Inicio / Telefonía Internet Correo / Celulares: Piden que las telefónicas paguen lo que deben

Celulares: Piden que las telefónicas paguen lo que deben

imageEntidades de consumidores acudirán a la Justicia para que las empresas de telefonía celular devuelvan el dinero cobrado de forma fraudulenta cuando facturaban por minuto. Aseguran que tienen ingresos de hasta $9.000 millones por mes

Tras un fallo de la Justicia Federal de San Nicolás las empresas de telefonía celular fueron obligadas a facturar por segundo el cobro de las llamadas y no por minuto, como se venía haciendo hasta ahora. Sin embargo, las compañías no recibieron ninguna sanción por haber estafado a millones de usuarios durante más de diez años bajo el amparo del Gobierno, que jamás tomó medidas para frenar la concentración monopólica del mercado telefónico.

Por esta razón la ONG Consumidores Responsables exigió que Movistar, Claro, Personal y Nextel devuelvan el dinero facturado a los usuarios de manera fraudulenta. “Durante los últimos años el gobierno permitió una gran estafa en beneficio de las operadoras, ahora que reconocen la existencia de este fraude, e intiman a las empresas a ajustar la facturación, también deben exigirles que devuelvan a los usuarios el dinero mal cobrado”, aseguró a Hoy el titular de la asociación, Henry Stegmayer.

En ese sentido, afirmó que se debe tener en cuenta, a la hora de hacer la devolución, lo que vienen ganando las empresas con el boom de los celulares en la última década. En 2003  solo había 4 millones de unidades, y actualmente hay más de 40 millones.

“Esto significa un avance, pero no debe, ni puede, significar una amnistía. Esto no puede significar un ‘borrón y cuenta nueva’, sino que las empresas deben devolver a los usuarios un resarcimiento. Si el Gobierno no actúa en este sentido,  iremos  a la Justicia a solicitar esta reparación», remarcó Stegmayer.

Amplio margen de ganancia

“Las empresas tienen margen más que suficiente para devolver lo que cobraron ilegalmente. Lo que han ganado las compañías con esta maniobra ilegal es por cifras siderales. Por ejemplo, si tomamos como referencia $1,80 por minuto, estamos hablando que una persona que hizo un llamado equivocado o comunicación corta de 20 segundos, terminó pagando $1,20 por encima de lo que realmente tenía que haber pagado”, destacó Stegmayer. “Nuestro cálculos indican que las empresas de telefonia celular facturan por mes, entre 6.000 y 9.000 millones de pesos”, explicó.

A su vez, desde Consumidores Responsables recordaron además que el gobierno decidió actuar luego de la presión de las asociaciones de consumidores y de un fallo judicial. “La secretaría de Comunicaciones intervino tarde en el problema”, reflexionó Stegmayer e indicó que además “es necesario revisar la regulación de los mensajes de textos. En muchos países, es un servicio gratuito, y acá estamos pagando precios exorbitantes”.

Monopolios fuertes, consumidores desprotegidos

El caso de la telefonía celular es uno de los ejemplos más claros de la monopolización de un sector de la economía, ya que está dominado mayoritariamente por tan sólo tres empresas: el 97,9% del mercado está concentrado en Claro, Movistar (de Telefónica) y Personal (de Telecom), con el agregado de que éstas dos últimas son prácticamente la misma compañía dado que se integraron empresarialmente en Italia, situación que contó en su momento con el aval de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia y del expresidente Néstor Kirchner en 2007.

Ante esta situación, Osvaldo Bassano, presidente de Asociación de Defensa de Derechos de Usuarios y Consumidores (Adduc) aseguró a Hoy:  “El gobierno de una vez por todas debería declarar como servicio público a la telefonía celular y terminar con el monopolio de las telefónicas. El consumidor está perdiendo plata, nervios, patrimonio, y está podrido de que le roben a mano armada cuando le facturan, podrido de que le manden mensajes con propagandas y después le cobren”.

“Los monopolios tienen libertad de mercado porque propiamente lo cooptan al mercado, entonces, lo único que hacen es crear un sistema financiero de acumulación de capital sin importar la forma en la que lo hacen”, explicó el especialista en derecho del consumidor.

Rompen records

Las empresas de telefonía celular se han convertido en Argentina en unas verdaderas rompe récords: desde hace diez años al tope de los rankings de quejas en todas las defensorías ciudadanas y los organismos de defensa al consumidor del país. 

Sin embargo, a pesar de que brindan un servicio pésimo, de una calidad mucho más baja que en otros países, en Argentina las tarifas telefónicas están entre las más altas del mundo a causa de que no existe competencia en el mercado ni mucho menos control por parte del Estado.

Es decir, las empresas tienen una millonaria facturación anual que nunca se ve reflejada en inversión para mejorar el servicio, y al no estar declarado el rubro como servicio público, no hay forma de que los usuarios o el Estado puedan controlar tarifas e inversiones, ni someter a las compañías a la más mínima regulación.

 

 

 

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

Lo que se contrató por internet, se revoca por internet

La Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal confirmó una multa de $30.000 a una aerolínea …