Inicio / Medicina - Medicamentos - Salud / POLITICA DE SALUD: CRISTINA KRCHNER BUSCA REACTIVAR UNA INCIATIVA DEMORADA EN EL PODER LEGISLATIVO

POLITICA DE SALUD: CRISTINA KRCHNER BUSCA REACTIVAR UNA INCIATIVA DEMORADA EN EL PODER LEGISLATIVO

PROTECTORA: ASOCIACION DE DEFENSA AL CONSUMIDOR INFORMA (FUENTE DIARIO CLARIN)

Política de Salud: Cristina Kirchner busca reactivar una iniciativa demorada en el Poder Legislativo
Las prepagas deberán tener autorización para subir la cuota

Es parte del proyecto de ley que ya está en el Congreso, y que el Gobierno impulsará ahora para regular la medicina privada. También se fijarán topes para los aumentos y restricciones que se aplican a los afiliados mayores de 65 años.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner decidió impulsar que el Congreso apruebe la regulación de las empresas de medicina prepaga. Eso incluye los contratos y las cuotas que pagan los 3,8 millones afiliados a las entidades prepagas. Ahora, las empresas tendrán que tener autorización oficial para subir el costo del servicio. Y, entre otros puntos, tendrán limitaciones para los ajustes que aplican a los mayores de 65 años.

Antes de viajar a Mendoza, el miércoles pasado, Cristina y el jefe de Gabinete, Sergio Massa, se reunieron con la ministra de Salud, Graciela Ocaña, el superintendente del sector, Héctor Capacciolli y la diputada Patricia Vaca Narvaja. Allí se decidió que, ya esta semana, el Ejecutivo acelere el tratamiento por parte del Congreso del proyecto de ley que desde noviembre de 2006 tiene dictamen favorable, con algunas disidencias parciales, de la Comisión de Salud de Diputados.

Los puntos principales de la iniciativa son:

Las cuotas mensuales deberán ser aprobadas por la Superintendencia de Servicios de Salud y el Ministerio de Economía.

Para los mayores de 65 años, la Superintendencia deberá definir los porcentajes de aumento. Pero si esos afiliados tienen más de 10 años de antigüedad en la prepaga, no pueden sufrir aumento de la cuota “en razón de su edad”.

Los períodos de carencia -lapso en la que no rige determinada cobertura, por caso embarazo- serán establecidos por la Superintendencia.

Los contratos duran como mínimo 1 año y se renuevan automáticamente, salvo negativa expresa del usuario, quien puede rescindirlo en cualquier momento.

Las empresas solo pueden rescindir el contrato por la falta de pago de 3 cuotas consecutivas o porque el usuario falseó su declaración jurada.

La Superintendencia deberá establecer las enfermedades que serán consideradas preexistentes.

Si fallece el afiliado titular, el grupo familiar que integra el contrato continúa con los derechos a las prestaciones.

Los niños desde su nacimiento o adopción quedan adheridos al plan del titular -salvo indicación en contrario- quedando exentos de enfermedades preexistentes y períodos de carencia.

El usuario que hubiera pertenecido a una empresa de medicina prepaga por contratación grupal o corporativa y hubiera cesado su vínculo con la empresa que realizó el contrato con la entidad médica, deberá ser admitido en alguno de los planes de esa prepaga reconociéndose la antigüedad.

En caso de cierre o quiebra de la empresa, la Superintendencia transferirá la cobertura de salud de los usuarios a otras empresas.

Las empresas podrán brindar planes parciales en servicios odontológicos, emergencias médicas y traslados en ambulancia e internación domiciliaria. También las que, con un padrón inferior a los 5.000 usuarios, desarrollen su actividad en una localidad y ofrezcan planes que abarquen solo uno de los niveles del PMO.

