Inicio / Turismo / El derecho a una información exhaustiva y la obligación de las agencias de suministrarla, el mejor filtro de los problemas.

El derecho a una información exhaustiva y la obligación de las agencias de suministrarla, el mejor filtro de los problemas.


La falta de información fehaciente a la hora de hacer la reserva o adquirir un paquete o servicio, y los cambios sorpresivos en el transcurso del viaje, suelen causar disgustos y frustraciones a los viajeros y dan por tierra con la experiencia placentera que supone un viaj
e.

Este parece ser el caso del lector Alberto Belleri, quien en diciembre contrató un viaje en micro para recorrer junto con su esposa la Patagonia -llegaba hasta Tierra del Fuego-, con salida y regreso a Buenos Aires.

Su médico le había recomendado tomarse unas buenas vacaciones. “El viaje se desarrollaba muy bien hasta que un día una persona del grupo con el que viajábamos me comentó que después de Puerto Madryn ella y su marido se volvían en avión. Y me sugería que averiguara con el coordinador si habría cambios en nuestro regreso a Buenos Aires, ya que éramos los únicos que volvíamos. El resto de los pasajeros eran del interior e irían descendiendo en el camino“, cuenta Belleri. Ante las reiteradas consultas, según explica el lector, la respuesta fue siempre la misma: no habría ningún cambio. Pero lo anticipado días antes por la pasajera se hizo realidad.

Tras dejar Madryn, relata Belleri, el coordinador les informó que bajarían en Chivilcoy para hacer un trasbordo y tomar un ómnibus de otra línea. A las 5 de la mañana, ya en Chivilcoy, se encontraron con que el ómnibus en el que supuestamente debían seguir estaba completo. “El coordinador nos dio los pasajes para volver con otro servicio que salía 7.25, se subió al ómnibus y se fue dejándonos solos, como dos paquetes“, concluye el lector.

Tal como se plantea en un principio, la información que se le brinda al pasajero al momento de contratar un tour es esencial para que decida si ése es el tipo de viaje que estaba buscando o no. Hablamos de un derecho básico, el derecho a la información, previsto en el artículo 42 de la Constitución Nacional, también protegido por las normas de defensa del consumidor. “Si no hubo información específica al momento de hacer la reserva, en todos los casos de toures colectivos, los pasajeros deben entender que la modalidad del transporte es de ‘circuito cerrado’, definido en el artículo 36 del decreto 958/92”, explica Diego Benítez, presidente de la Asociación Argentina de Derecho del Turismo (AADETUR,www.derechodelturismo.org).

El artículo citado explica que un circuito cerrado “comprende el transporte de pasajeros en un vehículo que permanece a disposición exclusiva de éstos durante todo el transcurso del viaje, desde la salida hasta el arribo al punto de origen. El contingente puede incrementarse durante el transcurso del servicio en la medida en que el mismo tenga en su totalidad un igual punto de destino. A su retorno, el contingente puede disminuir por descenso de personas que lo integran. Las dos últimas circunstancias deben estar expresamente previstas antes de iniciar el viaje”.

En la AADETUR sugieren que si el regreso con transbordo no fue informado y la agencia no ofrece una respuesta satisfactoria a su reclamo, el pasajero puede presentar un reclamo ante la Secretaría de Turismo de la Nación (Suipacha 1111, Ciudad de Buenos Aires), que cuenta con un servicio de audiencias conciliatorias. En definitiva: no deben olvidar los viajeros, como todos los que hacen una compra, que nadie paga para ser estafado.

 

INFORMO: ASOCIACION DE DEFENSA AL CONSUMIDOR “PROTECTORA” 

Fuente: CLARIN DIGITAL

 

Sobre

Revisa También

Los derechos de los pasajeros en caso de huelga

¿Puede eximirse de responsabilidad la compañía de transporte aéreo frente al pasajero en caso de …