad de colesterol”.

Baranchuk contó que dejó de recomendar la golosina porque no da saciedad y tiene demasiadas calorías si se piensa en dietas hipocalóricas o personas que quieran mantener su peso, o aprender a comer. “En todo caso”, continúa Baranchuk, “el chocoarroz es una buena colación para una vez al día, a la que no habría que sumarle una barrita de cereal porque se aumenta mucho la ingesta calórica”. Hay que elegir, remarca: o una o la otra, y no más de una vez al día, o a media mañana o a media tarde, pero nunca combinadas.

Como fuera, lo cierto es que el consumo del alfajor de arroz ha explotado y ha logrado convertirse en uno de los éxitos de quiosco del último lustro, lo más nuevo desde la invención de las barritas de cereales hacia fines de los años de 1990: un cálculo del periodista Alfredo Sainz en su blog cifró en 3 millones las unidades que se venden por mes, a un promedio de unos $4. PERFIL consultó a las empresas que las fabrican y venden –aproximadamente media docena– y a sus consultoras de comunicación, pero se negaron a participar en esta nota.

Método. El estudio se hizo con 28 unidades en total (10 barritas de cereal, 4 barritas de cereal light, 7 chocoarroz y 7 alfajores), a partir de la información del rotulado, es decir, sin análisis químico d

Sobre

Revisa También

Día del Periodista

Felicitaciones a los que hacen de su oficio un compromiso ético. A los que, con …