Inicio / Comunicación - Publicidad / Radios clandestinas, truchas, ilegales: un problema que debe resolverse

Radios clandestinas, truchas, ilegales: un problema que debe resolverse

Radios clandestinas, truchas, ilegales: un problema que debe resolverse

Hay 8.000 radios ilegales en el país. Las radios ilegales representan el 96.25% de las radios que emiten en el territorio nacional. Proliferan por su bajo costo y por el clientelismo político. Vician el éter de la radiofonía argentina. No existe en el mundo civilizado un caso similar. El único responsable no es Mariotto pero sí es el último a cargo de la intervención del Comfer que tampoco no hace nada para eliminar la clandestinidad y, que por el contrario admite nuevas, como la AM 750, pronta a salir al aire. Gabriel Mariotto sigue incumpliendo con los deberes de funcionario público.

Nueva imputación a Gabriel Mariotto, Interventor del Comité Federal de Radiodifusión, y sus superiores (3 en 1 semana, todo un récord):

> En nota aparecida en Urgente24 se explicó que Electroingeniería S.A., de acuerdo a la leyes y reglamentaciones en vigencia, en función de sus antecedentes, no podría ser dueña de Radio Del Plata,
> tampoco Sergio Szpolski podría ser autorizado por el Comfer para acceder a la propiedad de Radio América y de su FM Aspen.

Ahora, se habla de la inacción de Mariotto frente a la ilegalidad de la mayoría de las radios que habitan el dial de AM y FM de todo el país y, su complacencia para que sigan apareciendo radios en estas condiciones.
Gabriel Mariotto sigue incumpliendo con los deberes de funcionario público. ¿Es que los fiscales federales valientes pertenecen a otra Argentina que ya fue?

Sin existir un relevamiento que asegure la cantidad de emisoras ilegales, truchas o clandestinas, a lo largo y a lo ancho de nuestro país, se calcula que estas suman entre 7.000 y 8.000 radios, que emiten la mayoría en FM y una buena cantidad en AM. Las radios con licencia legal para funcionar son cerca de 580, de las cuales emiten alrededor de 300 en la actualidad. Los números hablan por sí solos la radiofonía legal alcanza a 300 emisoras y la ilegal a 8.000. En porcentajes la cifra es tan o más elocuente: El 96.25% de las radios en Argentina son truchas. Del total de las FM en el aire hay 1.200 radios, aproximadamente, con permiso provisional precario (PPP), un recurso administrativo inventado en 1989 por el propio Comfer para poner orden en el caos, pero su fracaso fue rotundo.

Las emisoras ilegales, truchas o clandestinas le generan un caos económico-financiero a las radios legales, a la TV y a los periódicos, en especial, al castigado interior. Las tarifas del mercado publicitario las hacen trizas al romperse todas las reglas de la competencia y la comercialización. Las radios ilegales son las que terminando fijando las reglas de mercado publicitario ya que este es uno solo. Los radiodifusores legales que pagan sus impuestos y las cargas sociales de sus empleados, y cumplen con la ley de radiodifusión, se ven sumidos en una competencia desleal con radios ilegales.

Estas radios ilegales pueden ser de cuentapropistas, de ahijados políticos, o regentear negocios accesorios, entre los que proliferan sermones pastorales, bailantas y curanderos. Se estima que más de un 40% de radios truchas están destinadas a bailantas y cultos. Se las llama también FM clandestinas, porque operan sin licencia del Comfer, y aunque son localizables en el dial, no siempre emiten en el mismo canal. Existen muchos casos en que estas radios involucraron a los aeropuertos metropolitanos, ya que interferían el sistema de aproximación a pista para el aterrizaje de los aviones. En un breve viaje dentro de la ciudad de Buenos Aires y alguna plaza del conurbano bonaerense la FM legal que se puede haber sintonizado termina siempre interferida por alguna o algunas radios ilegales de cumbia villera, bailanta, locutores o sermones pastorales.

¿Quién es responsable del caos radiofónico? El Estado Nacional.

Dentro del Estado Nacional, el Comfer y la Secretaría de Comunicaciones de la Nación. La ilegalidad radial se generó por falta de decisión política y, el incumplimiento de las funciones de funcionarios públicos. El pandemonio radial se debe exclusivamente a la falta de poder de policía de los organismos públicos, obligados a cumplirla. Muchas radios fueron instaladas por punteros o caudillos políticos y conducidas luego por afiliados del mismo color.

Hay provincias y municipios donde, a pesar de conocerse su ilegalidad, los gobiernos (incluido el Nacional) les dan publicidad oficial. Otros, con el abaratamiento de la tecnología que permite instalar una FM con una inversión de entre US$5.000 y US$10.000, con la antena; eligieron poner una FM, en lugar de un quiosco polirubro. Si la cantidad de emisoras clandestinas no es trascendente para el Comfer, qué puede realmente serlo. Quién, con dos dedos de frente puede llegar a pensar que Argentina es un país serio, cuando en algo tan delicado y clave, como lo es la radiodifusión, las emisoras ilegales o clandestinas invaden el dial. Esto no ocurre en ningún país serio del mundo.

Los países serios tienen normas que se cumplen, organismos y funcionarios a cargo de ellos que las hacen cumplir. En la Argentina sucede todo lo contrario. El gobierno de Néstor Kirchner, del cual forma parte el Comfer y la SEC, se autopromociona con la frase «Argentina…un país en serio». Queda claro que es un simple eslogan que no responde al producto.

Gabriel Mariotto, sigue acumulando, faltas de cumplimiento de los deberes de funcionario público. No hace nada para revertir una situación vergonzante y, sospechada de corrupción. La nueva radio AM 750 pronta a salir al aire es una prueba más ilegalidad que recae sobre el Comfer y la SEC. > Radios ilegales,

> radios truchas,
> radios clandestinas

son tareas pendientes de Gabriel Mariotto. Cada día que pasa su responsabilidad por no hacer nada al respecto, aumenta.

Fuente: Urgente24, Argentina

Nota relacionada: Formulario de Denuncia por imagenes ofensivas de la TV o la Radio

Sobre

Revisa También

Downsizing: Clásico argentino: si aumentan los precios, se achican los envases

Sin necesidad de recurrir a un estudio de CCR o analizar el balance de un …