Inicio / Telefonía Internet Correo / TV digital: la experiencia alerta sobre un pésimo negocio

TV digital: la experiencia alerta sobre un pésimo negocio

20130718-161524.jpg

Mientras el gobierno se encamina a adjudicar las primeras señales de televisión digital terrestre (TDT) en medio de una disputa con los actuales permisarios de los canales, en la región y en el mundo crecen los obstáculos y la falta de certezas sobre la viabilidad de ese mercado.

El rápido crecimiento de las potencialidades de internet y el desarrollo de distintas plataformas para la distribución de los contenidos audiovisuales son una alternativa que los consumidores están eligiendo cada vez con más fuerza. La competencia de la televisión para abonados y la insuficiencia de la inversión publicitaria para sostener el funcionamiento de más canales gratuitos son otros puntos que están en debate. En Argentina, el llamado para otorgar señales de televisión digital quedó en suspenso desde 2011; en México, el apagón analógico previsto para 2015 está en duda; en Venezuela hay cada vez menos espectadores de televisión abierta. Pero también en Europa. En Madrid solo tres señales se mantienen en el aire de las ocho licencias locales que fueron adjudicadas en 2006.

Aunque la televisión digital abierta permitirá ver más canales con una mejor calidad de imagen y de forma gratuita, su desembarco se produce en un momento en el que la presencia de otras tecnologías que ofrecen lo mismo, e incluso con más prestaciones, no tiene marcha atrás. El consumidor tiene la puerta abierta para elegir lo que quiere ver, en el momento que lo desea y en variedad de plataformas. Es el caso de algunos proveedores de TV cable y satelital que en sus planes ofrecen la posibilidad de programar los contenidos o detener la transmisión y retomarla en otra televisión.

Sitios como Netflix, Hulu y Cuevana, sumado a otros de televisión a la carta y video bajo demanda que permiten la transmisión de contenidos en forma digital, están al alcance la mano y se expanden con rapidez.
Tanto es así, que en Estados Unidos los mayores distribuidores de televisión paga del país están tratando de comprar los derechos de los llamados OTT (por su siglas en inglés de Over the Top). Se trata de receptores con acceso a banda ancha que se conectan al aparato de televisión y permiten agregar canales digitales, ya sean de pago o gratuitos como Youtube.

Al acceder a esos derechos los actuales proveedores de televisión satelital o por cable podrían ofrecer sus productos para que los televidentes los vean en el momento que ellos quieran, tal como sucede con servicios como Netflix. Según un informe de Los Angeles Time, DirecTV, Time Warner Cable y Charter Communications se encuentran entre los distribuidores que buscan los derechos de OTT.

Encendido digital

Nueve empresas privadas compraron hasta el momento el pliego de bases y condiciones dispuesto por el Poder Ejecutivo: la productora OZ Media, que se presenta en consorcio con la editorial Bla; la cooperativa que administra el periódico La Diaria; la sociedad anónima propietaria de la radio Océano FM; el canal de cable VTV, que está vinculado con la empresa Tenfield; el expropietario del diario La República, Federico Fasano; el accionista del diario El País Diego Beltrán, en sociedad con el empresario Gabriel Bomio; y los actuales canales 4, 10 y 12.

El 21 de noviembre de 2015 se producirá para la televisión abierta «el encendido digital».

A partir de esa fecha los televisores para acceder por aire a la más alta calidad de imagen deberán convertirse al nuevo sistema. Quienes no tengan cable, para poder seguir viendo TV necesitarán un decodificador l

19/7/13 Fuente: Cronista Comercial

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

Lo que se contrató por internet, se revoca por internet

La Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal confirmó una multa de $30.000 a una aerolínea …