Inicio / Transporte público Autopistas Autos / Aplicación art. 53 LDC – Responsabilidad del Híper por robo de auto en su estacionamiento

Aplicación art. 53 LDC – Responsabilidad del Híper por robo de auto en su estacionamiento

Según la normativa citada, en casos como el planteado la prueba es a cargo de la demandada. Walmart debe abonar la suma actualizada de 16.000 pesos.

Si bien en primera instancia se rechazó la demanda porque el accionante debía probar “categóricamente el estacionamiento del vehículo y su robo”, la Cámara 8ª Civil y Comercial de Córdoba revocó lo resuelto e hizo lugar al reclamo formulado por el robo de un automóvil en la playa de estacionamiento de Walmart y le ordenó que pague el valor del vehículo, tras recordar que la prueba en estos casos es a cargo de la demandada, conforme la Ley de Defensa del Consumidor (LDC).

El fallo refirió que el artículo 53, LDC, establece que “los proveedores deberán aportar al proceso todos los elementos de prueba que obren en su poder, conforme a las características del bien o servicio, prestando la colaboración necesaria para el esclarecimiento de la cuestión debatida en el juicio”, y en el proceso “la parte demandada sólo se ha limitado a negar la ocurrencia del hecho y la documentación adjuntada por el actor”.

En 2009, mientras se encontraba haciendo compras en el establecimiento que la accionada tiene en barrio Talleres, Miguel Ángel Zamboni sufrió la sustracción de su Renault 18 modelo 1991, que había dejado previamente en el estacionamiento del lugar.

La Cámara, integrada por Héctor Hugo Liendo -autor del voto-, José Manuel Díaz Reyna y Graciela Junyent Bas, anuló lo decidido y dispuso que Wal Mart pague 16 mil pesos. El tribunal de alzada señaló que “resulta verdaderamente imposible e injusto pretender que la propia parte actora sea quien deba acreditar tales extremos pues al ingresar al local comercial -teniendo en cuenta, además, los dichos de la propia parte demandada- no se emite ningún ticket o constancia similar, ni existen cámaras de seguridad que registren el ingreso y egreso de vehículos o personas”, al tiempo que “debe ponderarse que cuando una persona concurre a un lugar cercado y custodiado por una empresa de seguridad -como en este caso- confía y presume que su vehículo queda protegido y no tiene en miras preconstituir algún tipo de prueba para el caso de que, al salir del establecimiento, su auto ya no esté allí estacionado”.

“Dicho de otro modo, al ingresar a un predio medianamente cerrado y custodiado, destinado al estacionamiento de automóviles, a nadie se le ocurriría, por ejemplo, ponerse a saca fotos de su ubicación o a tratar de localizar testigos que luego puedan dar cuenta de ello, porque tal conducta lejos de ser interpretada como previsora resultaría, en realidad, sumamente sospechosa”, se indicó.

Asimismo, se memoró que en “las relaciones de consumo se interpreta que pueden configurarse determinadas situaciones en las que el consumidor puede encontrarse imposibilitado o con serias dificultades para probar determinado hecho” y “ante ello se ha echado mano a la teoría de las cargas dinámicas de la prueba poniendo tal acreditación a cargo de la parte que se encuentre en mejores condiciones de hacerlo”, de acuerdo con lo que contempla la LDC.

Autos: Zamboni c/ Walmart

16/5/12 Fuente: Comercio y Justicia

Sobre

Revisa También

Aplicación de la ley de Defensa del Consumidor al transporte aéreo de pasajeros

Introducción El amplio desarrollo del derecho del consumidor en los últimos años, y especialmente el …