Inicio / Difusión periodística / Sospechan de un aumento compulsivo del boleto en enero

Sospechan de un aumento compulsivo del boleto en enero

mg6320.jpg_433_770_cLa audiencia pública para revisar costos no despertó curiosidad, sólo tuvo tres expositores y pidieron su nulidad. Hay números poco claros e incertidumbre para 2015.

El costo del kilómetro recorrido, la fórmula de eficiencia o rentabilidad y la matriz de gastos fueron sólo palabras que pasaron inadvertidas en la audiencia pública del transporte, a la que se había convocado con casi un mes de antelación y que iba a servir para repasar los costos con que pretendían prestar el servicio público los empresarios mendocinos. Es que la audiencia resultó un verdadero fracaso y no duró más de una hora. Incluso se habían anotado siete expositores pero finalmente hablaron tres porque los otros estaban ausentes.

Así, la prestación de un servicio que atiende la demanda de traslado de al menos 700 mil mendocinos cada día resultó ser de interés para pocos porque, además de los tres expositores, había unas 40 personas presentes en el Centro de Congresos, entre las que se encontraban los empresarios, choferes y representantes de las empresas.

La única coincidencia que se destacó en la audiencia es que la Asociación Protectora y la representante de la Asociación de Trabajadores del Estado, Raquel Blas, pidieron que se declarara la nulidad de la audiencia, con el argumento no sólo de la situación económica que atravesaban cientos de familias, sino también que los estudios de costos que presentaban los empresarios eran poco serios, en el mejor de los casos, o directamente “no están”.

En este contexto, los empresarios están reclamando aumentos del kilómetro recorrido que van del 50 al 57 por ciento. Si el Gobernador mantiene su postura de no aumentar el boleto deberá retocar subsidios. Para que Pérez pudiera elevar el monto que destina al Fondo Compensador del Transporte (FCT) debería incrementar la recaudación, lo que algunos economistas descartan de plano al sostener que el escenario será recesivo y no de crecimiento. De hecho, le será difícil al gobernador seguir incrementándolo, teniendo en cuenta que debe 50 millones de pesos a los empresarios de 2014.

El primero en hablar durante la audiencia fue José Luis Ramón, representante de Protectora Asociación Defensa Consumidor, quien recordó que en 2005 se había acordado la creación de un Ente Regulador del Transporte, algo que nunca se concretó. Además consideró que el Gobierno buscaba, a través de esta audiencia, el aval para poder incrementar las tarifas. Así, sostuvo que no se daban los pasos legales para validar los costos de los empresarios y se quejó además porque el encuentro podría ser legal pero no “legítimo”.

A continuación expuso sus quejas otro de los representantes de Protectora, Mario Vadillo. Este rechazó de plano la validez de la audiencia al considerar que deberían dar información comprobable para justificar cualquier aumento. Esto porque, según sus apreciaciones, no hay en los estudios de costos elevados al gobierno, y que fueron concedidos a Protectora, nada que avale el aumento.

Es más: explicó que en la matriz de costos que se había acordado en 2008, se especificaron como dos de los gastos más importantes el combustible y el de personal. En el primero se consideraron necesarios 34 litros de gasoil para recorrer 100 kilómetros, mientras que en el segundo se necesitan 3,03 personas por unidad de transporte. “El año pasado la empresa cambió la estructura de costos y ahora quieren hacerlo nuevamente”, se quejó Vadillo. Esto porque en este estudio de costos están solicitando un nuevo aumento a 41 litros de combustible/100 kilómetros y 3,10 unidades de personal por cada micro.

Oscar Razquin, gerente de Autam, estaba en la audiencia pero no emitió palabra. Cuando finalizó el encuentro defendió el pedido, argumentando que los 41 litros venían fijados por la Comisión Nacional Reguladora del Transporte (CNRT) cuando entregaba los subsidios a todo el país para sostener combustibles y parte del sueldo del personal. Marcó además que, por la congestión vehicular y los grandes embotellamientos, se gastaba más combustible.

