Inicio / Transporte público Autopistas Autos / San Martín insiste: mantienen las fotomultas en la ruta 7 y podrían ampliarlo

San Martín insiste: mantienen las fotomultas en la ruta 7 y podrían ampliarlo

Las autoridades de la comuna respaldaron el uso de radares y cámaras para detectar infracciones en el exceso de velocidad, y sostuvieron que es “legal”.

Para turistas y mendocinos hay una zona de la ruta 7, en el Este de la provincia, en la que se pueden llevar una sorpresa. Se trata del tramo entre los kilómetros 998 y 1009 donde se hacen las polémicas “fotomultas”. A pesar de las quejas, la Municipalidad de San Martín defiende y mantiene los controles y las sanciones. Todo, luego de haber tenido que anular muchas multas por errores en la apicación.

Ahora desde la comuna aseguran que  los inconvenientes que habían desatado la polémica por su legalidad eran “accidentes” y reiteraron que “no hay ninguna ilegalidad” en su funcionamiento. Y van por más: se está planeando adquirir radares fijos para mejorar los controles viales.

El sistema de fotomultas mediante el uso de dos radares móviles marca Sisteco en la Ruta Nacional 7, de San Martín, causa controversias desde los inicios de su aplicación, en 2015. En aquel entonces, cientos de automovilistas denunciaron que las multas fueron mal aplicadas debido a “incompatibilidades” con la reglamentación nacional y provincial vial, por lo que el municipio tuvo que hacer lugar a los pedidos y, en algunos casos, anular las infracciones.

Sin embargo, las críticas continuaron este año. La ONG Protectora denunció que el sistema de fotomultas es un “negocio recaudatorio de la comuna” y advirtió que los presuntos infractores no deberían pagar las multas porque el municipio “pone un límite de velocidad inferior (60 u 80) al permitido por Vialidad Nacional, que es 110 Km/h.”.

Oscar González, secretario de Gobierno de San Martín, expresó a MDZ su rechazo a las acusaciones, al señalar que “hay mucha gente que habla de cosas que no tienen fundamento”, y manifestó que únicamente “revisamos las multas que se aplicaron en dos kilometrajes: el 998, en el carril que va hacia San Luis, y el 1009, por la dirección a Mendoza”.

“En el primero había un cartel de velocidad máxima que fue vandalizado, por lo que se generaba una duda razonable y decidimos hacer lugar a la defensa de los que recibieron la multa. Respecto al segundo punto de control, reconocimos haber cometido un error conceptual ya que, para tomar las mediciones de referencia, se graduó la velocidad de los camiones, que tienen una velocidad máxima de 80 km/h, y no a los vehículos particulares y livianos, que fueron los perjudicados; en este caso, las multas fueron anuladas”, detalló.

Más allá de estos hechos puntuales, González aseguró que la comuna firmó un acuerdo con la Agencia Nacional de Seguridad Vial, que está facultada a celebrar convenios con gobiernos provinciales o municipales para realizar controles mediante herramientas tecnológicas, como las fotomultas.

Además subrayó que los dos radares que utiliza en la Ruta Nacional 7 están homologados por el INTI y Seguridad Vial, y que cuentan con revisiones periódicas cada seis meses.

“Los radares nunca dejaron de funcionar. Hemos tenido cuestionamientos pero no hay ningún comunicado oficial que los obligue a cesar con el servicio, e incluso los amparos fueron denegados por la Justicia. El sistema es legal y funciona bien”, recalcó.

Para González “hubo una reducción bastante drástica de las infracciones por exceso de velocidad respecto a lo que se reportaba en los primeros controles, debido a que los conductores tomaron conciencia de los riesgos que implicaba”.

Por otro lado, el funcionario municipal adelantó que “estamos planificando la adquisición de radares fijos, por lo que estamos realizando los trámites legales correspondientes y consultando a la Fiscalía de Estado”. Esta iniciativa obedece a que “la mayor cantidad de infracciones se dan los viernes, sábados y domingos, y en horas de la noche y la madrugada, cuando no se pueden tomar controles con personal por cuestiones de seguridad. Los radares fijos podrían permitir esa tarea gracias a que cuentan con tecnología de captura nocturna”.

“Si nos autorizan los radares fijos, es probable que los traslademos a otros puntos del departamento, aunque eso dependerá mucho de lo que resolvamos con la Provincia, ya que en Mendoza el uso de radares para controles viales no está tan bien regulado como a nivel Nacional”, indicó.

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

Los derechos de los pasajeros en caso de huelga

¿Puede eximirse de responsabilidad la compañía de transporte aéreo frente al pasajero en caso de …