Inicio / Difusión periodística / Grave: familias sin agua, Aysam, las demandas y la culpa de las avispas

Grave: familias sin agua, Aysam, las demandas y la culpa de las avispas

Unas 60 familias del barrio Infanta volvieron a quedarse, ayer, sin agua y se espera, para lamento de ellas, que la falta de suministro en sus cañerías perdure unos dos días más. Protectora, la ONG que defiende y representa a consumidores, acudió a la Justicia por medio de una cautelar para intimar a Aysam a solucionar de inmediato el inconveniente y dar fin a tanta penuria de los habitantes de ese barrio de Las Heras que desde el año pasado, junto a otras barriadas de Capital, Guaymallén y Godoy Cruz, han sufrido como nunca antes tantos inconvenientes de no contar ni siquiera con un hilo de agua para cocinar y asearse. Nada más y nada menos.

Aysam, la empresa productora, distribuidora y proveedora de agua en el Gran Mendoza, reconoce los problemas que se han venido ocasionando desde que arrancó el verano, pero fija el número de perjudicados en no más del 20 por ciento de la gente a la que sirve. La cantidad de personas a la que ha dejado sin agua con temperaturas que han superado los 30 grados, es enorme. Como enorme ha sido, aunque les duela a sus funcionarios escuchar los reclamos, la falta de atención previa y la ausencia de una correcta planificación a lo largo de los últimos años para evitar los graves problemas que la desidia ha provocado. La responsabilidad es mayor porque se trata de una empresa en manos del Estado y el gobierno no tiene la excusa de apuntarle a un operador privado la ineficiencia.

Guillermo Amstutz es un político de fuste, histórico peronista y pocos como él conocen tan de cerca el tenor de los reclamos y el fastidio de la gente cuando los servicios no se prestan como corresponde. Lo sabe porque ha sido intendente sobre todo y porque siempre se jactó de ser un político consustanciado con los vecinos.

Consultado por los problemas de resolución sin límite para quienes sufren la falta de agua, Amstutz ha reconocido que no las tiene todas consigo. Que la plata que se prometió para obras no ha llegado de la manera que se esperaba y que las contingencias naturales de este verano empeoraron las cosas. Sin embargo, viejo zorro en lides complicadas, el titular de Aysam cuida sus palabras para no enlodar a nadie, mucho menos al gobierno de Francisco Pérez, la administración a quien se le aprobó un crédito de 200 millones de dólares y que a duras penas se ha conseguido una parte, mientras que el grueso no aparece porque a Mendoza no le han querido prestar dinero. Impensable para una provincia que siempre hizo alarde de pagar sus deudas.

El problema del Infanta es el problema que irá apareciendo en todas las zonas altas del Gran Mendoza: cañerías de 50 años de antigüedad y un crecimiento inusitado de barrios que fueron sacando el agua a aquellos que años atrás la tenían sin problemas. Recién hoy o mañana, dice Amstutz, se habilitarán las nuevas obras que se hicieron en el Infanta, que significaron cambios de sentido en algunos caso de las nuevas cañerías, empalmes y, al final, el consabido asunto de la purga del sistema para extraer el aire del interior. Por eso es que algunas familias seguirán sin agua dos días más, como mínimo.

Este verano, según Aysam, el deshielo del río Blanco demoró más de lo esperado. Para diciembre se esperaba un caudal de 1.200 litros por segundo y sin embargo el río traía la mitad. Por eso a fines del último mes del año pasado hubo que dejar sin agua para riego a los habitantes de Potrerillos para sumar al sistema un total de 900 litros por segundo. Recién a partir del 15 de enero el Blanco llegó a los niveles de agua que se esperaban en noviembre del 2014.

Pero entre fin del año pasado y la festividad de Reyes, las tormentas en la Alta montaña cubrieron el arroyo Las Avispas de un inesperado acarreo de piedra y barro. La turbidez del cauce se mezcló con los afluentes que alimentan la planta de Benegas y se inauguró un nuevo problema: Benegas no dio abasto para producir los mil litros de agua por segundo en una situación normal y se debió cortar el agua a Godoy Cruz, parte de Las Heras y parte de Guaymallén. Ese problema se reitera cada vez que llueve en la Alta Montaña.

Con lo que el combo ha sido perfecto, como la tormenta perfecta de la película: cero planificación, cero inversión, cero prevención y muchos accidentes naturales.

¿Cuál es el plan oficial? Bueno, Amstutz confía en que la planificación de una nueva planta potabilizadora, a la salida de la central de Álvarez Condarco puede llegar a aportar parte de la solución. El proyecto de la nueva obra está en papeles y todavía Pérez no lo conoce. Amstutz no quiere ni siquiera decir cuánto puede costar el emprendimiento, pero hay que llevarlo delante de manera imperiosa porque su construcción demandaría unos tres años si todo anda bien.

El tema del agua potable y la ineficiente distribución se ha metido en la campaña electoral que los mendocinos ya tenemos entre nosotros. Ha sido el candidato radical Alfredo Cornejo quien ha denunciado que parte de los fondos aprobados para Aysam, a fines del año pasado se gastaron en el pago de aguinaldos y sueldos.

Amstutz no ha sido enfático para desmentir al líder opositor. Sólo se ha concentrado en puntualizar que le dieron dos tramos de dinero y que con eso está trabajando. Unos 70 millones de pesos iniciales de los que lleva gastado alrededor de 60 millones en un primer tramo, y un segundo de 400 millones de pesos de los que lleva ejecutados la mitad, todo en nuevas obras y especialmente en la renovación de la red de cloacas, tan vieja y deficiente que se puede convertir en una verdadera bomba de tiempo para los mendocinos.

Del resto de la plata casi ni habla. Sólo dice que, aunque le dieran los millones de dólares que le deben, no tendría tiempo material para llevar tantas obras adelante. Será un problema, en verdad, para la próxima administración. Una verdadera mochila de barro y piedras, como la que suele traer el arroyo Las Avispas.

Link: http://www.sitioandino.com/nota/146353-grave-familias-sin-agua-aysam-las-demandas-y-la-culpa-de-las-avispas/

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

Protectora en Córdoba, solicito la intervención del ERSEP por un corte masivo de agua

La Dra. Mariela A. Moncada, en representación de la Asociación Protectora en la Ciudad de …