Otra de las razones que esgrimen los empresarios es se gasta más al tener aire acondicionado en las unidades.

En relación con el incremento de horas/hombre, consideró que la incorporación del GPS y otras cuestiones hacían que fuera necesario más personal.

Vadillo cerró su discurso pidiendo la inconstitucionalidad de la audiencia porque no cumplía con parámetros fijados en la Constitución Nacional para el manejo de un servicio público.

Por último habló Raquel Blas, secretaria general de Ate, y consideró que si era necesario desembolsar tanto subsidio por parte del Estado, el Gobierno debería preguntarse si no sería mejor que el transporte público retornara a manos oficiales.

Además pidió la nulidad del acto público, argumentando que si había un aumento más en épocas de despidos y recesión, el Gobierno debería hacerse cargo del costo social que esto implicaría.

La audiencia debió cerrarse de manera inesperada porque los otros cuatro inscritos no iban a hablar. El primero, Roberto Macho (ATE), porque se sumó al pedido de Blas. Mientras que los otros tres (Francisco Castello, Omar Vargas y Pablo Soloa) no se presentaron.

Números poco claros

El último incremento del boleto fue en enero del año pasado y alcanzó el 40 por ciento. Sin embargo, el Gobierno debió sumar 300 millones de pesos al Fondo Compensador del Transporte para equilibrar el sistema. Hay 50 millones que aún no fueron transferidos a los empresarios, por lo que estos están furiosos.

Pero ese aumento no se trasladó al costo por kilómetro. Esto, porque en junio les dieron un aumento del 25 por ciento, lo que dejó el pago del km recorrido entre 14 y 16 pesos. Según Razquinl estos números no son rentables. De hecho, nombró casos como Rosario y Salta, donde el costo por kilómetro alcanza los 25 pesos promedio.

En este esquema es que los concesionarios piden un aumento de entre 50 y 57 por ciento, por lo que si el gobierno lo diera se irían a valores promedio de esas provincias, porque pasarían a cobrar de 14 a 15 pesos, en promedio, a 24 y 26 pesos. Si Pérez insiste con no tocar el boleto, entonces deberá retocar los subsidios como único camino para 2015.
Los moderadores del Ministerio de Transporte cerraron la audiencia una hora más tarde.

Escenarios

Una de las posibilidades es que el gobernador anuncie un aumento en enero, un mes en que la mayoría está de vacaciones, los chicos no van a clase y aún restan 10 meses para las elecciones. Pero la jugada política es riesgosa, porque detrás están las distribuidoras eléctricas esperando lo mismo. Esto hace pensar que si hay aumento para unos, también puede haberlo para otros y si no, la presión se hará sentir.

Es poco probable que Francisco Pérez, a menos de 10 meses de las elecciones, y con números que no son de los más alentadores, anuncie los dos aumentos en servicios básicos como la luz y el transporte público. Esto hace suponer que podría estar negociando con Nación un incremento en los desembolsos para alguno de los dos sectores o algún programa de convergencia tarifaria como el que implementó este año.

El tercero es que incluya más fondos en el presupuesto 2015. La entrega del mismo viene algo demorada porque la oposición le ha trabado las leyes de Avalúo e Impositiva, pero si estas se destraban la semana entrante podría ingresar la pauta entre lunes y martes.

No han trascendido mayores detalles y sólo se sabe que sería superior a los 42 mil millones de pesos y que tendría pedidos de autorización para endeudamiento por al menos 800 millones de pesos.

 

Fuente: Edición UNCUYO


Link permanente:
http://www.edicionuncuyo.com/desinteres-por-el-costo-del-transporte-publico

Sobre Mario Vadillo

Revisa También

Entrevista radial con CNN RADIO: Precios con quita de IVA

CNN RADIO MENDOZA 91.7 – Programa EN LA MIRA (7 A 10) / con VICENTE …