Inicio / Redes Sociales e Informatica / No de nuevo, decía: denuncian estafas en cobros vía tarjeta

No de nuevo, decía: denuncian estafas en cobros vía tarjeta

20130930-234419.jpg

La contracara de la comodidad que acercan las nuevas tecnologías para contratar bienes y servicios e incluso pagarlos es el peligro de caer en engaños o ser víctimas de “estafas virtuales”. Un usuario de la tarjeta Nativa de Banco Nación contó que abonó durante casi dos años por un seguro de Metlife que nunca pidió. Cuando lo descubrió, inició el reclamo y sospecha que habría sido suscripto tras una llamada telefónica de la firma Sprayette, reconocida por sus ventas televisivas del “llame ya”.

La modalidad de este cobro encubierto se da también con otras firmas involucradas, pero la modalidad se repite: un servicio que no se pide empieza a ser cobrado vía tarjeta de crédito y la víctima realiza la cancelación mensual hasta que advierte la situación. Cuando lo hace ya es tarde y debe iniciar un largo y complejo proceso para dar de baja y reclamar el reembolso del dinero perdido. Muchos abandonan ese camino a la mitad.

La oficina municipal de Defensa del Consumidor registra más de cien quejas anuales, entre 120 y 150, de este tipo. La clave está en que la ley que regula la actividad permite realizar contratos telefónicos, aunque la oferta debe ser clara, al igual que la aceptación del cliente. “Muchas firmas abusan de esa posibilidad y de la falta de controles, y establecen lazos comerciales unilaterales, algo que es ilegal”, aseguró Roberto Montero, titular de ese ente.

Ese mecanismo descubrió Marcelo Mainini la semana pasada y estalló de bronca. El rosarino dijo haber pagado más de un año distintos seguros de Metlife que nunca solicitó. “Al principio eran cuotas de cien pesos. Pensé que era un crédito o un servicio que había pedido mi ex mujer, pero en mayo último llegó en mi resumen de cuenta un costo de 800 pesos por diversos seguros de la misma empresa y entonces ahí me di cuenta que era una estafa”, afirmó a Rosario3.com. Estimó que desde fines de 2011 hasta el mes pasado pagó cerca de cinco mil pesos por ese concepto.

La mecánica

La peregrinación de Marcelo Mainini de oficina en oficina para recuperar los más de dos mil pesos que abonó a Metlife este año vía su tarjeta de crédito y otro monto similar correspondiente al año anterior comenzó cuando observó el detalle de lo que pagaba. Detectó la cantidad de servicios de la aseguradora (que promociona desde su página web coberturas por “Accidentes Personales”, “de Salud”, “de Vida”, “de Vida con Ahorro” y “de Retiro”), y lo consultó con su ex esposa.

Ella negó haber contratado ese servicio pero recordó que recibió una comunicación telefónica de Sprayette (que promociona productos por televisión, entre ellos “Rejuvensex”, que patentó la frase “No de nuevo, decí­a”). Le ofrecieron un seguro que ella rechazó, según denuncia Marcelo. Entonces, él realizó el reclamo ante Metlife, en donde “reconocieron que se trataba de un error repetido y dijeron tener problemas con esa firma”, contó el usuario damnificado, que centra sus sospechas en esa firma aunque no es la única bajo la lupa.

“Me recomendaron pagar el mínimo y me van a devolver lo abonado durante este año, que son 1.500 pesos sólo en mayo y abril, pero no sé que pasará con lo de 2012. Me dijeron que hay muchos casos como el mío”, dijo Marcelo, quien decidió hacer público su caso para advertir a potenciales víctimas, además de remarcar la, al menos, “irresponsabilidad” de las empresas en cuestión. “Qué dejen de hacer daño”, pidió.

Los responsables

La ley de defensa del consumidor (reformada en 2008 con la norma 26.361) introduce el concepto de “responsabilidad solidaria”, es decir que las eventuales sanciones serían para toda la cadena de comercialización. En este caso, la supuesta estafa alcanzaría a quien realizó el contrato vía teléfonica, la empresa aseguradora y quien realiza el cobro.

“La situación complica a todos los actores pero en este caso, el lo más comprometido sería Sprayette, que debe probar que existió la aprobación del usuario en el momento del contrato”, señaló Montero. En las llamadas telefónicas, la grabación suele ser el respaldo o no de la venta.

“Hay muchos casos de este tipo, con contratos fuera de la legalidad. El problema es que algunas empresas aprovechan la situación de la virtualidad para engañar. Lo hacen con mails que al responder uno se suscribe sin quererlo o por mensajes de telefonía celular y también por este tipo de llamados”, añadió el titular de Defensa del Consumidor.

“Los contratos vía telefónica se pueden hacer, no es necesaria la firma pero el acuerdo debe ser explícito y la ley establece que debe ser clara la oferta y dejar tiempo para pensarlo al usuario”, agregó Montero.

Indignados en la web

Las quejas se multiplican en la web. Un usuario indignado creó un perfil en Facebook: “Odiamos llamados de Metlife Sprayette”. “Esta es una comunidad creada con intención de unir a aquellas personas que somos engañadas o molestadas telefónicamente por quienes llaman a nuestras casas diciendo ser de Metlife para vender productos de Sprayette u ofrecer descuentos”, explica el autor del sitio.

Un reclamo similar contra ambas empresas se puede leer en la página de la Subsecretaria de Defensa del Consumidor de la Nación (por un cobro sin permiso de 180 pesos mensuales). Otro usuario protesta por el cobro de 120 pesos por mes.

Dónde acudir

Defensa del Consumidor recibe más de cien (entre 120 y 150) reclamos de este tipo al año. La modalidad puede cambiar pero el esquema es el mismo. Como la ley permite realizar contratos por teléfono, sin firma del usuario, algunas empresas suman clientes a pesar de la negativa de los mismos.

Una vez que el damnificado advierte el engaño, la ley prevé además la inversión de la prueba, es decir es la empresa la que debe probar que el usuario sí estuvo de acuerdo. Por eso la mayoría de la firmas, como ocurrió en el caso de Marcelo, inician el trámite para reembolsar el dinero mal cobrado al usuario de forma inmediata.

Pocos lo saben, pero las firmas podrían ser multadas. El poder de policía lo tiene en este caso la Dirección de Comercio Interior de la provincia (que en Rosario está en Mitre 932, 3º piso, y cortada Ricardone). La ley de defensa del consumidor prevé sanciones vinculadas a la aprobación de los contratos. Por su parte, Defensa del Consumidor municipal se mudó a Córdoba 852 y atiende de 8 a 19.

30/8/13 Fuente: Rosario3

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

Usuarios se quejan de las “falsas ofertas” en el Cyber Monday

Las ventas subieron en la nueva edición del día de las promociones en la web. …