Inicio / Comunicación - Publicidad / La Plata: Operativo en un hipermercado Wall Mart y Ge Money de la localidad de Ringuelet

La Plata: Operativo en un hipermercado Wall Mart y Ge Money de la localidad de Ringuelet

La Municipalidad de La Plata a través de la Dirección de Comercio, Industria y Defensa del Consumidor, realizó un operativo en el centro comercial ubicado en Camino Gral.

Belgrano s/n, e/ 511 y 514 de la ciudad de La Plata e iniciaron una actuación de oficio por presuntas violaciones a la ley de defensa del consumidor, atribuidas a una firma de servicios financieros.

Luego de haber recibido numerosas denuncias en la Oficina de defensa del consumidor contra la firma GE MONEY, quien tiene domicilio dentro del Hipermercado WAL MART, se decidió realizar una actuación in situ, ante las coincidentes denuncias por presunta falta o deficiencia en la información, publicidad engañosa, intereses desmedidos, imposibilidad de dar de baja el servicio, falta de trato digno y equitativo.

El análisis de las denuncias determinó la necesidad de iniciar acciones en busca de certeza respecto de a qué entidades correspondería la responsabilidad por estas infracciones, determinar el grado de vinculación entre la firma GE MONEY y Wal Mart y si existe una sola firma responsable o vínculos que convierten a más de una firma en responsables solidarios.

De la actuación administrativa surge

1) Presuntas infracciones a los artículos. 4, 7, 8, 10, 10 ter, 19, 36, 37, 38, de la ley 24240 y artículos 9 y 12 inc. i) de la ley 22.802.

2) De la documentación y pruebas compiladas se decide realizar la imputación por presunta infracción a ambas firmas. De la inspección surgiría que la empresa Wal Mart, comercializa servicios financieros a través de un local comercial ubicado en su mismo establecimiento, bajo la denominación “Ge Money”, “Servicios Financieros” y “Master Card”. De esta manera, encontramos una “oferta” de un producto donde el destinatario supone que detrás de la publicidad el responsable es “Wal – Mart”.

3) Se constató que el servicio financiero aún no tiene habilitación para funcionar.

4) En cuanto a las posibles infracciones atribuidas debe diferenciarse, por un lado respecto de la publicidad que surge de la documentación entregada y exhibida en el local las siguientes irregularidades;

a) que el mensaje publicitario supera al producto que en verdad se ofrece. En la publicidad dice en su leyenda “4 cuotas sin interés en toda la tienda,” cuando en la letra pequeña del mismo cartel, la real oferta lo es a distintos costos financieros según cantidad de cuotas, además de limitadas en el tiempo con una vigencia del 25 de junio al 31 de julio del 2010. La letra chica advierte que se ha vencido el plazo de vigencia de la oferta, presumiéndose así una inducción a engaño viciando la voluntad del potencial usuario del servicio.

b) Que del análisis del folleto se desprende que las condiciones contractuales de las tarjetas de crédito, varían según la cantidad de cuotas en su tasa de interés de financiación.

c) Dichas publicidades tendrían la capacidad de inducir a error, engaño o confusión acerca de una supuesta inexistencia de intereses, que se contradice con la letra chica que se observa en la parte inferior del folleto con una letra indescifrable e ilegible, que desalienta o dificulta su lectura. A diferencia del otro lado del folleto donde dice que las tasas de interés son otras, “4 cuotas $7,86” “10 cuotas $10,72”, “18 cuotas $11,73” cuando en un lado de la publicidad dice “4 CUOTAS SIN INTERES en toda la tienda”, “10 CUOTAS SIN INTERES en muebles, máquinas de ejercicio, y bicicletas”, “10 y 18 cuotas SIN INTERES en ELECTRODOMESTICOS”.

5) Y el otro tema a analizar fue la posible violación de la ley por los contratos pre impresos. Es así que se solicitaron los tres contratos que se comercializan (dos fueron entregados: los de tarjetas de créditos) el de préstamo personal no.

6) De estos contratos que el usuario suscribe para el acceso a las tarjetas de crédito surgen:

a) Una discrecionalidad desmedida para la rescisión contractual en cabeza de las firmas, agravada para las personas mayores de 65 años de edad.

b) Deficiente redacción de los contratos pre impresos que no tienen continuidad.

c) El formato del contrato está realizado de manera tal que el usuario no advierta de forma clara, legible y veraz la totalidad del mismo. Esto se logra a través de un diseño (formato – pliegue) donde al leer el contrato deja afuera del cuerpo principal, la “Información importante para el conocimiento del titular de la tarjeta”. Esta cláusula contractual prima facie infringiría los artículos 4 y 10 de la ley 24.240, y la Resolución 906/98 de contratos escritos de consumo de la Secretaria de Industria y Comercio de la Nación.

d) El contrato cuenta con una firma de la empresa pre impresa sin mencionar sus identificaciones sociales y tributarias.

e) Si bien ofrece resolver en cualquier momento el contrato, no es posible hacerlo en ese local comercial, pudiendo efectuarse sólo a través de un 0810.

f) Somete a jurisdicción de tribunales ordinarios nacionales de esta ciudad, los que en principio son inexistentes.

Por ello es que se imputó a ambas firmas, se corrió traslado y ahora tienen 5 días para ejercer su defensa. Transcurrido dicho lapso pasan al Juzgado de Faltas para su sanción.

14/10/10 Fuente: Plusinformación

Sobre

Revisa También

Downsizing: Clásico argentino: si aumentan los precios, se achican los envases

Sin necesidad de recurrir a un estudio de CCR o analizar el balance de un …