Inicio / Notas de Prensa a Protectora / Nota de Prensa a Protectora: Cuestionan al EPAS y piden que se “elimine” o se modifique

Nota de Prensa a Protectora: Cuestionan al EPAS y piden que se “elimine” o se modifique

imageLa ONG Protectora, especializada en defensa del consumidor, avanzará en la idea de reponer en la Legislatura provincial una iniciativa presentada en el 2011 que buscaba la disolución del Ente Provincial de Agua y Saneamiento, EPAS.

El organismo civil argumenta que, a partir de la creación de Agua y Saneamientos Mendoza (Aysam), no existe más un concesionario privado al cual controlar, y los recursos que se gastan en el ente regulador podrían ser utilizados en el mejoramiento de la infraestructura del servicio sanitario.

Mario Vadillo, apoderado de la ONG, dijo que desde agosto del  2011, cuando se presentó la iniciativa legislativa, se podrían haber ahorrado, por lo menos, 20 millones de pesos para obras, y la empresa provincial se habría hecho del personal técnico del EPAS para una mejor gestión. Según fuentes oficiales, el organismo descentralizado funciona hoy con un presupuesto de 15 millones de pesos, de los cuales 8 son aportados por el Estado provincial y 7 provienen de la tasa de control y sostenimiento que figura en la factura de los usuarios.

“Son muchos recursos económicos para un sistema que no está funcionando. Lo peor que podés tener es alguien que controla y no controlar, quitándoles jurisdicción a otros, porque la Fiscalía de Estado no se va a meter si está el EPAS. Incluso, cuando presentamos reclamos por la falta de servicio en el 2013 en la Justicia lo llamaron al EPAS y se puso del lado de Aysam, en vez de ser ellos los que tienen que defender al consumidor, porque esa es su función; pero no, están en contra del consumidor”, dijo el apoderado de Protectora.

Y agregó: “Es muy difícil que un organismo del Estado vaya a multar al Estado”, apuntando a las fallas que hubo en el servicio durante los años 2012 y 2013, principalmente. De acuerdo con su visión, se puede eliminar y delegar el control en organismos como la Fiscalía de Estado, el Tribunal de Cuentas, y la Justicia provincial, además de Defensa del Consumidor.

“La Fiscalía de Estado se mete a la Empresa Provincial de Transporte porque hay muchos accidentes y no sabe qué pasa, eso es lo que tiene que pasar. En cambio, el EPAS ve que se está hundiendo un departamento y no hace nada, no hay ninguna sanción”, sentenció Vadillo.

El representante social apuntó a las denuncias por la mala calidad del servicio de agua potable y cloacas denunciado por los vecinos y autoridades de ese departamento. Dijo que es una muestra más del escaso control que se ha realizado durante años.

LEGISLADORES. La idea de la ONG descansa desde el 2011 en la Legislatura y apunta a reactivarla a la brevedad. Sin embargo, para algunos legisladores, más que “disolver” el EPAS hay que apuntar a mejorarlo, porque no estaría cumpliendo con el rol para la que fue creado. El senador del Frente Renovador (FR) y ex miembro de la Comisión de Servicio Públicos de la Cámara Alta, Gustavo Valls, señaló al respecto: “Coincido en que el EPAS como organismo de control no ha dejado satisfechas las expectativas que se tenían al momento de crearlo.

De acuerdo con los estándares que se imaginaron, ha estado muy lejos, y los inconvenientes que tuvimos en el 2012 y el 2013 no fueron previstos y no hemos visto después que haya habido sanciones”.

Aunque coincide en ese punto con la organización civil, el legislador considera que hay que hacer una distinción entre disolver el ente o no. “Me parece que lo que hay que discutir es qué capacidad de control va a tener un organismo estatal de una composición política plural, cuando lo que se está controlando es al mismo Estado. Me parece que lo que hay que abordar es la discusión del tema y las redefiniciones que hagan falta”, manifestó.

Según Valls, dejar el control del servicio en manos de otros organismo tiene sus complicaciones porque hay cuestiones técnicas que no puede hacer la Fiscalía de Estado, el Tribunal de Cuentas o la Asesoría del Gobierno.

Una opinión similar es la del senador de la Unión Cívica Radical y miembro actual de la Comisión de Servicio Públicos Daniel Ortiz, pues coincidió en los posibles cuestionamiento al ente regulador pero no considera que la solución sea eliminarlo. “El EPAS no está funcionando como debería funcionar, eso es verdad, no cumple la función que debería; pero también es cierto que se debe controlar un elemento vital como el agua, sobre todo cómo llega al público, por eso no me parece que eso se deba hacer a través de otros organismos”, manifestó.

Asimismo, el legislador recalcó: “El EPAS es un sistema de control que probablemente no ha funcionado del todo bien, o bien lo sacamos y ponemos otro o dejamos este, pero tiene que haber un sistema de control”.

Según Ortiz, dejar los controles en organismos como la Fiscalía de Estado y el Tribunal de Cuentas no permite hacer un trabajo acabado para asegurar que las inversiones y los proyectos que desarrollan las empresas sanitarias apunten a asegurar el suministro constante de calidad para todos los mendocinos.

LA VISIÓN DEL ENTE REGULADOR. Desde EPAS, el titular del organismo, Javier Montoro, dijo: “Si la ONG quiere pedir la disolución del ente, que siga insistiendo en la Legislatura, yo soy muy respetuoso de la Legislatura”. Y agregó: “Aunque siempre se apunta a lo que ocurre con la empresa sanitaria provincial, controlamos toda la provincia de Mendoza, desde los operadores de gestión comunitaria, las tres municipalidades, operadores y Aysam”.

Respecto de los cuestionamientos hechos por los legisladores a la labor que realizan indicó: “Yo creo que el rol del EPAS se cumple y son cuatro funciones. La de controlar, regular, planificar al poder condecente y la protección del usuario. Lo que pasa es que cuando las inversiones que se debieron realizar no se hicieron, ahora se ven las consecuencias”.

En ese sentido, refiriéndose a los problemas que se denuncian en Rivadavia, dijo: “Lo que denuncia Rivadavia sale en el informe elaborado en la auditoria de Obras Sanitarias SA. Son 50 mil fojas la auditoría realizada por la UNCuyo a propuesta del Ente Regulador”. 

Según Montoro, no hay problema en que un organismo descentralizado fiscalice a una empresa estatal. “No hay ningún tipo de inconveniente, uno tiene que discutir si es endógena o exógena la regulación, pero regulación tiene que haber, porque si vos te ponés a pensar, en la época de Obras Sanitarias Sociedad del Estado, las regulaciones las hacía las propia empresa. Ahora, que es una sociedad anónima con participación estatal mayoritaria, se rige bajo las reglas de sociedad anónima de derecho privado. Por lo tanto, debe haber un organismo que controle y regule un sector monopólico como el agua potable y el saneamiento.

link: http://elsolonline.com/mobile/ver/1405/204364/cuestionan-al-epas-y-piden-que-se-elimine-o-se-modifique

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

Planes de autoahorro

usuarios harán un reclamo colectivo por el “excesivo aumento de las cuotas” Las asociaciones de …