Inicio / Turismo / Los riesgos jurídicos de las actividades turísticas

Los riesgos jurídicos de las actividades turísticas

Si hablamos de turismo de naturaleza hablamos de actividades turísticas riesgosas. El reciente accidente en  nos lleva a reflexionar acerca del  estado jurídico- normativo en que se encuentran este tipo de actividades y la seguridad jurídica del prestador de este tipo de servicios ,no es un tema menor, sobre todo para quien emprende una inversion de turismo activo como lo es el turismo de naturaleza.

El turismo no es sólo ocio. Es un negocio. Y eso es bueno cuando significa crecimiento y multiplicación de empleo y mejoramiento de la calidad de vida de nuestros habitantes. Llevar adelante un negocio turístico significa tomar los recaudos acerca de las responsabilidades y riesgos jurídicos civiles, penales y patrimoniales a que pueden verse involucrados el prestador al momento de ofrecer actividades como cabalgatas, escalamiento, raffting, vuelos en globos, pesca parapentes etc. , o hasta un simple servicio gastronómico en un establecimiento rural.

En el caso de las actividades turísticas desarrolladas en la naturaleza, en el que el turista deja de ser simplemente espectador para convertirse en partícipe de la actividad, es necesario que la legislación que defina, tipifique y determine las características de este tipo de actividades y que debido contralor por parte de las autoridades locales sea ejercido cabalmente. El de los seguros mas graves y no resuelto aún. De acuerdo a la ley 17.418 los seguros son aquellos que permiten mediante el pago de una prima y en forma consensual el resarcimiento de ciertos daños. La falta de normas de seguros en este tipo de actividades, entendido este, como una acción tendiente a reducir las consecuencias de los accidentes debería ser una preocupación de los poderes públicos puesto que la ocasión de daños a turistas pueden comprometer su responsabilidad civil y patrimonial al momento de indemnizar a terceros. En el caso del turismo activo, ecoturismo o turismo de naturaleza que se llevan a cabo generalmente en predios rurales no existe normativa acerca de estas cuestiones, salvo las que voluntariamente acceden los propietarios o prestadores. Como bien lo señala el Dr Baeza, autor de uno de los proyectos, ante la falta de definiciones la doctrina tiene dos posturas.

Algunos proponen una tipología de seguros personales, que sea el turista el que deba firmar una declaración aceptando los riesgos, debiendo el prestador presentar una «declaración del estado de Riesgo» detallando las medidas de seguridad, ubicación, tipo de practicas, cantidad estimativa de personas que puedan usar el servicio diariamente etc., previniéndose también en la prima los gastos de rescate.

La otra opción es el seguro de responsabilidad civil que no va dirigido a la victima sino a mantener indemne el patrimonio del asegurado simplemente lo cual no resulta totalmente eficaz. Al no estar tipificado jurídicamente el turismo el debate jurídico no es menor y junto a la s nuevas tipologías de otros contratos conexos como el de de renta de autos el de transportes, turismo estudiantil, turismo educativo etc. etc. van apareciendo en los estrados judiciales cuestiones difíciles de resolver judicialmente mas aun con el posicionamiento cada vez mayor de la actividad turística como el contrato IFFTA ARGENTINA Foro Mundial de abogados especialistas en viajes y turismo www.iffta.org -ARGENTINA presentara en la próxima Convención llevarse a cabo en Austria -Viena ,

Sin dudas, el crecimiento de la actividad turística en Argentina y en Misiones destino de naturaleza por excelencia requiere que quienes decidan involucrarse con actividades turísticas relacionadas con la naturaleza tomen los recaudos jurídicos que otorgue seguridad y contribuya a la prevención de este tipo de accidentes al inversionista desarrollador o prestador de servicios turísticos y obviamente al turista consumidor del viaje, debiendo el estado cumplir con el rol de contralor del cumplimiento de las normas. El propietario de predio, el prestador y asimismo la Agencia de viajes poseen grados de responsabilidad y obligaciones de previsión y diligencia hacia el cliente(Dic. 2182/72 en el Convenio de Bruselas y en la ley de defensa del consumidor 24.240). En el caso de las agencias de viajes están son eximidas de responsabilidad frente al usuario siempre y cuando no hubiere culpa dolo o negligencia. A través de la ley 19918 que incorporó a nuestra legislación la convención Internacional de Contrato de viaje es donde se distingue claramente la responsabilidad del organizador y del intermediario. La ley 24240 es muy clara al respecto consagrando la responsabilidad solidaria de todos los intervinientes en la producción del servicio, sin perjuicio de las acciones de repetición que correspondan. Sin dudas la responsabilidad y la protección del usuario y la seguridad del empresario no son temas menores en nuestra legislación y constituyen hasta hoy un vacio legislativo. En el caso de turismo rural y del agroturismo y el turismo de naturaleza el riesgo es aún mayor. Tanto para quien lo disfruta como para quien lo explota, por cuanto el 80% de las actividades tienen que ver con el turismo activo.

En la mayoría de los establecimientos rurales es cada vez mayor la tendencia empresaria de tomar los recaudos de seguridad y seguros para la atención de los turistas, pero esa decisión es absolutamente voluntaria ya que los sistemas locales de control son prácticamente inexistentes. En nuestro ordenamiento jurídico nacional no se han definido aún cuales son las actividades de turismo activo que estarían encuadradas legalmente .varios hechos encuadrados dentro de los “riesgos” de quien asume subirse a determinada embarcación o hacer turismo activo han lleva a  procesamiento penales a los Directivos y empleados de la firma catedral Alta Patagonia por el accidente de 17 heridos. Cerro Bayo S.A. y  hasta del intendente municipal -responsable del contralor- sostiene el cumplimiento por parte del concesionario de los controles comunales, pero lo cierto es que 18 turistas varios extranjeros han sufrido lesiones de gravedad en un centro turístico habilitado por las autoridades locales.

Estas cuestiones nos deben llevar a reflexionar que el turismo es un poco más que ocio y como tal la provincia de Misiones debería estar más atenta a estas cuestiones. En los estrados judiciales son cada vez más los casos de juicios por responsabilidades que deben ser asumidas por los prestadores o las agencias ante la ausencia o falta de normas claras en materia de responsabilidades de las actividades turísticas riesgosas. El negocio turístico es una actividad esencialmente privada, llevada a cabo con el riesgo empresario .La ley debe trabajar para ello. Otorgar seguridad jurídica significa  subvencionar y apoyar financieramente al desarrollo de proyectos, sino también trabajar en políticas legislativas de amparo de las inversiones turísticas en formas completa e integral.

28/3/11  Fuente: Misionesonline

Sobre

Revisa También

Los derechos de los pasajeros en caso de huelga

¿Puede eximirse de responsabilidad la compañía de transporte aéreo frente al pasajero en caso de …