Aunque el INDEC redujo el peso de la salud privada en la canasta de consumo para que disminuya su impacto en el Indice de Precios (IPC), desde este mes las cuotas de las prepagas se incrementaron, en promedio, en un 16% y acumulan un alza del 40% en apenas 8 meses.

El impulso que ahora dará el Gobierno a este proyecto tiene un paralelismo con otro anuncio oficial de la semana pasada, cuando trascendió que la Presidenta firmaría un decreto para crear un registro de teléfonos celulares: en ambos casos se trata de temáticas ya tratadas por el Congreso que el Ejecutivo busca repotenciar.

De los 3,8 millones de afiliados a la medicina prepaga, un tercio son voluntarios y el resto a través del empleador. El sistema atiende al 10% de la población.

Hoy la medicina privada no está regulada por el Estado, salvo en relación a la obligatoriedad de dar como mínimo la cobertura del Programa Médico Obligatorio (PMO). En todas las demás cuestiones -como solvencia, precios o contratos- se manejan como cualquier otra empresa comercial.

El proyecto oficial coloca a las empresas de medicina privada bajo la supervisión y regulación de la Superintendencia de Servicios de Salud, un organismo que hoy audita a las obras sociales nacionales, con un poder muy amplio como para definir precios, contratos, carencias, plazos y requisitos de patrimonio y solvencia. También quedan incluidas en este régimen las obras sociales que cuenten con planes de adherentes voluntarios.


El perfil de la ley que se discute

Cómo es el proyecto de reglamentación de la medicina prepaga que ahora impulsa el Ejecutivo y que debatirá el Congreso.

Cómo será el tratamiento
El proyecto de ley de reglamentación de las empresas de medicina prepaga ya tuvo dictamen de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados en noviembre de 2006. Eso lo habilita para ser tratado en forma inmediata en el recinto.

El Poder Ejecutivo ahora impulsará la iniciativa, haciendo que los legisladores oficialistas retomen el tema.

La Cámara de Diputados podría votar el proyecto de ley durante esta misma semana, según se asegura en el máximo nivel del Gobierno .

Qué cambia
1. Hasta ahora, las prepagas sólo deben comunicar a sus clientes con anticipación los aumentos. La Secretaría de Comercio los negocia con las empresas, pero informalmente: el tema no está regulado. Al aprobarse la ley, las subas serán autorizadas por el Gobierno.

2. Hoy, cuando los afiliados a las prepagas cumplen 65 años sufren aumentos en las cuotas que hasta superan el 100%. Con la nueva ley, no podrán aplicar incrementos si el asociado lleva más de 10 años en la empresa.

3. La Superintendencia de Salud será la que determine los plazos de carencia, aquellos en que se limitan prestaciones a los nuevos usuarios.

4. Los niños nacidos de padres afiliados a una prepaga serán automáticamente reconocidos por asociados a la empresa. Y no tendrán carencia en las prestaciones que puedan requerir.

Cristina Kirchner
La Presidenta discutió el tema días atrás con el jefe de Gabinete y la ministra de Salud, y decidieron dar impulso al proyecto de ley para que sea aprobado.

Héctor Capacciolli
El titular de la Superintendencia de Salud recibirá nuevos poderes con la ley: él, y no Guillermo Moreno, será quien discuta las cuotas con las empresas de prepagas.

Patricia Vaca Narvaja
La diputada oficialista es quien impulsó en la Cámara baja, en el año 2006, el proyecto que ahora el Ejecutivo intentará sea transformado en ley.
Empresarios
La cámara que reúne a las prepagas (CIMARA) opinó sobre la ley. “Es importante que exista una legislación que defienda los derechos de los usuarios pero también proteja a las empresas. No nos oponemos a que se dicte una ley, aun cuando es una actividad que se rige por el libre mercado y el Código Civil”.

Fuente: Clarín
10/8/08

Sobre

Revisa También

Beneficios de andar en Bici!

1. Andar en bicicleta no dejará que caigas en depresiones. Se ha comprobado que las …